Nota películas
Mi SensaCine
    Coco
    Nota media
    4,6
    3231 notas incluyendo 154 críticas
    distribución de 154 críticas por nota
    80 críticas
    62 críticas
    6 críticas
    2 críticas
    0 crítica
    4 críticas
    ¿Tu opinión sobre Coco ?

    154 críticas de usuarios

    Ernesto S.
    Ernesto S.

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 3 de noviembre de 2017
    Una excelente película con un gran mensaje sobre la familia y las tradiciones, llena de momentos muy emotivos y cómicos, sin lugar a dudas una carta de amor a México. Representa de una manera muy acertada gran parte de lo que es el Día de muertos en México, como se vive el día, lo que representa cada cosa y la importancia de la principal característica de ese día, el altar de muertos.
    markdiaz
    markdiaz

    Sigue sus publicaciones Lee sus 8 críticas

    5,0
    Publicada el 9 de diciembre de 2017
    Lo mejor de Disney desde El rey león. Brutal. Guión, Fotografía, Banda Sonora, Canción Original. Se merece muchísimo reconocimiento en los Oscars de 2018. Una película exquisita.
    Raúl C
    Raúl C

    Sigue sus publicaciones 11946 usuarios Lee sus 329 críticas

    4,5
    Publicada el 5 de agosto de 2018
    Coco (2017). "Si no queda nadie que te recuerde en el mundo de los vivos, desapareces para siempre". Los responsables de grandes largometrajes de animación como Monstruos, S.A., las secuelas de Toy Story o Buscando a Nemo nos traen la posiblemente película más colorista de Pixar. Ya hay quien dice que quizá sea la mejor cinta de animación en mucho tiempo (de momento los premios y nominaciones le están lloviendo... y lo que queda). La historia, afortunadamente, tiene mucho donde rascar, giros incluidos, y mensajes que lanzar ("El éxito no es fácil. Hay que estar dispuesto a hacer 'lo necesario' para tener tu momento"). Y la música ayuda de manera innegable a la trama. Sus canciones- y las voces, empezando por el doblador del niño protagonista, Luis Angel Gómez Jaramillo- son preciosas, como la propia factura del largometraje. Sin duda, el filme de animación de estas Navidades dirigido a todos los públicos. No os perdáis detalle (petición imposible en un solo visionado) en los planos largos (edificios, cementerios, escenarios, interiores...). Una película norteamericana (EE.UU.) ambientada en Norteamérica (Méjico), donde ha trabajado mucha mucha gente, y ha sido dedicada a las personas que ya no están (ver el final tras los créditos). "Recuérdame y viviré para siempre". Raúl Cabral. https://www.filmaffinity.com/es/film893369.html
    pepalvarez
    pepalvarez

    Sigue sus publicaciones 277 usuarios Lee sus 68 críticas

    4,5
    Publicada el 7 de abril de 2018
    Después de muchas películas Disney que me han llegado al corazón, llega una nueva joya de Disney Pixar. Coco es quizás la mejor película del año para mí.Equiparable a Toy Story 3, a buscando Nemo, A la bella y la bestia, y a muchas más. Lo que la hace especial a coco quizá sea la música y como revisita el tema de la muerte para un público joven y no tan joven.
    carrastoll
    carrastoll

    Sigue sus publicaciones 124 usuarios Lee sus 49 críticas

    5,0
    Publicada el 8 de diciembre de 2017
    Pixar acierta con esta apuesta sobre la cultura mejicana. Creo que es una película que le gusta a los niños y a los mayores. La sala estaba llena y no me extraña. Hay hasta un guiño a Apple y Steve Jobs, a ver si lo encuentras?
    Kuki O
    Kuki O

    Sigue sus publicaciones 31 usuarios Lee sus 35 críticas

    4,5
    Publicada el 13 de diciembre de 2017
    Gran mensaje. pixar se sale de los papeles y realiza un trabajo sobresaliente. visualmente extraordinaria y musica que te envuelve y emociona.coco no se convertira en.un clasico. pero si en imprescindible.
    Marc C.
    Marc C.

