Nota películas
Mi SensaCine
    Miguel Herrán ('Hasta el cielo'): "Grabar con Daniel Calparsoro es un espectáculo en todos los sentidos"
    Por Santiago Gimeno — 2 jun. 2020 a las 13:36
    facebook Tweet

    El actor, Río en 'La Casa de Papel', protagoniza el nuevo 'thriller' del director de 'El silencio de la ciudad blanca' y 'Cien años de perdón'. Estreno en cines el 28 de agosto.

    Teaser Hasta el cielo

    El 28 de agosto se estrena en cines Hasta el cielo, la nueva película de acción y suspense de Daniel Calparsoro. El también director de El silencio de la ciudad blanca Cien años de perdón cuenta la historia de Ángel (Miguel Herrán), un joven que empieza a trabajar como atracador haciendo alunizajes en Madrid y que más adelante se convierte en el protegido de Rogelio (Luis Tosar), un peligroso capo de la capital.

    Hemos hablado con Miguel Herrán (A cambio de nada, La Casa de Papel) sobre su papel protagonista en este 'thriller', con guion de Jorge Guerricaechevarría (Celda 211, Quien a hierro mata) y con un elenco compuesto, entre otros, por Fernando Cayo, Patricia Vico, César Mateo, Carolina Yuste, Asia Ortega y también por debutantes, como los raperos Ayax, Dollar Selmouni o Jarfaiter. Acción, adrenalina, amor, ambición, crítica social y una meta por encima de todo: llegar arriba. Lo más alto posible. Si todavía no has visto el 'teaser' tráiler oficial, te lo dejamos sobre estas líneas. Debajo, la entrevista:

    En ‘Hasta el cielo’ se da una mezcla en el reparto de nombres reconocidos como Luis Tosar, estrellas emergentes como tú y personas que no se dedicaban profesionalmente a la actuación. ¿Qué ha aportado a la película esta confluencia tan curiosa?

    Al rodaje, que es al final lo que yo más he vivido de primera mano, lo que más nos ha aportado ha sido frescura y sobre todo diversión. Todos, sin excepción, son unos personajes excepcionales; son una gente maravillosa, supercariñosa, supercomprometida con el trabajo… Muy serios cuando hay que estar serios y muy bromistas cuando se puede. Y nos han aportado sobre todo, y yo creo que lo que más hemos agradecido, es que a través de sus ojos puedes volver a vivir la ilusión real que hay detrás de un rodaje. Porque nosotros, al trabajar en esto, con el paso del tiempo y a medida que vamos realizando trabajos, vas perdiendo un poco esa ilusión de que estás haciendo cine y estás empezando a trabajar. Y ya se empieza a convertir en algo cotidiano. Poder volver a vivir eso ha sido espectacular porque ha sido como volver a hacer una primera peli.

    Más allá de que se trata de una historia de atracos y de suspense, cómo describirías el tema de la película. ¿Es un filme de amor con tintes sociales? ¿Va sobre aquello que está dispuesto a hacer uno mismo y hasta sacrificar con tal de 'tocar el cielo'?

    Creo que lo que vamos a ver… En este caso, Ángel, que es el personaje que yo interpreto… Aunque tiene una historia de amor, porque en la película hay una historia de amor bastante potente, cómo es capaz [Ángel] de pasar por encima de todo eso para lograr sus ambiciones, para llevarlas a cabo y para llegar a donde quiere estar, que es lo más alto; que es el cielo.

    A Daniel le hiciste una promesa: que darías el máximo con este personaje. E incluso has declarado que tuviste que quitarte un poco el 'pijerío' de Chamberí para crear a Ángel.

