Mi SensaCine
Kung Fu Panda 3
Nota media
3,7
167 notas incluyendo 11 críticas
9% (1 crítica)
64% (7 críticas)
18% (2 críticas)
9% (1 crítica)
0% (0 crítica)
0% (0 crítica)
¿Tu opinión sobre Kung Fu Panda 3 ?

11 críticas de usuarios

Alicia D.

Sigue sus publicaciones 9 usuarios Lee sus 37 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 21/3/16

Divertida, dinámica, chistosa hasta el extremo y muy muy entretenida. El encanto de ‘Po’, el oso panda que sueña con ser un gran maestro de kung fu, traspasa la pantalla y encandila al público. Además, el resto de personajes también juegan roles estratégicos y enriquecen cada escena. Una trama fresca y amena que te hace pasar un buen rato.

Pipe C.

Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 134 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 5/2/17

La Tercera Entrega Llega Con Más Lucidez Visual y Humor El guerrero dragón encuentra a su familia y regresa con más brío y dinamismo estético que en las anteriores lances. La credulidad visual empieza desde la apertura del filme, en donde Po Panda sube interminables escaleras con el fin de ejecutar un simpático nuevo logo de Dreamworks. La integración de nuevos personajes está acompañada por galanos entornos y el instintivo donaire del panda para construir un largometraje familiar repleto de acción y aventura tanto para chicos como grandes. Hay una animación y una hermosa fotografía. Me he fijado en que las películas de "Kung Fu Panda" no son diametralmente detallados sus fondos, sin embargo un cielo azul agua marina o una puesta de sol rosa escuetamente es más mágico y más profundo que una locación trabajada ("Zootopia"), este boyante y sofisticado efecto puede verse en la primera pelea. Este pormenor es uno de los grandes placeres de las películas de Jack Black. De los pocos proyectos abiertamente exitosos de "Dreamworks Animation": "Kung Fu Panda", "Shrek" y "Madagascar" han sido la cara del estudio, y pese a que estos dos últimos ya no tienen ninguna posibilidad de continuar adelante, el oso panda aun atesora más paradigmas. Como sus precursoras (2008-2011), esta tercera entrada está llena de brillo y calidez visual. La historia no se siente floja y con su buen desarrollo compagina fácilmente con el público. Kai (J.K. Simmons) ha regresado por venganza, luego de que su compañero de equipo al parecer le traicionara. Para este buey con ojos irritados, robar las esencias de la vida de los maestros de mayor alcance en el Kung-Fu es su principal comisión, y por desgracia en su lista negra esta Po (Jack Black). Mientras tanto en la tierra, el maestro Shifu (Dustin Hoffman) sede su trono al gracioso oso simplemente para encontrar el verídico significado de su ser. Po encuentra a su padre y emprende una expedición hacia un hábitat lleno de mamíferos de su misma clase. Él tendrá que aprender y enseñarle a su familia las artes marciales para finalmente luchar con el furioso animal. Los directores Alessandro Carloni (DreamWorks Animation) y Jennifer Yuh (2 "KFP") crean una divertida e interesante historia en la que el legado fabricado anteriormente no se sacrifica, todo lo contrario, acentúan más las posibilidades que tiene la franquicia para una cuarta parte. La línea argumental de los padres está cargada de chistes, pero su función principal es generar la contraparte dramática en el largometraje. Por lo tanto, la trama central está bien establecida y los momentos de acción y aventura son excelentemente ejecutados, ilustrados como una obra maestra de la animación. 'Kung Fu Panda 3' es claramente sólo diversión. Tal vez se siente como una parte que era innecesaria hacerla, ya que esta franquicia no teje la historia de sus personajes como las sagas Disney, Dreamworks recrea diversas historias en sus películas, un arma de doble filo. "KFP 3" no tiene la carga emocional que atesoran "Toy Story 3" o "Monsters, Inc" pero su brillo y comicidad visual y auditiva engendran una película agradable y que realmente rompe las expectativas.

Juantfilms

Sigue sus publicaciones 8 usuarios Lee sus 341 críticas

2,5Regular
Publicada el 8/8/16

Tercera entrega de Kung Fu Panda y creo que ya va sobrando tantas partes, no digo que la película esté mal digo que se pasan explotando una buena historia de animación y al final acaba repitiéndose una y otra vez y con la única que te quedas es con la primera. La película está bien, entretenida, buenas peleas de animación, con un mensaje que no suele fallar y un doblaje de Florentino Fernández perfecto, pero ya van tres sobre lo mismo y eso cansa.

