Mi SensaCine
    Alma salvaje
    Nota media
    3,6
    50 notas incluyendo 7 críticas
    14% (1 crítica)
    14% (1 crítica)
    14% (1 crítica)
    43% (3 críticas)
    14% (1 crítica)
    0% (0 crítica)
    ¿Tu opinión sobre Alma salvaje ?

    7 críticas de usuarios

    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 54 usuarios Lee sus 920 críticas

    2,5
    Publicada el 7 de febrero de 2015
    "Alma salvaje", si no lo pongo en duda sólo que, ¡aquí mucho no te enteras! ¿Por dónde comienzo a escribir, qué vale la pena mencionar si es que hay algo que destacar que merezca el tiempo, papel y pluma empleados -soy una clásica que se resiste lo que puede a las nuevas tecnologías- en una historia vendida como gloria fantástica de delicia exquisita y dónde, a la media hora ya me estaba confirmando yo misma, con anticipación no desmentida, la decepción y anonadada visión de un relato que apenas despierta interés ni vocación alguna por seguir a esta mujer en su cruzada personal? ¿Qué se murió tu madre, pilar de tu vida, y entraste en un proceso destructivo de sexo con cualquiera y drogas por doquier?, ¿qué necesitabas un proyecto, meta de esforzado cumplimiento, para demostrar tu valía, solidez y aguante? Si esa teoría es genial, sabrosa y apetecible, de consumo expectante y gustoso en su proyección venidera sólo que, este viaje ha resultado ser un camino de mirada desganada y compañía poco motivante/apenas suculenta donde, aparte de observar los flashbacks, que por lo menos ofrecen información llevadera que te despierta momentáneamente de tu inevitable sonmolencia y adormecida atención para, irremediablemente, recaer en ella de nuevo una vez vuelve la sosaina de su andadura reflejada, no hay mucho que ver, apreciar o contar, ni siquiera una bella fotografía de hermosos y atractivos silencios e impactantes profundos sentimientos. Transmite dejadez, aburrimiento e indiferencia pues, a tan logrado reto de la protagonista, le han olvidado insuflar pasión, fuerza, garra, atrevimiento, osadía, emoción, salsa, ritmo, energía..., es decir, que el guionista debería haberse bebido una lata de red bull o coca cola para no escribir, con tal pasividad y desdén, lo que debió ser a todas luces pura adrenalina de coraje y valentía en la respetada y esmerada superación de los miedos y fantasmas personales, aquí transformada en rutina cansina sin pizca de gracia, atrape o estímulo que impidan y eviten tu desconexión, alejamiento y distancia segura y cantada que, aparecen ya pronto sin poder evitarlo ni tampoco quererlo ni pretenderlo. Todas las nominaciones a premios que se quiera, todos ellos merecidos, mérito y consideraciones, todas las que se quiera, a su excelente interpretación para Reese Witherspoon pero, párate de contar ya que, habrá sido un papel maravilloso y magnífico de beneficios dispares para la oscarizada actriz pero, el espectador permanece aislado, separado y sin intervenir en una excursión que apenas deja muestras de su aguda dureza, ardua resistencia, consistente empeño, loable compañerismo, devota paz hallada y penetrantes sentimientos descubiertos que te cambian la vida y fortalecen tu espíritu. Son muchas las películas que han retratado estas historias de superación de una crisis personal, de identidad, búsqueda de uno mismo y de las ganas e ilusión por la vida y su magnificencia, descubrir los tesoros que oculta la tierra, el cosmos y su soberbia y distinguida creación de elegancia y majestuosidad al alcance sólo de los que se curran una aventura de desgaste, emotividad, compensación y logro supremo, casi todas ellas han resuelto, con facilidad pasmosa y eficiencia agradecida, el arte de plasmar la delicia del viaje emprendido, reflejo de tan meritoria hazaña, sus espectaculares paisajes e impresiones cautivadoras que se agitan e inquietan sin control ni stop durante dicho trayecto, la armonía, pacto y compenetración naturaleza/persona cuya gloria anímica no tiene precio ni parangón, orgullo y respeto de un/a consigo mismo/a, calma placentera de disfrute latente, nervio de superación que nadie ni nada vence, descanso del alma/saneamiento del cuerpo..., ésta no pasa por ser su mejor ejemplo ni reflejo, más bien excursión de fin de semana por romper rutina y cambiar de costumbre a ver qué sale. Me sobreviene una melodía de Joan Manuel Serrat que rememora versos de...,"Caminante son tus huellas el camino y nada más, caminante no hay camino se hace camino al andar, al andar se hace el camino y, al volver la vista atrás, se ve la senda que unca se ha de volver a pisar, caminante no hay camino sino estelas en la mar..."; está claro que Antonio Machado supo captar como nadie, ¡no digo ya -ironía para quien no lo pille- Jean-Marc Vallée y su sosegada representación!, la brillantez, voluntad, resistencia y constancia de mover un pie, que le siga el otro hermano de recorrido y crear un merecido y ferreo andar, de sintonía alegre, cuya fatiga se alivia gracias a ese espíritu indomable que no desfallece ni muere ante las complicaciones, los agravios y las dañinas circunstancias que azotan y hieren, la próxima vez ¡vente a hacer el camino de Santiago!, ¡yo me divertí mucho más!
    Luis R.
    Luis R.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 4 de junio de 2015
    intensa y pausada. Stunning & expecting... Cúmulo de contrastes satisfactorios durante toda la película.
    Gerardo M.
    Gerardo M.

