Mi SensaCine
Cincuenta sombras de Grey
Tráilers y Vídeos
Reparto
Críticas de usuarios
Críticas de Medios
Crítica de SensaCine
Fotos
Banda sonora
Anécdotas
Taquilla
Películas recomendadas
Noticias
Críticas
2,0
Pasable
Cincuenta sombras de Grey

50 siestas

por
Cuando nada más arrancar 50 sombras de Grey Anastasia Steele llega al edificio Greyhouse por primera vez para entrevistar a Christian Grey, levanta la cabeza y mira cómo ante sí se levanta esa enorme torre emblema del imperio Grey y nada disimulado falo simbólico, tieso y frío atributo del guaperas multimillonario . A pesar de lo ridículo y manido de esa imagen de contenido sexual, la ironía que encierra ese plano aventura un acercamiento a la novela de EL James más verosímil, divertido y trash de lo que la propia historia del libro explica. Por desgracia no es así, aunque por fortuna en la adaptación de Sam Taylor-Johnson hay dónde escudriñar.


Cincuenta sombras de Grey - Cartel La ironía de los primeros tramos del largometraje es probablemente una de las mejores bazas de esta cinta que de película erótica tiene más bien poco (cuatro azotillos y cuatro planos de desnudos y culos tanto femeninos como masculinos) después de que fueran eliminadas las escenas más explícitas del texto original. Efectivamente, la tan cacareada escena del tampón pero también la del desvirgamiento oral de la protagonista en la bañera y, para esta crítica, es una lástima que la poda se haya cebado con los pasajes que podrían haber calentado y otorgado algo de empaque a la cinta. Y es que en su salto al cine, 50 sombras de Grey ha sufrido un proceso de lavado de cara, de higienización para hacerla más accesible, que ha afectado de manera considerable a todo aquello relacionado con el sexo en general y los polvos entre la pareja protagonista están filmados y montados con menos gracia que un videoclip de Miley Cirus. Si en la novela las prácticas BDSM eran un mero gancho, aquí son una quimera.

Por otra parte, es de agradecer que Taylor-Johnson haya optado por eliminar en la película el punto de vista subjetivo del relato original, con lo que todas las tonterías que se decía a sí misma Anastasia Steele en la novela -como la reiterativa y molesta “la diosa que hay en mí”- o la constante subyugación del personaje a la mirada masculina han desaparecido y han sido transformados en una simpática actitud jocosa de su actriz protagonista, una Dakota Johnson más que a la altura de su personaje y aún más que su partenaire, un Jamie Dornan que, pese a clavar físicamente lo que uno puede esperar de Christian Grey, no da la talla y acaba en pantalla como un títere sin personalidad. ¿O será que en última instancia Dornan interpreta al señor Grey como en realidad es, como un hombre sin atributos y proyección de las húmedas fantasías de quienes aún creen en el arquetipo vacío del príncipe azul?

Esa es al menos la deriva que toma el personaje, indeciso entre legitimar sus preferencias sexuales o dejarse llevar por el romance al que aspira Steele, y en sentido la película no se separa ni un milímetro de lo que propone el libro de James. Resulta frustrante, así, que el desarrollo como personaje de Steele, que no es tan superficial como en la novela ni habría, por tanto, que minusvalorarlo, busque siempre esa normatividad sexual y que toda la curiosidad que despliega en los asuntos del placer se justifiquen porque sólo pretende cazar románticamente a ese millonario traumatizado por su pasado. No hay mucha vuelta de hoja: las motivaciones de los protagonistas venían de serie y, de hecho, son las que lastran hasta el bostezo el tramo final de la película, convertido en un tira y afloja melodramático tan pueril como estéril.  

Para una película que como proyecto recoge muchas de las tendencias de las estructuras del audiovisual contemporáneo (desde la fan-fiction a la saga literaria que salta al cine, la convergencia de medios o lo brutal del fenómeno en la cultura popular), cabe reconocer que el resultado de esta primera parte de la franquicia no logra colmar tanta expectativa. Quizá habría que leer y ver 50 sombras de Grey como síntoma. Es decir: con demasiado ruido y muy pocas nueces.

A favor: El pulido del personaje de Anastasia Steele. Entre Sam Taylor-Johnson y Dakota Johnson han conseguido que la protagonista ya no sea una oligofrénica.

En contra: La falta de sudor y pelo.
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios
¿Quieres leer más críticas?
  • Norma M.

    La película no es tan mala como esperaba, es peor todavía... Anoche fui a verla ya con la idea de era porno suave, algo cómica etc... Las famosas escenas de amor o sexo son frías, el Jamie es frío no trasmite nada, poco creíble, sus famosas frases pasaron sin pena ni gloria y lo que me enoja es que yo haya caído en huracán de publicidad y pagará por ver esto cuando pude esperar a que llegara a internet. Erika James debe estar riéndose de nosotros, rompió todos los récords para una película en San Valentín y nos ha tomado por tontos.

