Mi SensaCine
    Paraíso: Esperanza
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Paraíso: Esperanza

    El fin de la adolescencia

    por Eulàlia Iglesias

    'Paraíso: Esperanza' es la película de Ulrich Seidl que menos parece de Ulrich Seidl. La tercera entrega de la trilogía 'Paraíso' vuelve a tener a una mujer de protagonista: Melanie, una adolescente hija de la señora de 'Amor' y sobrina del personaje principal de 'Fe'. Mientras su madre practica el turismo sexual en Kenya, Melanie es internada en un centro para jóvenes con problemas de peso. Como en los dos títulos anteriores, Seidl cuenta con todos los ingredientes para ofrecer uno de sus retratos grotescos de la Austria contemporánea, otra incursión en el reverso esperpéntico de la patria de Sisí emperatriz. Y también ofrece su mirada irónica a un sistema de valores deformado: aquí la esperanza del título se encuentra depositada en unos jóvenes encerrados en una institución y sometidos a una disciplina férrea para combatir la obesidad. Esos cuadros frontales marca de la casa en la puesta en escena de Seidl que enmarcan la supuesta anormalidad de sus personajes se centran aquí precisamente en mostrar lo absurdo de unas normas y entrenamientos a los que se somete a los chicos más por mero ejercicio de la autoridad que no por su eficacia. Así, el ejercicio de la disciplina por la disciplina es uno de los temas de 'Paraíso: Esperanza', aunque no deviene el central, al contrario de lo que sucede con las prácticas de neocolonialismo en 'Paraíso: amor' o la convivencia de nuevas y viejas formas de integrismo religioso en 'Paraíso: Fe'.

    La sucesión de cuadros que retratan la rutina disciplinaria en 'Paraíso: Esperanza' también sirven de contexto para la emergencia de las formas de rebeldía juvenil que quiebran esta inercia del orden. En un momento de la película vemos como las periódicas revisiones médicas a las que acude la protagonista para controlar su peso se convierten en un progresivo flirteo entre adolescente y hombre maduro. Estamos ante una película de Ulrich Seidl, y una teme que el asunto se desborde hacia el abuso a menores con la celulitis cobrando un protagonismo importante. Sin embargo, el austríaco esquiva esta tentación y en cambio 'Paraíso: Esperanza' deriva en una muy reivindicable obra sobre el paso de la juventud a la madurez donde el desengaño amoroso se convierte en el peaje a pagar por el tránsito. Seidl da muestras de una inesperada sensibilidad a la hora de captar las inquietudes de una muchacha adolescente, la compleja relación con el propio cuerpo incluida, de manera que, al contrario de lo que sucede con la protagonista de 'Paraíso: Fe',  Melanie sobrevive como personaje más allá del arquetipo y de la sumisión al concepto del film.


    A favor: Melanie Lentz y la escena de las dos amigas en la discoteca.

    En contra: Que el hecho de que resulte menos impactante que las dos anteriores juegue en su contra.

    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top