    Sigue sus publicaciones 27 usuarios Lee sus 152 críticas

    2,0
    Publicada el 28 de enero de 2015
    Viaje a ninguna parte La peregrinación como camino hacia el autodescubrimiento. El cine ya ha abordado la temática del viaje existencial, el que emprende una persona en busca de sí misma. Desde “All is Lost” hasta la incomprendida “La playa”, pasando por una recomendación española, “The Way”, que tenía el Camino de Santiago como uno de sus grandes protagonistas. Lo nuevo de Jean Marc Vallée, que hace poco más de un año daba el salto al cine que disfruta recibiendo premios hollywoodienses con la loable “Dallas Buyers Club”, va en esa línea argumental. Para analizar “Wild”, se podría partir de dos líneas que definen al film y que constituyen sus dos vías principales. En primer lugar, el buenísimo trabajo que realiza Reese Witherspoon en la que supone, de lejos, su mejor interpretación desde que ganase el Oscar hace casi una década, si bien en todo este tiempo se ha preocupado más por hacer caja que por recordarnos lo buena actriz que es. La intérprete, como su propio personaje en la ficción, carga con buena parte del peso de la cinta a sus espaldas, y lo hace con convicción, dejándose la piel por el camino. Y en segundo lugar, está el viaje de redención personal que su personaje emprende, una traslación a la pantalla del que emprendió Cheryl Strayed en la vida real, todo un icono de la literatura estadounidense. Una travesía por la América inhóspita que para ella supuso dejar atrás su yo salvaje, ése que venía de una tumultuosa existencia desde una pérdida familiar irreparable que la llevó a coquetear con las drogas y acostarse con cualquiera que se encontrase a su paso. Es precisamente en esta segunda vertiente donde la propuesta de Vallée no encuentra el sendero correcto hacia su destino, que no debería ser otro que el de convertirse en una experiencia vital incluso para el espectador. De hecho, intrigan más los flashbacks que el cineasta disemina a lo largo del recorrido de su protagonista y el montaje no lineal de los mismos, que obliga al espectador a ordenarlos mentalmente y rellenar los huecos que queden por llenar, que el viaje en sí mismo. Su referente directo e inmediato sería “Into the wild”, donde Sean Penn conseguía a través de una encomiable poesía visual que la odisea de Christopher McCandless se volviese emotiva y evocadora para el público. Aquí eso no se consigue, no hay un ápice de emoción, no existe un solo plano con el que te quedes maravillado, pese a la acertada dirección del canadiense y el buen hacer de su actriz protagonista. El libro de Strayed es todo un referente en la sociedad norteamericana. Los que lo han leído lo describen como toda una experiencia vital, como una obra aleccionadora e inspiradora. La adaptación al cine de sus memorias debía convertirse en una aventura fascinante y emocionante. “Wild” no es una aventura. Ni siquiera es fascinante ni emocionante. Es un viaje hacia ninguna parte para acabar con una vida de miseria. Y si todos los viajes de este tipo van a ser como éste, es mejor quedarse en casa. A favor: Reese Witherspoon y los flashbacks En contra: no llega a ser la aleccionadora e inspiradora odisea existencial que pretende
    Beatriz López Velasco
    Beatriz López Velasco

