Mi SensaCine
El becario
Críticas
3,0
Entretenida
El becario

Volver a empezar

por Suso Aira
No se asusten: El becario podría ser tranquilamente una película de José Luís Garci. No, no hay un soundtrack con pajaritos piando o veinticinco mil citas cinéfilas que no vienen a cuento por fotograma, pero sí que hay mucho de lo que más se le echa de menos al autor de Las verdes praderas, su intento de ser el más buenrrolista de los hijos de Berlanga o Marco Ferreri.

El Becario - Cartel
El film de Nancy Meyers es incapaz de afilar su crítica a una sociedad que ha creído que la juventud no es únicamente un divino tesoro, sino un dogma de fe. Su mirada es siempre conciliadora, divertida (a veces muy divertida: ese brainstorming en donde el personaje de Robert De Niro pone a todo el mundo en su lugar sin alzar ni una ceja) aunque su apuesta está con ese becario pasado de años pero lleno de experiencia. La veteranía es un grado, viene a defender la película, lo mismo que Garci siempre hace en sus obras que los personajes/actores de mayor edad actúen como pozo de sabiduría, oráculo y faro que guíe a jóvenes o treintañeros con buena voluntad pero con malas y equivocadas decisiones. El Robert De Niro de El becario es muy garciniano: sentido del humor, nostálgico, pragmático, un caballero fuera de época (como fuera de época están el cine del padre de Asignatura pendiente y el de la firmante de Cuando menos te lo esperas). Por descontado que todas las simpatías de la Meyers guionista y directora están con De Niro, con sus tragedias personales en sordina y con su prístina visión del mundo laboral, de los negocios y del mundo en general. Sin embargo, Meyers no describe al personaje interpretado por Anne Hathaway como alguien negativo, sino que hace de él/ella el centro de su mensaje positivista: respetar, escuchar y valorar al veterano. Aprender de él y de su experiencia para mejorar, para en definitiva madurar.

Película, en definitiva, sobre la madurez, El becario le da la vuelta a ese modelo dramático multicultural donde el más simple, el más inocente, era el poseedor de la verdad y el que hacía cambiar al resto de quienes entraban en contacto con él. Le da la vuelta para hacer de la Judy Hollyday de turno Nacida ayer un casi anciano a quien los tiempos modernos y los tiempos de crisis han llevado a ser fiel criado cuando estaba destinado o había sido señor. Todo sin alzar la voz, con ese dominio de las situaciones y de los diálogos que han sido la constante en las películas escritas y dirigidas (o ambas cosas) por Nancy Meyers.

A favor: lo bien que está Anne Hathaway.

En contra: cuando la película se pone excesivamente blandita.
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

Mostrar comentarios
Back to Top