Mi SensaCine
    Barcelona, noche de verano
    Críticas
    1,5
    Mala
    Barcelona, noche de verano

    Seis historias y un cometa

    por Quim Casas

    A partir de una canción de Joan Dausà surge una de las historias de Barcelona, nit d’estiu, aquella en la que varios amigos se reúnen para cenar mientras uno de ellos, el que interpreta el mismo Dausà, poniéndose en tercera persona en relación a su canción, espera reencontrarse con la chica que ama pero con la que no está.



      Es una de las seis historias de amor y desamor, de encuentro y desencuentro (a veces de reencuentro), que conforman el debut de Dani de la Orden. El ramillete de situaciones, problemas, enfrentamientos, equívocos y reconciliaciones es todo lo amplio que cabía esperar: una pareja afectada por un embarazo no previsto, un futbolista recién fichado por el Barça y su amante, una chica acompañada de su novio que se topa en la calle con el amor de su vida, dos amigos que rivalizan por los encantos de una chica extranjera…



      Hay algo en el filme de la estética de "Arròs covat", y no en vano Dausà pone voz al protagonista de esta serie de animación de Juanjo Sáez y Kike Mailló, realizador de la misma, ha colaborado en la producción final de Barcelona, nit d’estiu junto a Andreu Buenafuente. Así que es una película de buen rollo, qué duda cabe, en la que aparecen todos esos lugares barceloneses que se supone deben frecuentarse para ser algo cool (de la librería La Central a la sala Apolo), en la que hay fiestas joviales pero también agentes de futbolistas medio-homofóbicos, bonitas estampas urbanas y agrias discusiones. Todo concentrado en una noche de verano –que no es muy original: Sueno de una noche de verano, Sonrisas de una noche de verano, La comedia sexual de una noche de verano o la Noche de verano también barcelonesa de Jorge Grau– y durante las horas previas al paso de un cometa –también existe materia sobre el tema: Los días del cometa, una lejana producción de Gerardo Herrero de 1989.



      Los personajes, esbozando ya la línea recta hacia la treintena, algunos mucho más jóvenes aún (lo que diferencia generacionalmente la película del Love Actually de Richard Curtis, que sería el modelo narrativo a seguir), son algo estúpidos al empezar las historias. A medida que avanza el metraje mejoran porque, simplemente, parecen madurar ante los hechos y las confrontaciones. Así es el filme: le cuesta madurar, le cuesta crecer, parte de una premisa muy pequeña y quiere comerse el mundo antes de tiempo.


    A favor: Que termina bastante mejor de cómo empieza.


    En contra: El escaso interés del grueso de los personajes y las situaciones a las que se enfrentan.

    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top