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 9 críticas

    5,0
    Publicada el 2 de diciembre de 2017
    Creo que de las mejores de Pixar, la representación de la muerte, está muy bien lograda. Me recordó a mi niñez con el doblaje latino, especialmente su acento mexicano.
    cine
    Un visitante
    4,0
    Publicada el 20 de noviembre de 2017
    Aunque es una película un tanto sentimental, tengo que decir que me a gustado. Lo mejor el perro, lo que me reí con el fue cosa mala. La historia va de una familia que odia la música ya que un antepasado eligió ser músico a estar con su familia, pero no todo el niño de la familia decide hacerse músico en contra de la familia y decide competir en un campeonato que se organiza en la plaza del pueblo, cuando su abuela le rompe la guitarra busca la guitarra de su antepasado y cuando la toca es transportado al mundo de los muertos. Allí correrá aventuras para conocer a su tatarabuelo (el que les abandono) y poder salir de allí para volver a reunirse con su familia en el mundo de los vivos.
    Pipe C.
    Pipe C.

    Sigue sus publicaciones 4081 usuarios Lee sus 160 críticas

    4,0
    Publicada el 12 de marzo de 2018
    Nunca antes la muerte había estado tan viva. Miguel, un pequeño aspirante a músico, corretea por coloridos callejones mexicanos con folclóricas variedades de calzados fabricados a mano por su familia, la cual considera al negocio zapatero como desempeño absoluto de cada congénere de generación en generación. Tristemente, sus sueños se verán interrumpidos por la arraigada aversión de su familia por cual mínima melodía provenga de un instrumento; la música ha quedado radicalmente abolida como consecuencia de un fatal evento del pasado. Confundido, rebosante de proyectos para el futuro y peligrosamente encolerizado ante las exigencias de su familia, Miguel se involucrara en una fantástica aventura, impresionantemente profunda, a contrarreloj por los festivos paisajes de una enigmática segunda dimensión, una en donde residen los seres fallecidos, aquellos que permanecen semi-vivos gracias a las memorias de los humanos vivos. Sin remordimiento alguno se podría afirmar que la última gran apuesta de Walt Disney Animation Studios y Pixar Animation Studios tuvo lugar casi un año atrás con “Moana” de Ron Clements y John Musker, pasando por alto el irregular debut direccional de Brian Fee en pleno verano con “Cars 3”. Cuasi 365 días de espera provocaron que las expectativas por ver la nueva idea original del perfeccionista estudio se potenciaran sin paro, y a medida que se iban dejando libres mínimos detalles de la obra, las exigencias crecían desproporcionalmente. Está de más decir que al dejar la barra en un nivel bastante alto, las expectativas abrazan un difícil rango de superación, los criterios para evaluar este trabajo audiovisual se endurecieron y aseveraron de forma tal que únicamente sería considerada realmente buena solo si satisface las necesidades del exigente asistente. Para contento de todos, la jugada más reciente de Disney dentro del género animado no simplemente cumple con las demandas ante un deslumbrante apartado visual, la mejor parte viene del carisma de sus personajes y la sustanciosa propuesta argumental que esta presta al debate. La animación por computadora alberga un sinfín de posibilidades genuinamente creativas. A través de los años, han pasado por miles de pantallas cientos de historias que reflejan la diversidad de ideas y pensamientos que pueden ser extraídos de una mente humana. Dentro del interminable catálogo de oportunidades cinematográficas, el vasto abanico de culturas globales brilla por calidad en el apartado visual y pese a que el estudio ha intentado circunscribir la mayoría de sus filmes en entornos americanos, también da rienda suelta a los guionistas, dando como resultado pequeñas joyas como “Mulan”, “Aladdin” y ahora “Coco”. El oscarizado Lee Unkrich y el ganador de un Seattle Film Critics Award Adrian Molina parecen afianzarse como los reyes de la animación actual pues, a través de la “hipotética” desigualdad de años trabajando en el campo, han logrado, de un modo llanamente magnifico, sintetizar las características con mayor sensibilidad y afinidad de sus trabajos previos para emplearlas en una