    Sigue sus publicaciones 43 usuarios Lee sus 465 críticas

    3,5
    Publicada el 21 de septiembre de 2015
    De nuevo Jean-Marc Vallée, el director de Dallas buyers club, se aventura con un drama biográfico, esta vez basado en el libro de memorias autobiográfico (Wild: From lost to found on the Pacific Crest trail) escrito por Cheryl Strayed en 2012 donde relata su extraordinaria experiencia personal. Una película que destaca por la fuerza de sus dos actrices protagonistas, Reese Witherspoon y Laura Dern, la belleza de la fotografía y una buena dirección. En junio de 1995, después de la muerte de su madre, de su divorcio y de un comportamiento irresponsable y destructivo, Cheryl Strayed sale de Minneapolis (Minnesota) con la idea de recorrer en solitario unas 1.100 millas de las 2.650 que forman el sendero Macizo del Pacífico (Pacific Crest trail) que va desde México a Canadá, como una forma de descubrimiento personal, de curarse a sí misma y de dejar atrás su turbulento pasado. La ruta le servirá para reflexionar sobre su infancia, sus recuerdos y la relación con las personas que tenía más próximas. La propia Reese Witherspoon anunció al poco de publicarse la novela que iba a comprar los derechos para una adaptación cinematográfica y así lo hizo a través de su productora, Pacific Standard, que ya tenían preparado el guion del novelista Nick Hornby (Alta fidelidad) cuando contactaron con Jean-Marc Vallée para que se encargara de la dirección. Un proyecto en el que Witherspoon se ha volcado y el resultado ha sido altamente satisfactorio pues ha sabido captar todos los matices de desesperación, frustración y dolor que requiere el personaje. La inexperiencia como senderista, la desesperación, la soledad, el dolor físico y mental junto a breves momentos de alegría y libertad para mostrar un relato creíble y lleno de verdad. Todo el peso de la narración lo lleva, magníficamente bien, Reese Witherspoon en una de sus mejores actuaciones, si no la mejor, ya que ha sabido poner en el personaje la mezcla perfecta de valor y vulnerabilidad. Una tierna y brillante Laura Dern se encarga de interpretar a la madre de Cheryl, un personaje que iremos conociendo a través de distintos flashbacks. Las dos recibieron numerosas nominaciones y premios por sus actuaciones, incluidas sendas nominaciones a los Premios Oscar, aunque ninguna de las dos consiguió ganar. Alma salvaje relata una experiencia muy particular con gran maestría que hace que se sienta universal gracias al respeto con que es tratada. Unos bellos paisajes y la impresionante actuación central de Reese Witherspoon la hacen doblemente recomendable.
    KritikalCoffee
    KritikalCoffee

    Sigue sus publicaciones Lee sus 4 críticas

    4,5
    Publicada el 24 de agosto de 2017
    una película de esas que te dejan en el sitio donde puedes comprobar que la libertad es una base especial de un ser humano . donde puedes vivir tus aventuras sin sentir el miedo ni dependencia entre mucha gente sientes que la libertad es un bien común que tienes que proteger a toda costa . solamente comprueba con la película que lo que digo es de verdad . no esperes mas y sabrás que tengo razón en todo .
    Toni P.
    Toni P.

    Sigue sus publicaciones Lee sus 6 críticas

    1,5
    Publicada el 4 de febrero de 2015
    Me parece una película clásica existencialista. Hasta la primera hora , presentable; pero después se torna en malos modos, palabrotas,blasfemias,escenas de sexo innecesarias,etc.Supone una exaltación a un feminismo rancio, sin más miras, olvidando la dignidad de la persona y su trascendencia personal. SUSPENSO. Aunque el inicio del guión me pareció bueno.
    Francisco Jesus V.
    Francisco Jesus V.

    Sigue sus publicaciones Lee sus 17 críticas

    2,5
    Publicada el 10 de mayo de 2015
    Desde el sofá de casa... Película protagonizada por Reese Witherspoon que narra una caminata de casi 2000 km a pie. Personalmente me ha decepcionado. Cuenta como realiza esa andadura con la intención de encontrarse a si misma y enterrar a un yo anterior. Diferente, con unos paisajes espectaculares, que intercala visiones y vivencias de su vida mientras realiza su andadura, una película que me ha dejado un sabor de boca amargo. Me esperaba mas. Aunque si vas a verla armate de paciencia, y si eres de los que hacen el cambio no de Santiago lo mismo te sientes identificado
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top