Mi SensaCine
    Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)
    Nota media
    3,6
    565 notas incluyendo 55 críticas
    18% (10 críticas)
    44% (24 críticas)
    15% (8 críticas)
    11% (6 críticas)
    4% (2 críticas)
    9% (5 críticas)
    ¿Tu opinión sobre Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) ?

    55 críticas de usuarios

    La Taverna del Mastí
    La Taverna del Mastí

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 72 críticas

    4,5
    Publicada el 15 de enero de 2015
    EL INCONMENSURABLE RESURGIR DE MICHAEL KEATON O (EL RETRATO DEL MUNDO 'HOLLYWOODIENSE' DE IÑÁRRITU Hace bastante tiempo que una película no me daba tantos quebraderos de cabeza para realizar su correspondiente crítica, ya que el filme que nos concierne, "Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)", es una auténtica rareza inclasificable. Tengo que confesarlo, y que me perdonen los críticos de cine especializados y grandes aficionados al séptimo arte en general, pero las primeras obras de Alejandro González Iñárritu; es decir, tanto "Amores perros" (2000) como "21 gramos" (2003), me chirriaron bastante. Puede que sea debido a una mera cuestión de gustos, supongo (¿que se yo?); sin embargo, sea como fuere, con ese embrutecido estilo no he podido conectar nunca. Así que con lo expuesto, me atrevería a afirmar que desde que Iñáritu aterrizara en el "Blockbuster", estilizando el estilo, y si lo deseas, comercializándolo... ha conseguido que éste pequeño crítico de cine local que está intentando escribiros cuatro palabras sobre la película en cuestión, conecte con el gran talento que atesora este gran director, y buena prueba de ello han sido la notable "Babel" (2006), o ésta que nos abarca. Ya que cómo iba diciendo antes, "Birdman", es una rareza inclasificable, un experimento, una especie de 'blockbuster' de arte y ensayo ejecutado de forma brillante y muy inteligente. Con "Birdman", el señor Iñárritu nos trae la historia de un actor, que después de hacerse famoso interpretando a un célebre superhéroe, trata de darle un nuevo rumbo a su vida, intentando recuperar a su familia y prepararse para el estreno de una obra teatral en Broadway que él mismo ha escrito, dirige y protagoniza. Es posible que no hubiera otro actor más idóneo y capacitado para llevarlo a cabo que Michael Keaton, ya que sin lugar a dudas, está confeccionado a su medida, a su imagen y semejanza, habiendo paralelismos más que evidentes con la vida real de Keaton y el actor que da vida en el filme; ya que ambos interpretaron a principios de los noventa a un superhéroe que le hiciera famoso, llámese "B-at-MAN" = "B-ird-MAN" (lo he escrito así para que evidencie la semejanza de ambos títulos); además, Keaton en la vida real protagonizó las dos primeras entregas del superhéroe murciélago, con "Batman" (Tim Burton, 1989) y "Batman vuelve" (Tim Burton, 1992), siendo el 1992 el año en el cual Keaton abandonaría el personaje, el mismo que se menciona en la película como el fin de la saga, precisamente de la tercera (y ficticia) "Birdman 3", la misma de la que cuelga su imperante póster en la pared de su camerino; asimismo, los dos superhéroes son una especie de 'pájaros' que vuelan, aunque en "Birdman" sirve como metáfora perfecta, ya que tanto a Keaton como su alter ego protagonista de este filme, les 'cortaron las alas' tras abandonar las correspondientes sagas superheroicas. De hecho, tras despojarse del traje del murciélago negro, Keaton se ha pasado muchos años "vagabundeando" entre personajes en subproductos mediocres de tres al cuarto, y esa recuperación de las alas (aunque sea de forma metafórica y experimental), ha conseguido que el actor estadounidense se eleve como el ave fénix, con una actuación superlativa, exprimiendo todo su enorme talento, aquel que escondía en su más recóndito interior, y nos mostrara en la década de los noventa con títulos como el antes citado de "Batman", "Bitelchús" (Tim Burton, 1988) o "Jackie Brown" (Quentin Tarantino, 1997), por citar algunas. El genial director mexicano nos expone la vida de este actor de una forma espectacular, filmada como un plano secuencia continuo, dándole una factura técnica impresionante, con una fotografía y montaje de órdago. La cámara se cuela libremente entre bambalinas, siguiendo a unos y otros, mostrándonos con lujo de detalles los entresijos del teatro, y todos los que trabajan en él. Aparte de su técnica cinematográfica, el guión es magnífico, sin concesiones, atizando de forma sutil e inteligente al mundo del espectáculo; y aparte de Keaton, el resto del elenco actoral está espléndido, el cual se puede destacar a Edward Norton, Naomi Watts, Emma Stone, y un sorprendente Zach Galifianakis, que se aleja de los roles cómicos habituales. En conclusión, (y ahí van mi retahíla de etiquetas para calificar el filme), "Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)" es sin duda la cumbre de su director, Alejandro González Iñárritu. Un excelente y virtuoso drama vestido de comedia negruzca, que sirve de redención perfecta para Michael Keaton, y que transcenderá a los anales de la historia del celuloide, como uno de los ejercicios de estilo más originales y estimulantes realizados en mucho, mucho tiempo.
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 51 usuarios Lee sus 920 críticas

