Nota películas
Mi SensaCine
    Este actor de 'Juego de Tronos' no entiende por qué el público odia a su personaje
    Por Marta Romero — 7 ago. 2018 a las 18:43
    facebook Tweet

    Jonathan Pryce no entiende la reputación de "tipo malo" que se ganó su papel de extremista religioso.

    9 cosas que podemos esperar en la temporada 8 de 'Juego de Tronos'

    Jonathan Pryce, quien dio vida al Gorrión Supremo de Juego de Tronos, no pudo creerse cómo el público recibió a su personaje. Si echas la vista atrás, recordarás que era un líder de 'La Fe de los Siete', la religión que impera en los Siete Reinos. Quizás uno de los momentos más notables de su periplo por la serie fuera el arresto de Cersei Lannister (Lena Headey) por el asesinato del Rey Robert además de por sus distintas relaciones sexuales, lo que finalmente la llevó al 'Paseo de la Vergüenza' en la quinta temporada de la ficción.

    Además, el Gorrión Supremo también fue el encargado de encerrar a Loras Tyrell (Finn Jones) por su homosexualidad así como a Margaery Tyrell (Natalie Dormer), acusada falsamente, por adulterio y traición. Posteriormente, esto generaría una alianza entre los Lannister y los Tyrell que culminará en una trampa cobrándose la vida los Militantes de la Fe así como la de Margaery en la sexta temporada de Juego de Tronos.

    Teniendo en cuenta el sufrimiento de los Tyrell, una de las casas más queridas por los fans, resultaría extraño que el público no odiase al extremista homófobo que tendría gran responsabilidad sobre ello. Sin embargo, el propio Pryce no lo cree así, tal y como recoge la web dedicada a la ficción WinterIsComing:

    Me sorprendió cuando finalmente se mostró en la televisión cuántas personas decían qué hombre tan terrible era. Ni por un momento pensé que él era el malo.

    Asimismo, Pryce asegura que no entiende cómo su personaje puede tener una reputación de "tipo malo" pues, a sus ojos, representaría todo lo contrario:

    Lo veía como el salvador de esa sociedad. Él era el último socialista. Él trabaja para los pobres, lavó los pies de las personas, no llegó tan lejos como sanar a los enfermos, pero era un socialista.

    "No hago un juicio sobre lo que [los personajes que interpreto] hacen, si es bueno o malo. Lo que no quieres hacer es comentar sobre el personaje mientras los estás haciendo, o dar demasiadas sugerencias de que es un tipo malo. Creo en el momento, en lo que dice el personaje porque cree que es lo correcto".

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top