    Yo soy de Chamberí, pero siempre he sido desde pequeño como de los 'malotes' de Chamberí. En un barrio como ese, siempre tienes las clásicas divisiones: los 'malotes', los guays… Todo tipo de etiquetas. Y te das cuenta, cuando entras en un grupo de gente que se ha criado en barrios como Orcasitas o como Villaverde, de que no es lo mismo. Por muy 'malote' que tú seas y por mucha calle que tú te creas que tienes, esta gente la ha mamado de verdad, la ha vivido, vive de ello, las generaciones de la familia han vivido de ello y es otro rollo. Y, sí, me tuve que quitar mucho 'pijerío' y mucha tontería.

    Ángel es un joven que se introduce en un mundo de crímenes y de corrupción, va ascendiendo y acaba siendo apadrinado por Rogelio (Tosar). ¿Cómo lo moldeaste?

    Este personaje me lo curré mucho. Intenté prepararlo de todas las maneras posibles. Toda la información que podía conseguir me parecía poca. Me miré todo tipo de documentales de Callejeros y de este tipo de programas… En el punto de mira y así, donde había temas de 'aluniceros'. Luego ya empecé a buscar un poco más de información en internet; hablé mucho con Calparsoro, porque él también estuvo investigando… Y luego yo por mi cuenta tengo amigos que por a o por be conocían o sabían de personas que conocían algún 'alunicero' o alguna persona que había estado implicada en este tipo de acciones. Estuve indagando y quise conocer a alguno, pero me dijo Calparsoro que no era muy buena idea y que lo cancelara. Entonces, lo que empecé a hacer fue, efectivamente, pasear mucho por Villaverde y por la zona de Orcasitas con un coche vistoso. Lo que hacía mucho era fijarme en la reacción de la gente cuando aparcaba el coche, la reacción de la gente cuando pasabas al lado… Si era el típico chavalito que se te acerca con un GTR y se te pone al lado… O con un M2 y se pica… Ver un poco cuál era este rollo que llevaba la peña con los coches, con el lujo, con las miradas que tienen entre ellos, la desconfianza que hay por la calle al caminar en esas zonas…

    ¿Cómo definirías la relación de Ángel con Estrella (Carolina Yuste) y Sole (Asia Ortega)? Porque creo que una se centra más en el amor romántico y otra en el amor interesado.

    Sí. Digamos que lo que siente Ángel por Estrella es un amor puro; un amor joven. Es un amor que se forja desde la escuela y es esa época en la que tú deseas a esa persona desde lejos; no sabes qué hacer; no sabes cómo acercarte; esa persona tiene pareja… Y el tío, poco a poco, pues va buscándose la manera de resultarle interesante hasta que al final se enamora perdidamente. Y luego, con el personaje de Asia, es completamente diferente. Su personaje se podría parecer un poco al mío. Podrían ser dos personajes más o menos parecidos, el suyo en femenino y el mío en masculino, y digamos que al encontrarse sienten esa conexión, que yo creo que los dos desde el primer momento saben que no es amor. Pero los dos se encuentran a gusto en ese punto de interés que tienen el uno hacia el otro.

    Universal Pictures International Spain
    Ángel, el personaje interpretado por Miguel Herrán en 'Hasta el cielo' de Daniel Calparsoro.

    Cómo es trabajar con un experto en el género como Daniel Calparsoro.

    Grabar con Daniel es un espectáculo en todos los sentidos. Se aprende mucho, se disfruta mucho y se sufre mucho. Daniel es, para mi gusto, una bellísima persona. Y es una persona de un carácter fuerte. Y sabe lo que quiere. Me parece un gran director. Me parece una bellísima persona. El rodaje tenía unas complicaciones tremendas de acción y de todo, que ahí Daniel nos ha tenido que ayudar en todo lo que ha podido, sobre todo con los raperos y con esta gente que no sabía, pues colocarlos, tener mucha paciencia… Cuando tú coges a un grupo de gente que realmente no se dedica a esto, no entiende todo el proceso que hay detrás… Te rompen un cristal de todo el atrezo que hay, que luego hay que volver a montarlo, que son horas parados… Entonces te puede el ímpetu de la primera vez, lo haces de verdad y te olvidas de que hay cámaras… Y ahí Daniel ha estado muy fino y ha sabido cómo manejarnos a todos. Yo me he sentido muy apoyado, me he sentido muy arropado, me he sentido muy a gusto, muy cómodo, se me ha dejado trabajar, se me ha dejado proponer y hacer. Y eso se agradece muchísimo.

