Mi SensaCine
The Voices
Nota media
3,3
26 notas incluyendo 4 críticas
0% (0 crítica)
25% (1 crítica)
50% (2 críticas)
0% (0 crítica)
0% (0 crítica)
25% (1 crítica)
¿Tu opinión sobre The Voices ?

4 críticas de usuarios

Maite G.
Maite G.

Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

0,5
Publicada el 23/12/15
Pésima no lo siguiente, pensaba que era buena por los actores que había, pero por favor no malgastes vuestro tiempo como lo he echo yo en ver este tipo de películas. ..penosa
Peppe A.
Peppe A.

Sigue sus publicaciones Lee sus 4 críticas

4,0
Publicada el 7/9/15
The Voices/Las Voces ( Marjane Satrapi)2015 Las Voces es una propuesta de comedia negra, algo mucho mas fresco y mas original comparando con los blockbuster del verano que muchos ya estamos cansados, creo que es un buen momento de apostar por las historias que en las secuencias exageradas de acción y mal ejecutadas, en esta película vemos actuar a Ryan Reynolds que recientemente lo hemos visto en películas independientes como en Cautiva de Atom Egoyan y La dama de Oro de Simon Curtis, en las voces hasta ahora para mi es su mejor actuación, ¿De que va? el argumento es sencillo cuenta la historia de Jerry un joven solitario, con un pasado algo atormentado y con una enfermedad Psiquiátrica que le provoca escuchar voces en su cabeza, entre estas voces están las de su perro y su gato ambos con personalidades opuestas, representan el bien y el mal al ritmo de la trama nos va desarrollando este personaje que nos hace sentir varias emociones, con unos tintes coloridos al estilo Almodovar que combinan con una armonía en la pantalla, escenas que te llevan de la risa a la incomodidad,de la comedia al horror, en resumen es una película disfrutable, aunque no sea una obra maestra, sin embargo es de las películas que después de ver siguen en mi cabeza así que prepárate para descubrir las perversidades del ser humano, para incomodarte con las escenas Gore, descubre la fantasiosa mente de un asesino serial ademas de reír de un humor muy negro.
Lourdes L.
Lourdes L.

Sigue sus publicaciones 44 usuarios Lee sus 899 críticas

3,0
Publicada el 14/3/15
Hazlo/no lo hagas, será divertido/no está bien..., y lo curioso es que ni siquiera decido yo sino, un irrefrenable impulso que se alimenta sólo...,"estar sólo en el mundo es el origen de todo sufrimiento pero, tú no estás sólo Jerrry". Entrar en la mente perturbada de un psicópata, de su peculiar lectura de los hechos, de su delicada e inestable percepción de la realidad, observar el mundo maravilloso que su enferma mente le muestra a sus engañosos ojos, tener al gato endemoniado y al perro angelical constantemente en pleno debate en su cabeza sobre el bien y el mal, la tentación de don Bigotes felino/la prudencia de Bosco canino, martirio incesante que sus hombros soportan mientras lee su mágica existencia con una dulce ensoñación en tonos rosas, perfecto anclaje que oculta la verdadera maldad que las pastillas le muestran, belleza surrealista de su propio engaño que le pinta la dulzura y excelencia de su andadura con una atractiva presentación ideal de cuento mágico cuyo protagonista es feliz ante la alegría emocional de su caminar. Marjane Satrapi, con habilidad y arte, te va introduciendo, poco a poco, en la fotografía artística que su desquiciado titular dibuja para sí, una supervivencia coloreada, libre de remordimientos, con voces alternativas que acosan su razón y que le hacen dudar de su dilema presente, un niño loco con manos de adulto asesino que avanza con la ingenuidad de toda su pueril inocencia pero, deja el rastro de una perversa obsesión que no consigue acallar, que no puede evitar seguir, que no sabe fingir, que no puede frenar ante tanta presión seductora que las inagotables dicciones que oyen sus retumbantes oídos le causan en su agobiado corazón, sutileza de gran estilo estético para introducirte, con la inspección del portador del cuchillo, en una vida de alucinación y delirio, acomodada a las demandas desquiciadas de quien escucha a sus amigos imaginarios y odio a sus consejeros humanos. Fantástica la actuación de Ryan Reynolds como amable demente encantador, genial su introducción y porte en el traje de un enajenado perdido que vislumbra gotas de su temporal raciocinio, ingenuo aunque culpable, de alma solitaria que es obediente a lo que le mandan, criatura grande que se piensa el príncipe enamorado de su propio relato/fábula pero resulta ser la malvada bruja/ogro feroz que aniquila, estropea y arruina ese bello final tan buscado y deseado. En tono de comedia ácida, peligrosa, de psicología interesante no vas a reír a carcajadas, pero vas a disfrutar de lo que tu mirada cabal no puede recrear, esa quimera que tu cuerda razón no es capaz de figurar ni sospechar por moverse en el aburrido mundo de las premisas, la dialéctica y la lógica, una candidez irónica de conocimiento prohibido para la mayoría, combinación de Dr. Dolittle y Norman Bates, que tira más a lo psicótico que a la gracia, perversidad de muestra ocurrente y suculenta en este viaje caótico para una mente enferma e irracional, sadismo violento de gracia macabra de quien es culpable de hecho/inocente de pensamiento, hiriente por lo que desvela/maravillosa por cómo lo plantea, sabrosa en su recorrido del edén al infierno, paseo por un cielo maldito de fingida pureza mancillada por un realismo que destapa lo deleznable de su portador. Gusta y apetece por su peculiar planteamiento, deliciosos pictogramas, espléndida interpretación, cautivadora seguida, humor neurótico, psicosis lunática, depravación terrorífica de permanente sonrisa y curiosa incursión en su viaje tórrido, tortuoso azote de fisgona apreciación que enlaza la cordura con la brutalidad, la barbarie con la comicidad, la demencia con la perplejidad de un cariño no entendido que guarda sorpresas trágicas en su interior, exquisitez luciférica que explota con ingenio la impotencia confusa de no saber convivir con los demás ni con uno mismo pues, el atropello de habla que colapsa su autopista anímica no le permiten pensar, decidir ni razonar. Disfruta de esta credulidad incrédula, niñez inmaculada de escondido diablo que no prevee las consecuencias de sus actos, retrato simpático de una cándida alma endémica de sorpresa ambivalente ofrecida con carisma, agudeza y chispa; es fácil hacerlo, no alcanza su cumbre máxima pero llega a buen nivel. Posdata: lástima que esta linda esquizofrenia no mostrara más de ambos lados y, únicamente, se concentrara en la enajenación de su lado más salvaje. "¿Escuchas voces Jerry?...ummm, ¿voces?, nooo, sólo la suya".
Gerardo M.
Gerardo M.

