Nota películas
Mi SensaCine
    Route Irish
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Route Irish

    Loach cotiza menos

    por Quim Casas
    El mercado de valores cinematográficos es aún más fluctuante que el de la bolsa de Wall Street o el índice Dow Jones, que ya es decir. ¿Alguien podía imaginarse hace diez o quince años que una película de Ken Loach, paladín del cine social y comprometido europeo, el ala izquierda de la cinematografía británica, casi siempre presente en el festival de Cannes (y después en el de Valladolid), iba a estar un año y medio sin estrenarse en las salas españolas? ¿Alguien podía pensar, en sus respectivos momentos, que filmes como 'Riff Raff', 'Lloviendo piedras', 'Tierra y libertad', 'Mi nombre es Joe', 'La cuadrilla', 'El viento que agita la cebada' o incluso 'Buscando a Eric', por la coartada futbolera del beligerante Eric Cantona haciendo de fantasma de Eric Cantona, iba a retrasarse tanto en la distribución comercial?

    Pues sí, Loach ya no cotiza como antaño y 'Route Irish' se estrena ahora después de ser presentada en el festival de Cannes de... ¡2010! Lo nunca visto, pero Loach tiene suerte: de Philippe Garrel no se estrena nada y nadie clama al cielo, y la última película de Terence Davies, 'The Deep Blue Sea', sigue sin distribución española y la cinefilia no va a salir a la calle por ello (tampoco Davies cotiza como antaño, pero esa es otra historia).

    Ciñéndonos a 'Route Irish', sorprende que tarde tanto en llegarnos porque es un filme prácticamente igual que los que han cimentado entre nosotros la fama, más textual que fílmica, del realizador de 'Agenda oculta'. Tras la fuga fantasmática con la película con Cantona, Loach retorna a las raíces del cine de denuncia tomando como protagonistas a unos mercenarios ingleses que trabajaron en Bagdad en calidad de agentes de seguridad. Como siempre, importa más la palabra que la imagen, la tesis que el estilo audiovisual con el que se enarbola el discurso.

    En todo caso, y como elemento innovador –en el contexto de la obra cinematográfica de Loach–, el director recurre constantemente a la webcam y el móvil para mostrar las averiguaciones que hace el protagonista sobre la muerte de uno de sus compañeros. Obvia así el recurrente plano/contraplano, aunque no agiliza una forma de entender el cine ampliamente superada por mucho que Loach estuviera cotizando durante tantos años hasta que el cine político a la clásica usanza hizo crack.

    Lo mejor: La adecuación de ciertos elementos del paisaje tecnológico actual.

    Lo peor: El estilo encorsetado de siempre para otro alegato como los de siempre.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top