    3,5
    Publicada el 11 de enero de 2015
    Como presenciar el delicado y sutil momento de la creación artística de Sabina, Calamaro, Manolo García..., y tantos otros artistas en su composición e inspiración de tan hermosas y bellas melodías y las majestuosas letras que inundan sus canciones. Actores interpretándose a si mismos, en las tablas de un decorado, en bambalinas, en sus vidas personales, en las relaciones entre ellos, en sus miedos, fracasos, temores, ilusiones, esperanzas, frustraciones, sueños, añoranzas, obsesiones..., todo por el desespero de sacar una obra adelante, por superar toda traumática situación previa a su llegada al estreno, por el aplauso del público, el respeto de la prensa, por no perder más de lo necesario esa demencia latente que ronda cual tentador diablo y que estropea, anula y rompe toda la labor, esfuerzo y empeño previos a su estallido emocional y crisis frenética. Broadway, el teatro, volver a la escena, hipotecar la vida por esa última oportunidad, nervios, caos, ambición, desmadre y un jurado que paga la entrada y ofrece su sentencia dictatorial, benigna o maligna, sea lo que sea los dados han sido echados y la partida está en marcha, catástrofe personal de provecho mediático, excesos y desquicios de portada y titular beneficioso, producir arte o, al menos, intentarlo, opiniones que clausuran obras, reseñas que las elevan a los cielos, todo un circo de payasos, fieras, domadores y equilibristas dirigido sin control, con daños colaterales y con torpe audacia para un espectáculo que se quiebra a cada paso que da para continuar entero a pesar de todo pues, como ya dejó escrito y cantado Freddie Mercury "The show mus go on". Un soberbio y fantástico Michael Keaton que respira humanidad, dolor, incredulidad, la sobredosis de la carga del error y el lamento de equivocación tras nuevo y reiterativo desastre con maestría, serenidad, enorme entereza y lustrosa genialidad artística, que refleja con seducción hipnotizada la locura y cordura de quien vive al límite de si mismo, de quien escapa y vuelve sobre su persona para estrellarse y volver a levantarse cuantas veces haga falta, con la sublime compañía de unos secundarios de lujo que remantan la excelencia de un grupo de actores impresionantes apoyados en un guión excepcional que destila pureza, grandiosidad, amargura y fascinación por cada exclusivo, sincero, verosímil y perfecto fotograma, la exquisitez lingüística es perceptible a cada palabra pronunciada y el impacto receptivo para tu absorbente alma penetra por unos agudos oídos pendientes de no perder ni un segundo gramatical de tanta escena fabulosa y doliente por su cautividad, vivencia y realidad emocional plasmada. Te sabrá a nada si no amas este despropósito de mundo creativo, siempre en la línea roja de desfallecer y morir o subir a los altares, si no enloqueces con esa adrenalina de vivir para ser otra persona, para devorar cada sentimiento y pasión escrita con talentosa tinta sobre frágil papel que llama y súplica para ser transformado y revivido en imagen portentosa que atrape la mirada del vidente y encandile a cada suspiro de su perturbable y mezquino carnal portador, un representante ocasional de vidas inventadas que adquieren sustancia gracias al maravilloso don de la interpretación, todo por la función, silencio que se abre el telón y los encarnados fantasmas van a hacer su aparición. Tragedia fructífera de la que obtener partido para volver a la cresta de una ola ya olvidada de uno, el difícil lugar de situarse cuando se ha perdido el rumbo y lo que queda es pura fobia al espejo que refleja una verdad tan cruel y amarga que poder saltar y volar es dulce enajenación que lleva al paraíso de nunca jamás/por siempre eterno donde volver a ser el rey que nunca se dejó de ser, una maravillosa mezcla de todos los ingredientes, previos a la apertura de puertas, combinados con fuerza, realismo, energía y replicante ruego de más, por favor, que hace la delicatessen de cualquier preciado admirador de solemne presente por el espléndido y maravilloso mundo del Séptimo Arte y todos sus hermanos y familiares de tan magnífica familia, un dulce de ensueño para Alejandro González Iñárritu que realiza una inteligente dirección en su sabia arquitectura de todos los elementos, para sentenciar lo que sin duda es, una película difícil de repetir, imitar, igualar y reseñar sin miedo a perderse por sus entramados y laberintos. Si no aprecias el talento de captar y mostrar, con sinceridad pasmosa y crueldad sentida, los entresijos de esta grandiosa, espeluznante, feroz y catastrófica industria, mejor no la empieces pues dirás esa frase tan socorrida para quien ha ido de oídas aconsejadas a un evento...,¡pues no era para tanto!..., y así es, sólo es el almacén y cuarto trastero de la fábrica de sueños que luego vemos sobre el escenario o en hermosa pantalla, otra cosa es que sólo te interese la parte completa y compuesta que se muestra en plató tras comprar el ticket y pases del interés y atractivo de los telemanejes, líos, ocurrencias y subterfugios que tienen cabida en el backstage y en sus días previos, que no sea de tu apetencia el making of de esta talentosa obra, lo cual no quita para reconocer que "Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)" es merecedora de un digno aplauso y su, con creces, galardonado Tony de teatro, el Oscar del mundo del cine todavía no ha dictado sentencia, a esperar que se levante el telón y empiece el espectáculo ¡de nuevo!
    Redrumcine
    Redrumcine

