Nota películas
Mi SensaCine
    En tercera persona
    Nota media
    3,2
    30 notas incluyendo 7 críticas
    distribución de 7 críticas por nota
    0 crítica
    1 crítica
    5 críticas
    1 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre En tercera persona ?

    7 críticas de usuarios

    Cinefiloman
    Cinefiloman

    Sigue sus publicaciones 16 usuarios Lee sus 79 críticas

    3,5
    Publicada el 18 de julio de 2017
    Esta película narra la historia de un escritor famoso, ha ganado el Pulitzer, que refugiado en París intenta crear otra obra exitosa y a la vez huir de un suceso del que se siente culpable y que le ha impulsado a huir para siempre de su vida anterior. A partir de esta base Paul Haggis teje un film en el que superpone tres historias, la del escritor propiamente dicha, con amante de vida perturbada incluida y mujer comprensiva en casa, la de un traficante de diseños de moda en Roma que se ha encaprichado con una gitana que le llevara por malos derroteros y la de un pintor de éxito en Nueva York que libra una batalla desigual, para ella, con la madre de su hijo. Es fácil ver con la ayuda del título que Paul Haggis nos cuenta los esfuerzos del escritor por distanciarse a través de sus escritos de su agobiada vida de manera infructuosa pues todo lo que intenta escribir le lleva a reflejar parte de su vida, de sus sentimientos y sus frustraciones. La aparición del editor de vez en cuando negando la validez de lo que escribe y que nosotros estamos viendo en la pantalla, mezclada con la toxica relación que mantiene con su amante, van marcando el relato que le llevara al final a rendirse ante su realidad y admitir que ésta es la que tiene que llevar a la página. Con todas las consecuencias. Así pasa que las dos historias ajenas a su vida acaban más o menos bien mientras que la suya propia acaba teniendo entidad sobre el papel. Sucediendo al final que elabora una obra basada en su propia experiencia pero que no coincide con lo que realmente termina pasando. Haggis elabora la película alterando la sucesión de los hechos, mezclándolos e incluso adelantándolos consiguiendo así un climax todo lo irreal que es posible para transmitirnos el mundo de escritor, de todo escritor, que juega a escribir en tercera persona cuando lo que sucede es que de una forma u otra el escritor siempre crea a partir de él, podrá ser en primera persona, en estilo libre indirecto, en estilo epistolar, en lo que se quiera, pero se escribe desde uno mismo, desde esa tercera persona impotente e incapaz de librarse de sí misma. Es una película muy literaria que a no todo el mundo habrá gustado, a pesar de ser muy entretenida y sorprendente, y que tiene el indudable atractivo de la originalidad y la creatividad al servicio de un mayor conocimiento del alma humana. Leo en internet que la película también es conocida como “Amores infieles”. Un ejemplo de que hay gente en el mundo del cine que se entera más bien poco del mundo en el que se gana las lentejas. Con actores menos famosos creo que el film hubiera ganado en autenticidad. La historia y el cine tan personal de Haggis no los necesita. Liam Neeson, Adrien Brody y Kim Basinger, todo y ser actores respetables que nutren la caja de la productora acortan el vuelo del film.
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 1641 usuarios Lee sus 920 críticas

