Nota películas
Mi SensaCine
    Kumiko, the Treasure Hunter
    Kumiko, the Treasure Hunter
    Fecha de estreno desconocida / 1h 45min / Drama
    Dirigida por David Zellner
    Reparto Rinko Kikuchi, David Zellner, Nathan Zellner
    País americana
    Usuarios
    2,9 4 notas incluyendo 2 críticas
    puntuar :
    0.5
    1
    1.5
    2
    2.5
    3
    3.5
    4
    4.5
    5
    ¡Quiero verla!

    Sinopsis

    Kumiko (Rinko Kikuchi, La leyenda del samurái, Tokio Blues) es una solitaria mujer japonesa que ve en una película de ficción que una bolsa con dinero está enterrada y  se encuentra perdida, ya que nadie sabe exactamente dónde está. Kumiko, en vez de pensar que es ficticio, llega a convencerse de que ese dinero existe de verdad. Así que, con un mapa del tesoro pobremente dibujado y muy poca preparación, la protagonista abandona su estructurada vida en Tokio y se embarca en una temeraria aventura a través de la jungla helada de Minnesota en busca de su mítica fortuna.


    Película dirigida por David Zellner (Goliath, Frontier). El reparto, encabezado por Kikuchi, lo completan actores como el propio David Zellner, que da vida al diputado Caldwell, o Nathan Zellner (Kid-Thing, Radio Free Steve), que interpreta a Robert.

    Distribuidora -
    Ver especificaciones técnicas
    Año de producción 2014
    Tipo de película Largometraje
    Anécdotas 2 anécdotas
    Presupuesto -
    Idiomas Inglés, Japonés
    Formato de producción -
    Color Color
    Formato audio -
    Formato de proyección -
    N° de Visado -
    Te recomendamos

    Actores y actrices

    Rinko Kikuchi
    Personaje : Kumiko
    David Zellner
    Personaje : Diputado Caldwell
    Nathan Zellner
    Personaje : Robert
    Takao Kinoshita
    Personaje : Dry Cleaning Clerk
    Reparto y Equipo técnico

    Crítica de usuarios

    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 32 usuarios Lee sus 101 críticas

    2,5
    Publicada el 26 de julio de 2015
    "La soledad es sólo un aislamiento elegante", elegancia que en ningún momento se pierde, aislamiento somnífero como bandera portada por la protagonista y soledad, mucha soledad de quien sólo se tiene a si misma y únicamente con ella encaja. Qué importantes son las formas, maneras y gestos, el habla sin palabras, la comunicación de los silencios, eterna prolongación de un ser de esencia cautivadora desapercibida para la mayoría, ...
    Leer más
    rarteagasf
    rarteagasf

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus 17 críticas

    4,0
    Publicada el 7 de mayo de 2016
    La primera parte es en japonés subtitulada, pero hablan poco. Es una película extraña, aunque muy interesante.
    2 Crítica de usuarios

    Fotos

    Secretos de rodaje

    Festivales de cine

    La película participó en el Festival de Sundance del año 2014.

    Juntos de nuevo

    David Zellner ya ha había dirigido con anterioridad a Nathan Zellner en las películas Goliath y Frontier.

    Noticias

    David y Nathan Zellner, homenajeados en el Americana Film Fest 2019
    NOTICIAS - Indie
    jueves, 14 de febrero de 2019
    David Zellner, director de 'Kumiko, La Cazadora de Tesoros': "No podíamos dejar ir esta historia"
    NOTICIAS - Entrevistas
    miércoles, 20 de enero de 2016
    La película forma parte de la programación del especial '10 días de Sundance' que se emitirá del 22 al 31 de enero en Sundance...

    Si te gusta esta película, te recomendamos:

