Nota películas
Mi SensaCine
    Alex González: "A los actores nos pasan cosas ciertamente locas"
    12 abr. 2013 a las 14:54
    facebook Tweet

    SensaCine entrevista en exclusiva al actor protagonista de 'Alacrán enamorado'.

    SensaCine - ¿Cómo llegaste al proyecto?

    Alex González - Fue a través de Carlos Bardem. En el 2007 asistí a la presentación de su novela "Alacrán enamorado". Allí me dedicó el libro escribiendo "tú eres el personaje de Julián, jejeje". Más tarde me leí el libro y me sentí totalmente arrebatado por él. Me enamoré del personaje, de la historia, del contexto, de lo que transmitía… Eso fue hace cuatro años. Luego me volví a encontrar con él en los EEUU y me comentó que estaba trabajando con Santiago Zannou para realizar la película. Así que me hizo llegar un borrador de guión y me presentó a Santiago. Y, bueno, la cosa fue bien, o al menos le debí convencer para que me diera el papel. Aunque antes tuve que pasar otro proceso de casting, ya que dada la importancia del proyecto querían estar seguros de su elección. Yo empecé a trabajar mucho tiempo antes de rodar, incluso antes del casting. Así que entrené durante meses para poder encarar de la mejor forma posible el personaje. Piensa que Santiago Zannou es un director muy exigente así que yo me obligaba a estar a la altura de lo que pedía. Yo siempre digo que si Santiago fuera barrendero su calle sería la más limpia de toda España. Pero como por suerte lo que hace es cine exige e a todo su equipo que lo dé lo mejor de sí mismo.


    Primero fue Segundo asalto y  ahora Alacrán enamorado, visto lo bien que se te da ¿No has pensado dedicarte al boxeo?


    A los actores nos pasan cosas ciertamente locas. Para meterme en el personaje de Julián entrenaba todos los días en doble sesión, mañana y tarde, a veces incluso triple. Me había convertido en Julián a un cien por cien. Así que mi entrenador de boxeo me decía "Alex, tienes que debutar en el ring, aunque sólo sea una pelea y luego lo dejas; así podrás vivir la experiencia de boxear en tu propia carne. Total, no te van a pegar más de lo que ya te hemos pegado". Piensa que una velada amateur son tres asaltos de tres minutos y yo cuando entrenaba, además de "guantear" –un simulacro de pelea- hacía cada día un combate de ocho asaltos, así que probablemente no hubiese sido tan duro si llego a saltar al ring profesional. Pero para serte sincero, cuando acabé la película estaba agotado, con muchas lesiones por todo el cuerpo y, por encima de todo, me apetecía descansar.

    ¿Hubo algún puñetazo que se saliera de cámara? Como cuando en Toro salvaje Robert DeNiro le rompió una costilla a Joe Pesci.

    Aquí ha habido de todo. En el rodaje se solía cuidar más pero aun así nos dimos un montón de golpes. En la pelea amateur que aparece en la película, Samuel, el otro actor era un boxeador profesional y, aunque luego en la cinta es algo más breve, lo cierto es que estuvimos cinco horas sacudiéndonos de lo lindo. A Samuel se lo tuvieron que llevar al hospital, resultó que le había dado una lipotimia. ¡Y al día siguiente rodábamos el combate profesional! Yo estaba reventado, fue uno de esos momentos en los que la mente acaba tirando del cuerpo. Fue un momento de mi vida ciertamente curioso, entre que estaba muy delgado, con la cara angulada por los golpes y todas las magulladuras bien visibles, ¡la gente ni se me acercaba por la calle!

    ¿Y qué es más difícil salirse de un grupo de nazis -como trata de hacer tu personaje- o triunfar como actor en España?

    ¡Las dos! Aunque en la primera uno tiene más capacidad de acción y de decisión, mientras que a la hora de triunfar, en el cine o en lo que sea, depende mucho también la suerte. Lo que le ocurre a Julián es algo que le pasa, en distintos contextos, a toda la gente en la frontera de los treinta años;  ahí uno hace balance de lo que tiene, de lo que le gusta, de lo que querría que fuera su vida. Empiezas a valorar de una forma distinta el éxito, que aún no sé qué significa, y a dar más valor a la familia, a la que tienes y a la que quieres tener, a tus amigos, al tiempo que dedicas a la gente que quieres. Y ya no sólo la cantidad de dicho tiempo, sino la calidad del mismo. Eso es lo que pienso que me ha pasado a mí y creo que a Julián le pasa algo parecido, con la diferencia de que él no es un chico con muchas luces y se siente atrapado en una encrucijada, como si no supiera dar respuesta a las preguntas que le golpean el cerebro. Así que sí que pienso que cambiar las prioridades de tu vida dependen mucho de uno mismo. Ahora, ¿triunfar como actor? Sin duda dependerá de tu coraje, de si eres trabajador, de tu talento… pero la suerte es algo clave. Siempre me acuerdo de mis compañeros de clase de interpretación, donde había gente de muchísimo talento, mucho mejores que yo, y sin embargo aún no han podido hacer ninguna película.

    Te tengo que preguntar sobre X-Men: Días del futuro pasado (X-Men : Days of Future Past) ¿sabes si estarán en la secuela? El otro día January Jones dijo que a ella no la habían llamado…

    Pues yo estoy igual: a mí tampoco me han llamado, no sé nada de ella. Nos planteamos la opción de esperar o firmar la serie El príncipe (Tele 5). Pero dado lo inestable e inseguro de esta profesión preferí aferrarme al compromiso que tenía con la serie. Creo que hice bien porque la otra opción era quedarme esperando una llamada que igual no iba a llegar. Además me apetece mucho hacer El príncipe, la serie tiene muy buena pinta y mi personaje es una auténtica maravilla.

    Alejandro G.Calvo

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top