    3,0
    Publicada el 11 de marzo de 2015
    "Tu verdadero amor es gente para la que no tienes tiempo", poco tiempo le dedicó Paul Haggis a este trabajo que queda muy lejos de ser el verdadero amor de nadie. La estructura es harto conocida, utilizada tanto para la comedia, el drama o el romance, grupo de personas diversas conectadas por menos de seis grados de separación para encadenar unas historias, más agraciadas, con otras, que lo son menos, y confeccionar un relato escénico de macrame sensitivo que, por lo general, traza ruta tensa y agónica, in crescendo, hacia el colofón de su cumbre resolutiva al son de la tragedia que se saborea y tuesta. El relato se centra en torno a la cuestión, ¿qué significa el amor?..., amor desesperado, furtivo, inesperado, doloroso, ruín, egoísta, deudor, imperdonable, merecido, desagradecido, obsesivo, disculpado, superado..., condena de amor por el que se mueven los diferentes personajes, un Liam Neeson como escritor sin inspiración de alma culpable que, por una vez, no tiene que ir pegando tiros a cada paso, bella Olivia Wilde de amante ambigua y esquiva que evita el abrazo, Miles Kunis de inepta madre perdida y desquiciada, James Franco de padre soporte tras la protección de su hijo, Adrián Brody vuelto del revés tras las faldas y escote de una impactante y misteriosa gitana en la piel de Moran Atias, María Bello de luchadora abogada que intenta olvidar su propio drama y, Kim Basinger como ex dependiente y sufridora que no acaba de despegar de su losa pegada, parejas hilvanadas a terceros fantasmas que tiran del hilo y no aflojan en situación de frenético martirio y tensión dramática a indagar antes de, su más que probable, explote venidero ya sea en Roma, París o Nueva York por donde se mueven el aguerrido y sufridor conjunto de hierientes y heridos. La fórmula fue un éxito rotundo con "Crash", ¿por qué no volver a intentarlo?; presentación de los titulares, leve idea de su situación personal y a mover las fichas, no hay tiempo para profundizar con consistencia en cada persona ante tanta variedad expuesta, por tanto, lo ofrecido debe ser elegido con cuidado y esmero de mostrar toda su riqueza de contenido valioso a un sólo tic de interesante vistazo en el cuadro dibujado, lo necesario para atrapar pero no tan poco que suelte inmediatamente, pero sí suficiente fascinación que evite el desengaño; con esperanza, quedas a la espera de saciar tu apetito curioso otorgando cierta benevolencia que perdone carencias no esperadas, siempre emergente en estos relatos y, siempre que no se abuse de la gracia y dicha concedida. "Blanco, el color de la confianza, el color de la fe, el color de la esperanza, el color de sus mentiras, el color de las mentiras que se dice a si mismo", pienso que se refería a si mismo, el director-guionista, cuando acertó en esta sentencia demoledora de artista seco de ideas que intenta recrear triunfos pasados utilizando la pócima mágica de antaño pero que, se topa contra su propia desfachatez de copia vulgar, insustancial y desmadrada en un final altivo que se estrella contra el techo de su propio ego. Si segundas partes nunca fueron buenas, no te digo ya copias de triunfos vanagloriados; ni beneplácito, ni benevolencia ni perdón del más indulgente, no sacia, desilusiona, toda la espera para cubrir necesidad alimentaria por ella se va apagando conforme llega su vacío desenlace que vende catástrofe purgatoria y demoledora a un vidente que, para entonces, ya está dudando de la calidad y efectividad de lo consumido. "Mírame...", te he visto, te sigo viendo pero sigo sin creer lo que estoy viendo, sin encontrar apetencia emocional por tus emociones, ni sentimental abrigo por tus sentimientos, mayor necesidad de consistencia y solidez en los intérpretes, experiencias vividas y menos espiritualidad cósmica que vive de un aire doloroso que apenas transmite nada, escritor que se perdió entre las páginas de su propia novela al escribir, sin motivación y con ausencia de por qué, apenas empiezas a indagar topas con la nada desagradecida de caos mental que se muerde su propia cola y, que entorpece enormemente tu posible amor y devoción por ella. Abstenerse de emular glorias diseccionadas, alabadas en su facto momento pero, cuya sombra oscurece posible gratitud a la recién llegada, aunque, visto lo visto, hay poco que agradecer pues se sitúa en un nivel de incógnita cuya resolución no incita a profundizar en ella, sólo a abandonar y que se quede ella misma pensando en su propio galimatías. Barrullo existencial que no sabe a dónde va con su culpa, juega a insinuar sin lograr nada.
    Beatriz López Velasco
    Beatriz López Velasco

