Nota películas
Mi SensaCine
    El jugador
    Nota media
    3,3
    72 notas incluyendo 9 críticas
    distribución de 9 críticas por nota
    0 crítica
    3 críticas
    3 críticas
    1 crítica
    2 críticas
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre El jugador ?

    9 críticas de usuarios

    Beatriz López Velasco
    Beatriz López Velasco

    Sigue sus publicaciones 6106 usuarios Lee sus 455 críticas

    3,0
    Publicada el 11 de mayo de 2015
    [...] Esta es una película que, en principio, tiene muchos elementos para resultar atractiva: es el remake de una vieja película protagonizada por James Caan, el encargado de escribir la historia ha sido William Monahan, el tipo que ganó un Oscar gracias al guion de Infiltrados (The departed, 2006) y de la dirección se encargó Rupert Wyatt, el mismo que sacó adelante de manera muy satisfactoria una precuela complicada como fue El origen del planeta de los simios (2011). Sin embargo, Wyatt no termina de mostrar de manera precisa las motivaciones psicológicas de un personaje que tiene demasiados conflictos (jugador compulsivo, intelectual cínico, hastiado de todo…) y tampoco ofrece una visión interesante de la parte más sórdida del juego. A favor diré que me han gustado las escenas de juego, son desconcertantes y mantienen bien el suspense, gracias a esa tendencia autodestructiva del protagonista pues nunca sabes si es en ese momento cuando lo perderá todo. Inteligentes líneas de diálogos, sobre todo John Goodman, con enseñanzas de vida que Bennett ignora deliberadamente. Entretenida, con buen ritmo y el placer de disfrutar la presencia de Jessica Lange, del ya mencionado John Goodman, la desaprovechada Brie Larson y un correcto Mark Wahlberg como el profesor adicto al juego.
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 7341 usuarios Lee sus 920 críticas

    3,0
    Publicada el 19 de enero de 2015
    "Creo que eres la clase de tipo a quien le gusta perder" ¿Soy un jugador compulsivo, un profesor deprimido, un suicida en potencia, un filósofo en decadencia, un escritor sin inspiración, un falso cantamañanas, un fraude bufón que crea espectáculo, un bailarín acróbata sin escenario..., me importa algo, tiene la vida sentido?, soy el que ha sido vencido por la desgana y deja en manos de la azarosa y caprichosa fortuna, la elección de mi destino. Mark Walhberg jugando a ser un hamlet moderno sobre ser o no ser, sobre abandonar si no se puede aspirar a todo o continuar en el bucle agónico de una existencia agotada que mata el espíritu, con mucha verborrea cínica gratis vendida como sinceridad aplastante y un look informal y casual como a quien no le importa pero, muy bien preparado y elaborado que ¡ni George Clooney con su Emidio Tucci tumbado en el sofá de su casa!, próxima portada de Vanity Fair. Hace tiempo que dicho actor intenta desmarcarse de su imagen de puños, bofetadas y golpes e intenta demostrar que sabe actuar, que es más que un cuerpo musculado de presencia ruda y, aunque pone mucha voluntad, su cara de póker repetitiva no varía en exceso de filme a filme amén que son evidentes sus carencias y limitaciones interpretativas pero, con todo, válido intento que el mismo financia -así no se discute que yo soy el protagonista- sobre el remake del 74 donde un James Caan le pega mil vueltas y se lo cepilla para merendar en relación a la fuerza de voluntad de motivación añorada por la eclipsada desaparición de su carisma para caminar y hacer vida. Este pretendido retórico de porte "Miami Vice" y actuación desentendida que busca perderlo todo, llegar al límite de la cumbre para vaciarse y volver a empezar de cero, señorito bien de buena posición, economía solvente, facilidad en la vida y talento desperdiciado que no soporta su propia compañía y lleva el relativismo a su extremo de valor absoluto que anula su sentido atrapa por momentos/suelta rienda por otros creando una seguida extraña por su inicio de complacencia nunca completamente rematada que deja un aire pretencioso de altivez sobre el significado de la existencia y la pérdida de rumbo y perspectiva cuando todo vale lo mismo/nada alcanza tus ganas. Discusión auto-inflingida sobre el reparto injusto de valores, habilidades, talento, opciones en la vida que pretende recharzar y destruir cuando ésta le convinó a dar, lucha desesperada y frenética consigo mismo y el mundo de vorágine y altruismo petulante flanqueada por una, aún brillante, Jessica Lange y por matones de todos los colores que observan con atónita curiosidad el descenso destructivo y sin sentido de quien, no entienden cual es su problema si lo tiene todo para ser feliz, siendo esa la gran cuestión pues puede que no lo quiera todo y prefiera un vacío de carencias y nulidades para empezar a moldear desde su base. Liberación no muy bien entendida ni plasmada con gran eficiencia, con algunas secuencias logradas de interés conseguido y otras para proceder a su desinstalación y renovación, música apetecible y escenas ralentizadas en el espacio y tiempo para reforzar la tragedia subversiva de quien ya no se alimenta de subversión alguna y sólo es un cuerpo sin espíritu ni alma deambulando hacia su propio fin/principio de todo. "¿Es el juego o el dinero, la fama o la virtud?, es el rechazo de su figura, alquimista en busca de un nuevo equipaje para descubrir que no puedes librate de ti mismo, antología filosofal de vida exterminada/supervivencia elegida que no caldea lo suciente para satisfacer plenamente pero tampoco decepciona, un galimatías escénico y verbal que no tiene la comprensión o fuerza necesaria para endulzar el estómago y evitar perderse entre su desconcierto emocional y teatralización radical potenciada en exceso aunque, tampoco hace feo, indiferencia ocasional mezclada con mayor seducción sugestiva para un tono neutro lejos del notable de su original, de la cual nace. Guión, en ocasiones, pomposo y fanfarrón, que adolece de modestia más auténtica y peca de complicación innecesaria en su verborrea dialogante, exceso apalabrado de ocurrencia no siempre lograda ni contenido firme de evidencia plena que contamina los tramos provechosos del camino, ¡Keanu Reeves le ponía más ganas y sabor como jugador ruinoso y destructivo! "El genio es magia, no material; sin magia, por mucho que lo desees, no se hará realidad", locura absurda de una carrera sin aliento, martirio agónico hacia la negación buscada para hallar que la ansiada meta de descanso, alivio y respiración te lleva a un punto de inicio de esa esperanza y previsión de futuro que renace de su frustrada quema incontrolada donde algo vuelve a importar y a ser motor mecánico de arranque y conducción. La realización y composición es aceptable aunque mejorable.
    Adolfo Garcia Gonzalez
    Adolfo Garcia Gonzalez