Sigue sus publicaciones 26 usuarios Lee sus 134 críticas

3,0
Publicada el 6/3/15
Jerry, retrato de un perturbado Jerry es un ser retraído, pero posee una mirada ingenua y un aspecto amable. Su jefe le llama para comunicarle lo contento que está con su labor en la sección de embalaje y envío en la fábrica de accesorios de baño en la que trabaja, y para encomendarle una importante misión que asentará su posición en la empresa y en la sociedad: organizar la fiesta de la compañía junto a unos compañeros de trabajo. Será en una reunión donde conozca a Fiona, de Contabilidad, y el amor que sentirá por ella será instantáneo. Jerry vive con su gato Mr. Whiskers y su perro Bosco, a los que no duda en contarles lo entusiasmado que está con su nueva tarea. Y ellos, por supuesto, le responden. Así da comienzo “The Voices”, la nueva película de la realizadora Marjane Satrapi, en el que es su salto al cine estadounidense. Una propuesta que desprende pura comedia negra, desenfadada, digna del esperpento del gran John Waters, aunque salvando las distancias con este. Es el retrato luminoso y colorista de un perturbado que tiene en sus propias mascotas las encarnaciones del bien y del mal y que tiñe su propia realidad de forzados tonos pastel. La nueva película de la directora de “Persépolis” es tan kitsch como las mariposas que revolotean alrededor de la angelical Gemma Arterton, tan rosácea como los uniformes de empresa del protagonista, y tan imposible de clasificar como esos créditos finales rendidos al musical esperpéntico. Su envoltorio es tan ingenuo y acaramelado que es importante verla sin sentido alguno de la vergüenza, despojándose de todo tipo de prejuicio y teniendo menos sentido del ridículo que ese Ryan Reynolds rendido sin tapujos a un personaje que le brinda una de las mejores recreaciones de su carrera. Porque ver esta naif cinta con miedo al ridículo es perder el tiempo. “The Voices” exige un salto de fe por parte del espectador, y por ello no es recomendable para todo tipo de público. Unos verán en ella una tontería enorme que no se sostiene en ninguna de sus vertientes. Otros, los que logren no sentir vergüenza ajena viéndola, encontrarán en ella ya sea un divertimento o una genialidad. Pero para todos lo que quedará es el retrato de un perturbado teñido de rosa, cuya realidad circundante, sin sus pastillas, se vuelve roja como la sangre. A favor: Ryan Reynolds, y su toque naif En contra: para más de uno puede resultar muy ridícula
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios
Back to Top