codirección verosímil que permite al filme ser lo que es. De igual manera, es sobresaliente el importante papel que jugó el esbozo de la historia general para el éxito de la idea, en la cual se pueden detectar respetuosos y frescos paralelismos con referencia a determinados aspectos funcionales presentes en obras pasadas tales como: la representación de independencia imposiblemente completa de “Finding Nemo”, la superación de un hándicap especifico de manera graciosamente dinámica de “Monsters, Inc”, y desde luego el más perceptible, un emotivo y severo mensaje final que compagina agriamente con la realidad de “Toy Story 3”. Adicional a los anteriores dos directores-guionistas, nombres de la talla de Jason Katz y Matthew Aldrich relucen por su prestigio y reconocimiento en la empresa en los créditos de escritura, dejando como resultado una mezcla Aldrich-Molina que provoca el funcionamiento correcto del potente guion literal. Englobar o sintetizar los buenos mensajes que la película expele de par en par es una tarea imposible, dado que alecciona acorde a cómo los hechos van sucediendo, no obstante, sí se pueden notar edificantes consejos orientados hacia la persecución imparable de una meta, la responsabilidad que esto requiere, el amor por y hacia la familia, el recordatorio de que el mal existe aun así esté permanezca bajo un perfil afable, la probidad, la humildad, el poder de la bondad y por supuesto, la muerte. Este último, a ojo de todos, es el eje argumental con el que el filme consigue traspasar barreras, siendo a la vez, el que más complejidad encerraba. Aunque con el arribo de las ideologías modernas y, por ende, la relegación de las costumbres más tradicionales este fenómeno ha presentado una baja considerable, a lo largo de los años, se ha ido gestando una lista negra de temas de importancia máxima y tratamiento delicado, unos que nadie se arriesga a tratar, una serie de asuntos que, por diferentes razones, se mantienen bajo un veto invisible pero practicable dentro de las historias de los grandes estudios, los cuales prefieren soslayarlos debido a lo lábil y peligroso que supondría un paso en falso; tabús o no, estas materias significarían para cualquier estudio productor una osada tesitura de “apuesta todo o pierde todo”. La homosexualidad, las divisiones políticas, los atentados o acontecimientos trágicos, coyunturas sociales, lenguaje mordaz, violencia explícita, la eutanasia, el suicidio o el asesinato componen una larga lista de la cual no se habla, sin embargo, si para un adulto resulta realmente engorroso digerir filmes de esta índole, es entendible que la mente de un pequeño no resistiría ni la mitad de eso. No obstante, en el caso de esta cinta animada, la muerte, un tema abiertamente polarizante en la actualidad, se ha topado con un tratamiento delicadamente inteligente con el fin de plasmar, de manera fantástica, la verdad que esconde la perdida de algún ser querido, usando accesibles analogías que levantan un trabajo propositivamente único. Entorno a esta, la película entera se desplaza con holgura entre situaciones de dramatismo sentimental y comicidad de origen circunstancial que logran, dentro de todo ese contexto irreal y esperanzador, reflejar la dura y pura realidad, apoyándose, con respeto, en la celebración idónea que encaja plenamente con el leitmotiv de la trama. Está claro que lo que facilita el buen resultado es el carisma y la particular esencia de la historia y sus personajes, ellos son peones que sirven de puente entre el mensaje y el espectador. Y es que además del fundamental rol de los guionistas, el peso subsiguiente caía en las aptitudes vocales de los actores, ellos debe trasmitir un conjunto de emociones y sensaciones a través del sonido, a través de su voz. Entre el aglomerado del reparto, al igual que del equipo, brillan nombres inequívocamente latinos, lo cual es su segundo gran punto fuerte: la apertura a una cultura de por sí menospreciada. Anthony Gonzalez, Benjamin Bratt, Jaime Camil, Ana Ofelia Murguía y el grande Gael García Bernal lideran la misión de poner en alto su tierra, sus tradiciones, sus voces, sus necesidades, y ahora es el tiempo ideal para que un trabajo como este, uno que tiene al territorio mexicano como centro de acción, llegue no solamente a