    Sigue sus publicaciones 4 usuarios Lee sus 64 críticas

    4,5
    Publicada el 14 de marzo de 2015
    He de admitir que he visto Birdman después de que haya vuelto a remontar el vuelo tras los Oscar conseguidos. Debo admitir que en un principio me daba pereza ir a verla ya que tenía la sensación de que no sería una película que me gustaría. Debo admitir que las críticas de amigos míos la ponían muy mal. Una vez vista debo decir que es buena, bastante buena, pero entiendo que haya gente a la que no le guste o le resulte angustiosa o le cause dolor de cabeza ya que resulta muy intensa. No es una película comercial, pero está muy bien hecha, muy bien trabajada, dirigida y sobre todo muy bien interpretada por todos sus actores. Birdman, dirigida por Alenjandro González Inárritu y protagonizada de manera sublime por Michael Keaton, Zach Galifianakis, Edward Norton, Emma Stone y Naomi Whatts entre muchos otros, es una refelxión sobre la caida en el olvido de los actores que en su día fueron dioses, celebridades, la búsqueda de las segundas oportunidades y de los intentos de cual ave Fénix resurgir de sus cenizas ante las siguientes generaciones de actores que viene pisando fuerte y acaparan todo el interés. No es una película del montón, de las que pasen desapercibidas. Eternos, imposibles e inacabables planos secuencia (rodado del tirón sin cortes ni descansos) que no dejan descansar ni dan un solo respiro al espectador, como y he dicho casi angustiantes, con una actividad constante que nos lleva por un laberíntico backstage de un teatro y nunca llegas a ubicarte del todo en donde demonios estás, sensación con la que acompañas a los protagonistas. Alejandro juega con los tiempos, con los personajes y con un ir y venir de situaciones extrañas, inverosímiles, jugando con lo real e irreal y nunca sabes si lo que ocurre es cierto o es una alocada alucinación del protagonista. La constante música de percusión de fondo, que junto al ya mencionado plano secuencia, pueden llegar a volver loco a más de un espectador pero consigue su propósito de ponernos en la situación de estrés de los protagonistas en el preestreno y estreno de una obra de teatro en la que ponen toda la carne en el asador. Por todo ello recomiendo que se vea aun a pesar del peligro de que no guste, pero si no se ve nunca se sabrá. Es un atrevido y original proyecto, con un montaje poco habitual que merece ser alabado.
    serbli
    serbli

