Mi SensaCine
    La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1

    Mucho amor

    por Mario Santiago
    Es normal que las sagas cinematográficas que se alargan demasiado tiendan al desvarío, y que entre la primera entrega y la última haya un mundo. Más aún si ha habido relevo de directores. 'Amanecer (Parte 1)', primera mitad de la adaptación del cuarto volumen de la popular serie de libros de Stephenie Meyer, sigue la historia de los personajes concebidos en 'Crepúsculo' (2008) y, como aquélla, ha sido pensada para un público adolescente. Pero no queda en ella demasiado del capítulo inicial. 'Amanecer (Parte 1)' no es el espontáneo híbrido de fantasía y romance que era aquella primera entrega. No tiene ni su sentido de la aventura, ni su romanticismo naíf, ni el toque generacional le dio Catherine Hardwicke. Pero no es esta entrega un giro brusco y repentino en la saga.

    El cambio se ha gestado poco a poco en 'Luna nueva' (2009), pálida película puente, y en la notable 'Eclipse' (2010), donde David Slave resolvió bien la aventura y sacó todo el partido al triángulo sentimental sobre el que se alza la saga (la adolescente, el vampiro y el hombre lobo). Y no porque los sucesivos directores le hayan dado su rollo (de hecho, se las han llevado a su terreno a nivel formal, pero poco han podido tocar del original de Meyer), sino porque la serie de novelas tampoco mantiene el tono, toma, según avanza caminos del todo insospechados hasta llegar a 'Amanecer', el cuarto y muy desquiciado volumen. Es un libro inesperadamente delirante, con auténticos arranques de locura. Choca por exagerado y por bruto, y flirtea a placer con lo grotesco. Es material delicado, y todo apuntaba a que ningún director iba a querer (o poder) adaptarlo sin rebajarle el tono. Pues bien, Bill Condon ('Dioses y monstruos', 'Dreamgirls') ha sido fiel al original, y el resultado es un filme tan increíblemente imperfecto como atractivo por singular, osado (moviéndose, como se mueve, en el puro mainstream) y disparatado. Tiene una primera mitad poco afortunada: le falla el ritmo, es demasiado cursi y, salvo por un flashback muy potente (un episodio hasta el momento inconfeso del vampiro), está poco cuidada a nivel formal. Y la eterna contienda entre vampiros y licántropos que cuartea el filme se resuelve esta vez de una forma infantil. Pero, cuando Bella (Kristen Stewart) se queda embarazada, 'Amanecer (Parte 1)' pierde el candor de las anteriores entregas y toma direcciones inesperadas, se ensombrece y juega con un terror bruto, poco sofisticado, para reproducir la degradación física ella (llevada muy al límite) y la enajenación mental del vampiro (Robert Pattinson) y el lobo (Taylor Lautner) al verla sufrir.

    A favor: Su naturaleza disparatada, aunque no sea del todo voluntaria.

    En contra: Una primera mitad muy discreta.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top