Mi SensaCine
Ida
Nota media
3,4
46 notas incluyendo 3 críticas
33% (1 crítica)
33% (1 crítica)
33% (1 crítica)
0% (0 crítica)
0% (0 crítica)
0% (0 crítica)
Tu opinión sobre Ida ?

3 críticas de usuarios

CARLOS C.

Sigue sus publicaciones 0 usuario Lee sus 3 críticas

5,0Obra maestra
Publicada el 3/8/16

Muy recomendable, aunque no es para todos los gustos. Sutil, austera, con una fotografía en blanco y negro que cuida el encuadre y matiza la luz de cada plano. Las dos interpretaciones femeninas respiran verdad de principio a fin.

Carlos A.

Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 22 críticas

4,5Imprescindible
Publicada el 2/3/15

Imaginemos una gran piedra de mármol blanco: las gubias, trépanos y cinceles dispuestos sobre la mesa de trabajo del escultor. Primero unos golpes rápidos y certeros para el desbastado de la piedra. Vienen luego los surcos de gran extensión que dejan entrever el volumen y la sombra. La escultura va tomando forma. El monocromo lo establece la luz y las sombras proyectadas que van cobrando vida. Como remate: el alisado, el lucido, la depuración absoluta. La obra de arte surge finalmente como un advenimiento mágico y metafísico. Contemplando la majestuosidad fotográfica que Pawlikowski y sus directores de fotografía, Ryszard Lenczewski y Lukasz Zal, consiguieron, uno se imagina que cada plano de “Ida” es una escultura que forma parte de un retablo excepcional. Y no es un ejempaplastadaslo exagerado, la fotografía de “Ida” es de una belleza hipnótica. Pero es que además, no existe contrasentido entre el drama argumental y la imagen sublime, la simbiosis funciona a la perfección. El aire que se establece en la mayor parte de los planos, donde las protagonistas ocupan el tercio inferior del encuadre, refuerza el carácter subjetivo de cada una de ellas. Ida vive aprisionada bajo su creencia, su Dios gravita permanentemente sobre ella. Wanda, aplastada por su pasado, por sus remordimientos, por su falta de esperanza. La cámara establece una marcada distancia con los protagonistas, como si no quisiera acceder a la vida interior de sus personajes. Esta propuesta sugerente precisa de la colaboración del espectador, dejando que sea nuestra propia imaginación la que complete los pensamientos más íntimos de las dos mujeres. La joven novicia ha vivido siempre aislada del mundo. Pura, inocente, virginal. Es el suyo un viaje de descubrimiento que pondrá a prueba su fe y su paz interior. Wanda en el contrapunto, la antítesis de Ida. Está de vuelta de todo, parece no importarle nada. Bebe en exceso y se acuesta con el hombre que más cerca esté de su última copa. Pero su actitud no responde a una forma premeditada de entender y vivir la vida, más bien es un salto al vacío: el remordimiento y la culpa la asfixian. A diferencia de su sobrina, no tiene un Dios en el que refugiarse, no hay redención ni esperanza. Leer toda la crítca:

Lourdes L.

Sigue sus publicaciones 40 usuarios Lee sus 894 críticas

3,0Entretenida
Publicada el 2/6/14

Austera, recatada, sobria..., seca, cortante..., inquietante serenidad que hiere al corazón, frialdad intimidante que congela la quietud espeluznante de los eternos y turbadores silencios, horrible y atroz ausencia de una calidez necesaria y vital, apagada mirada baja para un espléndido contexto en blanco y negro que trasluce un hipnótico y aterrador atractivo que hiere al corazón, espléndida fotografía que exhibe un proceder pausado y reprimido, contención asfixiante que electriza tu alma cautiva..., la obligada salida al exterior de una novicia que descubre una verdad que no buscaba y unas dudas que no necesitaba, realidad que llena toda la pantalla con un esplendor y una magnificencia nunca iluminada; abandono de la seguridad y confort de una rutina conocida que previene del dolor de los problemas de la vida y de las decepciones del día a día, nulidad de decisión que deja en manos de Dios oculta tras un hábito que esconde su pudorosa sexualidad ignorada. Brillantes y magníficas interpretaciones de sus dos exclusivas protagonistas más una dirección exquisita de planos estáticos bien delimitados y un potencial argumento que no necesita de grandes diálogos pues se nutre de la imponente presencia de dos personajes cuyo cuerpo, joven-inocente-bonito/maduro-herido-castigado habla por sí solo. Corta en minutos, intensa en contenido no es apta para todos los públicos, sólo para encantados sufridores de una deliciosa paciencia, emotiva sensibilidad que se deja capturar por todas sus entrañas, que levanta todas las penas, compensa un mal día y revitaliza toda sonámbula actitud en el despertar a un mismo día diferente del amanecido; elígela con cuidado y apreciando lo ofrecido, magnífico tesoro que según las manos en las cuales caiga, sacará todo su valor u ocultará todo su atractivo. Te estás mirando las manos?

¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios
Back to Top