    Sigue sus publicaciones 4205 usuarios Lee sus 355 críticas

    1,5
    Publicada el 15 de septiembre de 2015
    La película puede que te enganche por el tema del que pasara...Pero al metraje le falta chispa, le falta chicha, pienso que hay demasiado bla bla bla, que no te acaba llevando a ningún sitio.
    Jose M
    Jose M

    Sigue sus publicaciones 44 usuarios Lee sus 81 críticas

    4,0
    Publicada el 27 de noviembre de 2015
    Es una muy buena película con una genial banda sonora, muy buena fotografía y con un reparto en estado de gracia sobre todo Mark Whalberg y John Goodman Recomendadisima
    vacafrisona
    vacafrisona

    Sigue sus publicaciones 6 usuarios Lee sus 33 críticas

    1,5
    Publicada el 18 de enero de 2015
    Film irreal de la vida de los jugadores de casino y apuestas impagadas. Reclama la atención por su actor principal. Ritmo intermitente.
    Francisco Jesus V.
    Francisco Jesus V.

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 17 críticas

    2,0
    Publicada el 31 de mayo de 2015
    Desde el sofá de casa. Una película que me costó ver entera. Ya he visto muchas películas y esta es mas de lo mismo. Apuestas, niño rico, dinero, adicción, inteligente, clubes de apuestas ilegales. Eso si la banda sonora es buena, las secuencias tienen buena separación y efectos, la fotografía es buena, la actuación de mark decente. El final bueno. Con sentimiento. Y repito la canciones de la película muy buenas.
    Salo M.
    Salo M.

    Sigue sus publicaciones Lee sus 6 críticas

    4,0
    Publicada el 19 de enero de 2015
    Película interesante, que si bien no es una obra maestra, te mantendrá atento toda la función. Me agrado mucho la actuación de Mark Wahlberg, (de verdad con esa pokerface tiene buen perfil de ludópata) Y un buen lenguaje corporal. Siento que el director (Rupert Wyatt) hizo bien su trabajo transmitiendo ansiedad, drama, desesperación y necesidad de amor. Se me hizo muy bueno el final, me dejo muy buen sabor de boca. Película agradable y dinámica. El soundtrack de lo mejor que había escuchado. Hoy en día mucha gente vive y lucha contra su adicción al juego, de verdad sinceramente vale mucho la pena, Puede ser que se identifique un poco. Me sorprendió, era más de lo que esperaba.
    Frido C.
    Frido C.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    3,5
    Publicada el 20 de enero de 2015
    Muy buena. Independientemente de cualquier rollo más o menos justificado, uno, si no tiene el encefalograma plano, no tarda en dase cuenta de que la vida que uno lleva en esta sociedad no es sino la de un cobarde. Luego podemos hablar de todo lo demás. A mi me ha parecido suficientemente buena. Y he agradecido ver al protagonista en el papel de pensador o intelectual.
    Draco
    Draco

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    4,0
    Publicada el 14 de julio de 2019
    Desde mi perspectiva la película invita continuamente a una reflexión. Basándose en el echó de qué existe un problema el protagonista entra en una especie de introspección, una metodología por la cual el ser humano puede ver su interior y analizarse a sí mismo, haciendo un examen de su conciencia. Se trata entonces de un método de carácter subjetivo, ya que el sujeto se observa de acuerdo a su propio criterio, sin tinte de objetividad. Al finalizar la película termina con una última frase (yo no soy jugador) abriendo la posibilidad al cambio. Nuestro cerebro posee una increíble capacidad de cambio. Puede crecer y cambiar en respuesta a tus experiencias de vida, y al igual que tu cuerpo, tu cerebro mejora en lo que tu le pidas que haga. Creo qué el mensaje es profundo y digno de analizar. Sin duda Excelente trabajo.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top