    Ver más películas recomendadas

    Comentarios

    • Lourdes L.
      "La soledad es sólo un aislamiento elegante", elegancia que en ningún momento se pierde, aislamiento somnífero como bandera portada por la protagonista y soledad, mucha soledad de quien sólo se tiene a si misma y únicamente con ella encaja.Qué importantes son las formas, maneras y gestos, el habla sin palabras, la comunicación de los silencios, eterna prolongación de un ser de esencia cautivadora desapercibida para la mayoría, fascinante caperucita de rojo original que escribe y vive su propia fantasía ideal, espléndida fotografía de contrastes magníficos que absorben la vista, hipnotizan la curiosidad, pesadez rutinaria de sonambulismo andante donde el catatónico espíritu, pobre y mustio, es el rey..., y todas las alabanzas que se quieran para la presente cinta pero, honestamente, ¡me has matado!, ¡deshecho todo mi ánimo!, ¡arruinado todo mi entusiasmo!, aniquilado toda la inicial esperanza de atractiva oferta por tu peculiar paradigma, fantástica escenificación, loable recreación de la fuerza y poder de perseguir los sueños y despertar de la perpetua mímesis, de andar esa exclusiva ruta en la que sólo uno cree, coraje, valentía y proyecto de ser, no simplemente estar pero, ¿no debes alimentar algo más que mi mirada?, ¿preocuparte por el resto de los sentidos con la misma meticulosa intensidad?, ¿que no se queden varados y aislados a la espera de alcanzar la misma plenitud que su hermana ocular?Esperaba su visión con ansia, anhelo y devoción de encontrar un estimado personaje cuya compañía y viaje presuponía todo un gozo novedoso de esmerado deleite, esa adorable rareza que sucumbe a toda tu lógica, que atrapa tu indagación y a la que es un placer delicado y sutil descubrir e investigar; en su lugar, toda la sincera ilusión, en palabras escritas más arriba, ha sido socavada por la desgana y el desdén tras los 50 primeros minutos cuando tras su presentación, sintonía y gusto éste se desvanece al no hallar mayor apetencia ni motivación pues, es mucho más interesante la primera parte en Japón, con sus preparativos, dudas y miedos de dar el paso o zambullirse plenamente en esa cotidianidad que asfixia y repele, que su posterior entrada en América y progreso hacia su objetivo, que no se compensa ni contrarresta por ese simbolismo visual de impacto sobrecogedor, pues la inapetencia y anorexia ya han hecho mella y es difícil recuperar el apetito y la gana para tal ocasión.Se da la extraña sensación de estar de acuerdo con todos los soberbios halagos y críticas sublimes referidas a la misma, no obstante al mismo tiempo, no puedes evitar esa resignación emocional, cuyo fervor y creencia de inicio a derivado en sentimiento insípido e insulso; sosa e inerte resulta esta fábula bien planteada, de espionaje apetecible por su diferencia respecto lo acostumbrado, que se convierte en indiferencia respecto la aventura pues, llegado el momento, parece más una broma filosófica, de gag muy hermosa, sobre el fin de la existencia con ¡poco más!No quiero destrozarla, ni vapulearla, ni herirla pero ¿qué hago con mi inesperada herida de fatiga y desinterés?, ¿con mi brusca e inesperada desolación?Insociable, intratable, misántropa por convicción, embarcada en una noria indeseable, oculta para todos, por la que deambula sin ton ni son, sólo una cosa la mantiene en pie con la esperanza de figurar y ser feliz, la caza de ese tesoro que Fargo esconde y que los hermanos Coen convirtieron en maravillosa obra de arte cinematográfica, ¿no suena fascinante, apetecible, sabroso?, ¿delirante, osado, extraño?, ¿toda una espectacular aventura a exhibir, desmenuzar y degustar?, pues aquí quedo perpleja de asombro ante la afrenta sentida, la ignominia vivida pues no hay mayor golpe y devastación que anular la ilusión y matar la esperanza.Espléndida Rinko Kikuchi como única intérprete, riqueza direccional de buenas intenciones y portentoso argumento para David Zellner pero, Kumiko ¿no deberían arroparte con mayor labor y contenido?, ¿con tueste más rico y suculento en su volumen y espacio?Una sorpresa encontrarte, interrogante fascinación escogerte, desaborido hallazgo encontrar la respuesta a dicha inquieta cuestión, pues tenías mayor condimento y exquisitez en la incógnita de la apertura, en esos solícitos ojos que con urgencia pedían brillar, que en toda tu oferta; entrar a conocerte, en tu rocambolesco y sugerente espíritu, no ha sido tan grato como esperaba.Rarezas, rarezas del mundo, rarezas de ti..., a veces el silencio convoca algarabías, parodias de coraje, espejismos de duende, fantasías de existencia, jolgorio de sentir sin necesidad de oír pero..., otras veces es solamente silencio, maleante mudez, ardua melancolía, afónico desamparo, soledad insalvable, un desierto sin oasis, una tristeza que gotea..., fuego silenciado ante tanta rareza.¿Arrepentida?, no. ¿Decepcionada?, sí.lulupalomitasrojas.blogspot.co...
    Mostrar comentarios
    Back to Top