    Sigue sus publicaciones 12 usuarios Lee sus 129 críticas

    4,0
    Publicada el 13 de enero de 2015
    Cierto es que la dirección me parece magnífica y que decir de la interpretación. Lo de Michael Keaton me parece soberbio y lo de Naomi Watts o Edward Norton espectacular. Me ha gustado pero quizás iba con las expectativas demasiado altas. Quizás me esperaba algo menos explorado, bastante más oscuro y a la vez cómico. Conclusión: actuaciones para recordar y un trailer que enseña demasiado. spoiler: De los escasos 5 minutos de "Birdman" al final de la película lo importante ya sale en el trailer.
    AAAvoito
    AAAvoito

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 31 críticas

    4,0
    Publicada el 29 de enero de 2015
    Está muy bien pero también es bastante peculiar. Sales del cine sin saber bien lo que has visto pero tampoco sientes haber perdido ni el dinero ni el tiempo. La interpretación de los actores es muy buena y creo que, por todo, por esa comida de cabeza y los actores, merece ser vista y bien valorada
    JOSE72
    JOSE72

    Sigue sus publicaciones 17 usuarios Lee sus 184 críticas

    4,0
    Publicada el 18 de marzo de 2015
    Pese a parecer una especie de versión actualizada de “All that jazz” (Empieza el espectáculo) este “Birdman” resulta una de las películas más originales de los últimos años, con un Michael Keaton en seguramente el mejor papel de su carrera no sabemos si se homenajea a él y su Batman o a Robert Downey Jr. y su también sobresaliente y no suficientemente reconocido trabajo como Tony Stark y lo que debe ser para un actor buscar el equilibrio entre el reconocimiento del público mayoritario y el reconocimiento de los críticos y colegas pedantes del Broadway neoyorkino, sea como fuere lo cierto es que como sucediera con la película de 1979 de Bob Fosse te acabas metiendo en un mundo totalmente ajeno como es el de los escenarios del teatro americano y acabas simpatizando por un personaje también totalmente ajeno, estresante y seguramente un poco mala gente en un ambiente surrealista y casi mágico…….esa Magia que es lo que debe sentirse cuando vas al Cine…………….destacar los secundarios, desde el insoportable Norton, al laborioso productor y hasta esa chica de ojos “raros” como es Emma Stone que aquí reconozco que es la primera vez que me fijo en ella, también está el trabajo del Director que aquí aporta ese toque personal que marca la diferencia, con esa Música y esos planos secuencia que hacen casi redonda la función, lástima el epílogo final totalmente innecesario, hubiera quedado mejor el final dramático total........
    Paola B.
    Paola B.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    4,0
    Publicada el 9 de marzo de 2015
    Siendo una película con prácticamente el mismo set todo el tiempo, los diálogos son bien interesantes, sobre todo cuando muestran a una persona en todos sus estados de ánimo... y es que en realidad así somos en nuestra vida! a veces bipolares, felices, tristes, histéricos, inseguros, ansiosos, hirientes hasta con nosotros mismos... eso hace de esta película una buena película. quien piense que es aburridor, bienvenido a la vida, porque la vida también es en muchas ocasiones aburrida, incluso incoherente. Interesante de igual manera ver la lucha de una persona por seguir siendo alguien importante cuando está en decadencia de su carrera, quien no se ha sentido así, sin ser necesariamente famoso?
    vacafrisona
    vacafrisona

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus 33 críticas

    0,5
    Publicada el 18 de enero de 2015
    Pelicula sobrevalorada por los nombres del director y reparto. Lucimiento personal con aires egocéntricos de los actores sin mas sentido para el espectador.
    Carlos V.
    Carlos V.

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 11 de marzo de 2015
    Obra maestra tan real como la vida misma, emociones al limite de la locura, brillando todos los actores a gran altura, cine, teatro dentro del cine, puro arte.
    Jesús V.
    Jesús V.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    2,0
    Publicada el 20 de agosto de 2015
    Floja, lenta, aburrida, cuando la ves llegas a la conclusión de que con Cisne Negro habías tenido bastante...
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top