  • Kevin S.

    Enserio, no entiendo qué esperaba la gente de esta película, está claro que si no se han leído el libro o ya piensan que la trilogía es una porquería, la película les habrá parecido más de los mismo. Pero personalmente, la película cumplió muy bien con el libro, que me he leído. Sinceramente me esperaba a un Christian Grey más serio y algo bruto, cosa que en la película lo he visto muy benevolente, por otra parte para mi gusto ha recreado a la perfección cada lugar de la película. No es complicada de entender ni una trama, quizás para aquellos que no hayan leído el primer libro, es una película algo sosa, parecía que siempre iba a llegar al clímax (cinematográficamente hablando)pero nunca llegaba. En general he salido satisfecho de le película, nunca llegaba a pasarse al punto porno.

  • Ingrid V.

    Hoy la vi y en general me gusto, superó mis expectativas, la música maravillosa (es Danny Elfman), la ambientación y la fotografía buenas, la actuación muy buena, aunque la química no era impresionante pienso que la directora recreó la esencia de los personajes y el guión está mucho mejor redactado que el libro. Jamie está buenisimo, divino, creo que la carita de niño bueno es parte de la dualidad del príncipe encantador que imaginaba Ana con la realidad de su oscuridad expresada en sus gustos sexuales, se veia muy contenido aunque el personaje del libro es asi, creo que si hubieran puesto todas las escenas de sexo se hubiera podido vislumbrar mejor al real Cristian Grey porque el tipo se expresa es en el sexo. DAkota me gusto muchísimo porque en el libro Anastasia me parecia medio tonta pero la actriz recrea la ingenuidad y las dudas del personaje, mejor actuado que redactado, La única parte donde se vió la realidad de Grey es cuando azotó a Ana, el protagonista lo concebía asi, duro y frio, Definitivamente faltaron mas escenas de sexo y yo si quería ver un desnudo frontal del protagonista. En general la directora supo hacer la película con el material que tenia, ojalá saquen una versión para DVD con todas las escenas hot que cortaron.

  • Mau O.

    me ha parecido una pelicula mas o menos buena ya que le quitaron la esencia que tiene el libro y en el trailer era muy prometedor pero la pelicula se quedo corta para mi una persona que ha leido toda la trilogia me pareceio muy suave no solo porque le falto relidad si no porque tambien le quitaron esenas importantes no pudieron capturar lo mejor de cada capitulo espero que la siguiente sea mejor

  • Mill D.

    Soy asidua lectora de novela erotica, la sonrisa vertical ha hecho mucho
    bien, mucho mas que eso, en dignificar y en hacer de este género uno
    más de la literatura y gracias a Dios que esta trilogía nunca formó
    parte de su catálogo.
    Las novelas son como las antiguas Jazmin pero
    con látigo y la película ya deja el erotismo la altura de Judy Garlan en
    el Mago de Oz, el modo en que ella habla con el hombre de hojalata me
    pone más que estos dos en el cuarto rojo.
    Se había hablado de muchos
    protagonistas, de esos q te calientan solo con mirarte como chicos malos
    y sonreir de lado, si hasta Simon Baker, con sus ojos de cordero
    degollado y su sonrisa traviesa sería un sr. grey mas creible, los ojos
    del actor q lo representa serán azules, pero ni fríos cuando deben serlo
    ni terroríficamente llenos de deseo cuando da al fin los tan deseados
    azotes.
    En fin es una peli tan Vainilla que ni el mismisimo grey ni
    siquiera la version mas light de anastasia se habrían puesto cachondos
    con ella. Asi q no digamos el resto.
    Supongo que no habrá segunda ni
    tercera parte, lo que hace aun mas penoso el haberme gastado el dinero
    en la primera y unica deplorable version de un libro ya pobre.

  • Mill D.

    Verás el bondague, el masoquismo, el sadismo y miles de otras opciones sexuales no son machistas.
    Machista es decir que xq tu vas a currar y tu mujer se queda en casa tú curras mas.
    Las opciones sexuales no tienen Sexo, aunque a los que no saben lo que ironía significa les pareezca justo eso.
    Firma: Una feminista redomada, de izquierdas, capaz de votar a podemos, madrina de una boda gay y capaz de leer un libro antes de opinar de él y de ver una peli antes de ponerla más verde de lo que tú has ponido ponerla.
    La verdad no hace que la forma de cualquier forma de exponerla o defenderla sea aceptble.

Mostrar comentarios
Back to Top