Mi SensaCine
The Purge. La noche de las bestias
Tráilers y Vídeos
Reparto
Críticas de usuarios
Críticas de Medios
Crítica de SensaCine
Fotos
Banda sonora
Anécdotas
Taquilla
Películas recomendadas
Noticias
Críticas
3,5
Buena
The Purge. La noche de las bestias

Golpe al sueño americano

por

El cine de terror también puede utilizarse como una forma de plantear reflexiones en torno a la realidad que nos rodea y convertirse en una afilada arma de crítica política y social. Así ocurría en los años setenta, cuando directores como George A. Romero utilizaron sus películas para realizar parábolas en torno a los males que asolaban la sociedad del momento.

Y es que el género de terror siempre ha sido uno de los termómetros más fiables a la hora de medir la temperatura del ambiente y el estado de las cosas, y a partir de los problemas más acuciantes, configurar sátiras afiladas en torno a los miedos e inseguridades que están presentes en el subconsciente colectivo.

'The Purge. La noche de las bestias' no parte de ninguna reivindicación o malestar concreto. Monta una teoría muy descabellada y la lleva hasta sus últimas consecuencias para intentar remover la conciencia del espectador: ¿Qué pasa si se encuentra una solución a la crisis, digamos que poco ortodoxa? ¿Y si la economía se levanta porque toda la violencia y desesperación de la población se desata con total impunidad durante una noche en la que estarían permitidos los asesinatos? Por supuesto, los objetivos contra los que descargar esta rabia serían las clases menos favorecidas, aquellos que en teoría no aportan nada al conjunto de una sociedad que en apariencia resulta impoluta y perfecta pero bajo la que se esconde mucha insatisfacción y un mal de fondo bastante aterrador. Es decir, una reactualización del fascismo aplicado a un futuro distópico no muy lejano en el que se intenta pasar por estado civilizado lo que es una absoluta barbarie.

El director y guionista James DeMonaco hace girar su segunda película alrededor de ese potente punto de partida y la convierte en una home-invasion movie que bien podría ser una mezcla entre 'Los extraños' (Brian Bertino, 2008) y 'Funny Games' (Michael Haneke, 1997). En realidad, 'The Purge. La noche de las bestias' es una buena muestra del estado de insatisfacción latente de una sociedad que va acumulando odio en su interior y no sabe cómo canalizarlo. Es sin duda significativo que la acción se sitúe en un barrio pudiente en el que aparentemente todo es seguro y nada malo puede ocurrir.

DeMonaco se embarca en la tarea de ir descomponiendo el sueño americano, la sociedad del bienestar a partir de una familia perfecta que termina desquebrajándose y poniendo en evidencia sus debilidades. Quizás el que acaben dando una lección moral al espectador debilita un tanto sus intenciones. Un poco más de ambigüedad no le hubiera venido mal a algunos de los personajes, pero lo cierto es que el director consigue incomodar en muchas ocasiones a partir de pequeñas disquisiciones morales que plantea la trama. ¿Entregarías la vida de una persona por salvar a tu familia? Y su alegato final contra la hipocresía de los barrios residenciales altos es todo un hallazgo.

Hay un punto de locura muy estimulante en 'The Purge. La noche de las bestias'. Como película de suspense enfermizo también funciona. Los malos son caricaturas, pero tienen su gracia, y consiguen crear una atmósfera malsana en la que todo puede llegar a pasar, en el que el hombre se convierte en un animal capaz de cazar o ser cazado, de morir o de matar. Así de fácil.
Puede que todo el metraje no esté a la misma altura, que le falte pericia al director para manejar todos los hilos y que la realización no sea todo lo estilizada que nos gustaría, pero es una película efectiva, muy entretenida y que deja un buen sabor de boca más allá de su visionado. 'The Purge. La noche de las bestias', ya tiene un sitio dentro del terror contemporáneo. Se lo ha ganado.

A favor: Ethan Hawke, que después de la magnífica Sinister, demuestra tener buen ojo al elegir películas de terror.

En contra: El punto de partida es muy original, pero cuesta mucho tomárselo en serio.

¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

Mostrar comentarios
Back to Top