las salas norteamericanas, sino a oídos de todo el mundo, como ejemplo de superación, amistad, unión; no es un secreto que entre país y país se han levantado muros hostiles, por el momento supuestos, sobre relaciones económicas, políticas y sociales; el “Make America Great Again” ha avivado un peligrosa llama de egocentrismo e intolerancia que pone en juego la vida de miles de inmigrantes, legales o ilegales, y aunque es una cuestión verdaderamente grave, es aplaudible que desde un ámbito artístico se empiecen a dar las primeras esperanzadoras estocadas para mandar abajo un muro de odio. Y “Coco”, aun cuando a simple vista su historia no tenga nada que ver con este embrollo, consigue traslucirse para levantar una pequeña pero agradecida critica. En síntesis, la película trabaja en muchos campos, contiene mensajes para todas las edades, cada espectador puede extraer lo que desee de una aventura que se consolida como el filme animado del año. Creativamente, el filme desempeña sus laborales de forma que exhibe la eximia calidad acostumbrada en las obras de Pixar. Sigue los patrones de introducción y desarrollo evidenciados en los trabajos previos, y aunque los más asiduos sientan repetitivo este modelo, siempre es estimable el esfuerzo por esquivar lo tradicional mediante historias que trascienden barreras narrativas, inequívocamente, a través de sus emocionales guiones. Siendo sus dos primeros actos un completo disfrute, el plato fuerte está reservado para el final pues “Coco” tiene el lujo de poseer el segundo clímax más emocionalmente perturbador y sentimentalmente dramático en un filme animado del siglo XXI, solo por detrás de, sin duda alguna, “Toy Story 3”. Es sobrecogedor el conjunto de emociones que trasmite a la audiencia un momento audiovisual tan glorioso, uno que ha quedado grabado en los anales del cine a fuego, uno que asegurara la presencia de pañuelos. Pese que para muchos puede sentirse anticlimático y brusco, este cierre compagina, perfectamente, con la atmosfera de la narración, poniendo en manifiesto la vigorosidad y longevidad que Disney continua manteniendo. El apartado visual es cuento aparte. Luego de una hermosa simpleza grafica proveniente de “Cars 3”, el estudio se remonta y decide volver a apostar por los paisajes puntillosamente cuidados, usando como herramientas colores brillantes, texturas vistosas y confecciones que dejaran absorto a más de uno, tal vez, sea eso por lo que muchos asistentes acuden a las salas con cada nuevo estreno, ellos están al tanto de las cotas de prolijidad y las exigencias laborales que la empresa retrata a través de sus interminables Magnum opus. Del mismo modo, el aspecto sonoro sobresale en contadas situaciones, sin embargo, en las que lo logra, lo hace de manera inmejorable. Aunque no consigue abrazar los niveles de memorabilidad de las melodías de Lin-Manuel Miranda para “Moana” o Randy Newman para “Toy Story”, el filme extrae lo que más puede de estas en los ensamblajes dramáticos, destacando indudablemente “Remember me” de Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, la cual acondiciona el momento emocional más poderoso del filme. “Coco” de Lee Unkrich y Adrian Molina condensa una amplia cantidad de extrañezas y tradicionalismos para el cine americano, convirtiéndose así en la obra audiovisual animada del año por excelencia. Esta disfrutable y profundamente emocional película tendrá cabida segura dentro de los más prestigiosos premios cinematográficos, sin embargo, más allá de recaudaciones o galardones, sus creadores deben sentirse plenamente afortunados de que su filme se haya hecho un espacio en las cabezas y corazones de millones y millones de personas, quizás, del mismo modo que sucedió conmigo. Podemos respirar tranquilos, las películas de Disney siguen significando pilares de aprendizaje para el crecimiento de muchos.
    Josecar1975
    Josecar1975

    Sigue sus publicaciones 4 usuarios Lee sus 14 críticas

    4,0
    Publicada el 2 de marzo de 2018
    Muy bonita película con unos colores y dibujos realmente preciosos.Refleja de forma muy humana la cultura popular mexicana.Llena de sensibilidad y amor por los seres queridos.Realmente una película para disfrutar con la familia.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top