    Justo por esto que comentas de proponer, ¿qué pudiste añadir a Ángel más allá de lo que estaba escrito en el guion de Jorge Guerricaechevarría? La forma de moverse, de actuar…

    Lo que más añadí y lo que más me curré fue un aspecto físico que intentaba ser intimidante. No sé si lo he conseguido. No tengo ni idea. Pero al ver a mis compañeros de reparto, que eran todos armarios empotrados enormes, cuatro por cuatro… Me tenía que pegar con un tío que me sacaba tres cabezas y encima ganarle, pues dije: "Lo único que me queda es irme al gimnasio, tener una cara de mala hostia que te cagas y que parezca que estoy medio loco".

    ¿Y a nivel psicológico? ¿Te hiciste preguntas del tipo cómo es una persona así o cómo viviría el protegido de un capo?

    Eso por supuesto. Me hice toda clase de preguntas y sobre todo donde más me pregunté fue en el apartado del amor. Porque en el apartado criminal yo puedo imaginar, puedo suponer y tal. Pero en el apartado del amor, yo puedo meter algo. Yo he estado ahí metido. Y me costó mucho entender cómo una persona puede tener dos parejas a la vez, una doble vida, llevarlo con tranquilidad y que es algo natural. Me cuesta mucho entender que la gente juegue con eso. Me cuesta muchísimo. Es algo que nunca entenderé. Por qué mentir realmente a las personas que te están acompañando en tu vida. Y al final llegué a la conclusión de que un personaje así lo único que tiene es ambición. No hay nada más. Cuando hay amor, se ve tapado por ambición; cuando llega la razón, de repente se nubla por la ambición. Son personajes que están lanzados hacia el fracaso simplemente porque tienen una ambición tan desmedida que en el momento en el que les va bien y deberían parar no son capaces de hacerlo. No tienen esa capacidad de lógica de decir: "Bueno, estoy bien. Voy a montar algo. Voy a vivir bien". Siempre quieren más.

    ¿Hablaste con Daniel sobre la crítica social subyacente en 'Hasta el cielo'?

    Yo creo que a Daniel hablar sobre estas cosas le gusta mucho porque yo creo que lo ha vivido de cerca y son cosas que deben tener su visibilidad. No sé si a lo mejor es la más correcta. No tengo ni idea. Yo no me dedico a contar historias y a escribirlas. Yo me dedico a darles vida. Intento no juzgarlas nunca. Porque si las juzgase, no podría realizar bien mi trabajo. Pero desde luego creo que es una parte muy importante de la historia de España, porque en España se ha dado mucho el tema del alunizaje y creo que es una cosa que muchísima gente no conoce y nos quedamos siempre en… Conocemos [historias de] gente que droga, que mata, que hace cosas muy malas, que roba… Te quedas un poco en la superficie y yo creo que Daniel un poco también lo que busca es contar que detrás de todo eso hay más; detrás de todo eso hay una historia. No solamente tienes una historia personal si llegas a ser un gran abogado. También puedes llegar a lo más alto en el mundo criminal. Aunque no nos parezca ético; aunque cada uno tenga su opinión… Al final, el crimen es un trabajo. Esto lo decía muy bien… Yo me acuerdo del corto que hizo Daniel Guzmán, Sueños, en el que uno de los personajes decía: "Quiero ser ladrón para no trabajar en mi vida". Y le decía el otro: "Tú no tienes ni idea. Ser ladrón es trabajo a jornada completa. Es estar trabajando 24 horas al día".

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top