    Sigue sus publicaciones 1645 usuarios Lee sus 455 críticas

    3,0
    Publicada el 26 de marzo de 2015
    [...] En tercera persona no ha sido muy bien recibida por la crítica especializada, quizás exijan más al ganador de tres Premios Oscar (Crash, 2004) y responsable de los guiones de Million dollar baby o Cartas desde Iwo Jima. Sin embargo, a mí sí me ha parecido una cinta interesante, gracias a una estructura narrativa poco convencional. Es cierto que no es una película perfecta, las tres historias que nos cuenta parecen no tener relación entre si y tarda mucho en confirmarse que es lo que tienen en común, con el riesgo de confundir a la audiencia por el camino. Resulta difícil hablar de ella sin contar datos relevantes de la trama de los que no tenemos certeza hasta los instantes finales y hacen que todo cobre sentido. Puede que ese sea el principal obstáculo a la hora de entender que nos están contando, la mayor parte de la película te la pasas buscando el nexo de unión entre las tres historias, algo que el director podía haber adelantado y no guardárselo hasta los últimos diez minutos de metraje, aunque si estás atento a las señales puedes intuir pronto por donde van los tiros. Este fue mi caso, por eso me gustó poder confirmar que mis sospechas eran ciertas, a pesar de la tardanza en tener las dos piezas más importantes del rompecabezas, el resultado final es lo suficientemente entretenido y sorprendente como para compensar la espera. Otro de los atractivos de la cinta es su amplio reparto, encabezado por Liam Neeson que vuelve a demostrar lo buen actor que es si le permiten hacer algo más que pegar tiros. Adrien Brody es el americano antipático que finalmente tiene buen corazón, Mila Kunis una madre torturada por errores del pasado, Olivia Wilde una escritora ambiciosa que guarda oscuros secretos (a la que podréis ver desnuda en más de una ocasión), James Franco es un reconocido artista que debe mejorar la relación con su hijo y Maria Bello una abogada cansada de las escusas de su cliente. Mención especial para la reaparición de la bellísima Kim Basinger que a sus 62 años sigue espléndida. En tercera persona es ambiciosa y tiene un enfoque audaz, aunque también es cierto que puede ser tachada de artificiosa en muchos momentos y que los espectadores pueden sentirse decepcionados.
    Bluenote
    Bluenote

    Sigue sus publicaciones Lee sus 3 críticas

    3,0
    Publicada el 8 de marzo de 2015
    Hasta la mitad de la película no se empiezan a vislumbrar las relaciones entre personajes, siempre confusas y medio ocultas (Mila, la camarera de hotel en París y madre en Nueva York... Los actores son el 80% de la película, y lo saben los productores, que los utilizan como gancho para que vayas a verla (Kim Bassinger aparece dos o tres escasos minutos... No sé, empate a cero.
    M.A. R.
    M.A. R.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    4,0
    Publicada el 27 de junio de 2015
    Creo que la crítica de Israel Paredes no está bien enfocada. El principal tema que intenta abordar el director no es la relación de lo real y lo creado por la narrativa. Las creaciones del escritor no son más que reflejos de los pensamientos para intentar explicar una serie de sentimientos que ni él mismo llega a entender porque no puede ver. Añadiendo la sensación de perdida de control de sus vidas que se ven intensificadas exponencialmente, cuando la persona que tenemos en frente juega con nuestros sentimientos. Por tanto, si ya es dificil de por sí jugar a los malabares con dos manos, más dificil es cuando la persona con la que nos relacionamos nos coge de una mano. Tensión, nervios, ansiedad y un solo camino a seguir, la necesidad de continuar con el sentimiento, sea el que sea. Me gusta pensar que el objetivo de la película es el autoengaño. La mentira que los protagonistas fuerzan y desarrollan en las sucesivas escenas una y otra vez, sin la posibilidad de ver las consecuencias antes de cometer los errores y de como es más facil ver los sentimientos de la persona que tienes en frente antes que los suyos propios. Por otro lado, no veo un excesivo metraje, incluso me atrevo a decir que en otros films (se ve bastante en asia, sobre todo en Corea) este estilo de secuencia funciona muy bien. Las escenas se prolongan casi hasta el infinito dirigidas exclusivamente por el director de fotografía para que el expectador, mediante pistas visuales para nada explícitas, pueda intuir lo que va a venir. Si se da el suficiente tiempo al espectador para pensar en la escena y relacionarla con el resto de la película hasta ese momento vista, el efecto que se obtiene es una mezcla entre lo que aportan los actores y lo que aporta el espectador. Sí estoy deacuerdo sobre los ingredientes fuertes no bien seleccionados. El director o se pasa en la intensidad emotiva de una escena en la que para nada se necesita o en momentos decisivos que bien podía utilizar varias armas cinematográficas... parece que no tiene, y se echa en falta.
    sfm
    sfm

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    2,0
    Publicada el 7 de marzo de 2015
    Demasiado confusa en su argumento y demasiado larga, se salva por los actores
    norma p.
    norma p.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    3,5
    Publicada el 7 de octubre de 2014
    Me parece muy buena película, solo quiero saber si el escritor se imagina todo, debido a lo que le paso a el.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top