Pablo p.

Sigue sus publicaciones Lee sus 2 críticas

5,0Obra maestra
Publicada el 28/6/16

Una pelicula muy buena divertida,entretenida y con el toque de las peliculas de Kung Fu Panda anteriores y adema con una gran banda sonora

Fernando J.

Sigue sus publicaciones Lee sus 8 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 5/4/16

Una película muy divertida, los mayores nos reímos más que los peques. A mi sobrina de 6 años no le gusto.

Brian S.

Sigue sus publicaciones Lee sus 4 críticas

4,5Imprescindible
Publicada el 28/3/16

Es muy entretenida, no hay ninguna parte en la que te aburras, tiene muchos puntos divertidos y es que los pandas son adorables 🐼

juanmi

Sigue sus publicaciones 4 usuarios Lee sus 64 críticas

3,5Buena
Publicada el 27/3/16

Muy buena para los que les guste este tipo de películas animadas. A pesar de ser una trilogía, no pierde, se mantiene igual de buena que sus sucesoras.

eduvisi

Sigue sus publicaciones Lee sus 49 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 23/3/16

Como siempre Kung fu panda divierte y entretiene, es posible que el argumento no sea tan original como en anteriores entregas, pero ya van tres partes y sigue sin defraudar. Recomendada para todo el mundo, un espectáculo visual con muchas dosis de humor.

Frida G.

Sigue sus publicaciones Lee sus 17 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 12/3/16

La película es llamativa visualmente, entretenida aunque algo tonta pero funciona bastante bien, nos es la mejor entrega de Kung Fu Panda pero es una brillante continuación de la franquicia, niños y padres agradecerán lo que verán en pantalla. Recomendada.

Albert M.

Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 61 críticas

3,0Entretenida
Publicada el 9/3/16

La esperada tercera entrega de la franquicia de Dreamworks en torno al panda más simpático del kung fu llega por fin, y a pesar de ofrecer novedades, tales como un sinfín de personajes nuevos, el enfrentamiento con un enemigo aparentemente invencible procedente del mundo espiritual, o el hecho de haberse producido en buena parte en China a través de la joint venture Oriental Dreamworks (siendo la primera producción que crea dos películas diferentes, en inglés y en chino mandarín, con la misma historia y mismos personajes), ofrece una sensación de déjà vu y de fórmula que parece agotada, aunque sin duda divertirá a los niños que se acerquen a verla y arrancará alguna risa a los adultos entre el sinfín de gags visuales y chistes que saturan el largometraje. La película empieza retomando el viaje del maestro Oogway al Reino de los Espíritus, donde apenas puede tomarse su merecido descanso cuando es atacado por un viejo enemigo llamado Kai, que se ha pasado la eternidad robando los chis de todos los maestros de kung fu que descansaban con él. La derrota de Oogway permite a Kai volver al mundo de los vivos e ir a la caza del Guerrero del Dragón que está destinado a pararle, venciendo a todos los maestros de kung fu que se interponen en su camino. Pero la amenaza de Kai no puede llegar en peor momento, pues el durante mucho tiempo perdido padre de Po reaparece de repente en su vida, lo que obligará al dúo ya reunido y al padre adoptivo de Po a viajar a un paraíso secreto de pandas para conocer a montones de nuevos e hilarantes osos y llevará a Po a intentar lo imposible: convertirse en maestro y entrenar a una comunidad repleta de divertidos y torpes hermanos para formar el equipo definitivo de Kung Fu Pandas. A todo el mundo le gustó la novedad que representaba el primer "Kung Fu Panda" (633 millones de dólares de recaudación), donde un rechoncho oso panda aspiraba a lo imposible tratando de convertirse en Guerrero del Dragón en una película que significaba una incursión llena de buen humor y frescura en la tradición del wuxia chino; a lo largo de la película vimos cómo el orondo oso conseguía superar sus dudas y a fuerza de un duro entrenamiento - atípico, eso sí - conseguía derrotar al malvado Tai Lung. En la segunda entrega, la franquicia se volvió más oscura y algo más adulta, al hacer referencia al trágico pasado de Po e introducir a un enemigo algo más cruel, Lord Shen; la película superó las cifras de la anterior, fue nominada al Oscar al Mejor Largometraje de Animación y ganó dos premios Annie, incluyendo el de mejor director. Y en esta tercera entrega es al revés: la tragedia se deja rápidamente de lado para convertir la película en una comedia con todas las palabras, basada en un tono ligero y en incesantes gags basados en lo físico y las gracias que descarga Po con su incesante verborrea; Po se convierte en ese amigo pesado que no para de contar chistes y que te hace reír inevitablemente con sus ocurrencias,destilando un humor no tan inteligente y sofisticado como el de la reciente "Zootrópolis" sino más bien cercano al de "Dos Tontos Muy Tontos". Sin embargo, el fondo de la película recrea de forma algo cansina una estructura ya vista: el reto aparentemente insuperable, las dudas de Po (en este caso sobre su identidad y sobre qué es ser un panda, o sobre si es alumno o maestro) y la sesión de entrenamiento previa a la batalla final. Realizada prácticamente con el mismo equipo que participó en la anterior entrega, con Jonathan Aibel y Glen Berger al guión, aunque con la novedad de la incorporación de Alessandro Carloni a la dirección junto a Jennifer Yuh Nelson y la lógica incorporación de actores para interpretar a los nuevos personajes (J.K. Simmons, Bryan Cranston, Kate Hudson...), la tercera película cierra completamente el círculo que quedó abierto en las dos anteriores, al reencontrarse Po con su padre y sus compañeros panda y convertirse en maestro de kung fu, pero parece hacerlo sobre la construcción de una fórmula ya agotada. En este sentido resulta chocante que, siendo la moraleja de la película que no debemos imitar sino centrarnos en lo que somos y en nuestro crecimiento personal, se haya optado por imitar tantas situaciones de la película original. Si tenemos en cuenta que la franquicia espera generar tres películas más, acaso habría que pensar en lo que se hace con ciertas colecciones de cómics cuando faltan ideas: los protagonistas mueren y son resucitados por un nuevo equipo de guionistas que refundan la serie para atraer a nuevos lectores. Sorprende de hecho que, a pesar de seguir contando con la presencia de los Cinco Furiosos, todavía no se haya aprovechado su potencial para profundizar en sus personalidades y dar lugar a interesantes historias paralelas, y sigan siendo simplemente meros comparsas. Visualmente el reto estaba en la definición de nuevos espacios y personajes más allá de los lugares ya conocidos del Valle de la Paz como la Cámara de Entrenamiento o la Sala de los Trofeos, y en este aspecto se agradece el trabajo realizado en la representación del Reino de los Espíritus y sobre todo en la creación del pueblo de los pandas (aunque finalmente prometía más en la fase de desarrollo del arte conceptual) y en el diseño, con una personalidad única, de cada uno de sus habitantes: el padre Li, la dulce pero fuerte Mei Mei, los tragones oseznos panda... El pueblo está construido sobre unas aguas termales situadas en la cumbre de unas altas montañas nevadas aunque sorprendentemente frondosas y acogedoras, que le otorgan una atmósfera mística e idílica y lo convierten en un paraíso para pandas, inspirado en el monte Qingcheng, la cuna del taoísmo y un hábitat natural de pandas. Igualmente también resulta grata a nivel gráfico la recreación de las antiguas acuarelas y tintas chinas a modo de pinturas animadas en la narración de ciertas secuencias que se refieren a hechos del pasado, como la antigua amistad que unió a Oogway y a Kai y la explicación del hecho que les enemistó. Pero sin duda de lo mejor de la película se encuentra en la animación inspirada de los combates que tienen lugar a lo largo del metraje; especialmente aquellos en los que participan los zombis de jade en que se han convertido los maestros de kung fu esclavizados por Kai, que encierra su chi en pequeños amuletos sujetos a su cinturón, y que dan lugar a algunas de las mejores secuencias del largometraje. El supervisor de animación es Rudolphe Guenoden, un practicante de artes marciales desde hace mucho tiempo, que trabajó como asesor de kung fu para las películas. Sensaciones contradictorias pues son las que levanta la tercera entrega de Kung Fu Panda, que en todo caso lo que sí promete son gags y situaciones hilarantes y acción a raudales.

¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios
Back to Top