Mi SensaCine
La dama de oro
Tráilers y Vídeos Reparto Críticas de usuarios Críticas de Medios Crítica de SensaCine Fotos
Banda sonora Anécdotas Taquilla Películas recomendadas Noticias
Críticas
3,0
Entretenida
La dama de oro

Arte en el juzgado

por
Una pierde ya la cuenta en cuanto a biopics protagonizados por Helen Mirren se trata: de la pensadora y escritora Ayn Rand a Alma Reville, la mujer de Alfred Hitchcock, sin olvidar sus roles como la reina Isabel II de Inglaterra, la esposa de Leo Tolstoi o la abogada de Phil Spector, Mirren ha conseguido lo que pocos intérpretes tratan de alcanzar cuando se embarcan en una cinta biográfica, otorgar una digna entereza a sus papeles basados en personas reales y no caer en la caricatura. En La dama de oro vuelve a lograrlo, esta vez en la piel de María Altmann, descendiente de la familia vienesa Bloch-Bauer embarcada en una lucha judicial por recuperar el retrato que Gustav Klimt realizó de su tía Adèle, expoliado por los nazis y que hasta 2006 colgaba en las paredes del Museo Belvedere de la capital austríaca.


Así, Mirren despliega su talento como actriz incluso en una cinta que peca de rutinaria y poco imaginativa (dirige Simon Curtis), pero menos inocua de lo que a simple vista podría parecer. En la película se subraya en distintas ocasiones que ni Altmann ni su abogado han emprendido todo ese proceso por motivos económicos, pero no esquiva la venganza como el principal motor que mueve a la protagonista: como ella, el retrato de Adèle abandonará Austria (¿para siempre?), traicionando por otra parte los deseos de su tía, y lejos de las manos de un estado que todavía no ha eliminado de su estructura a los malvados (no en vano presenta a la burocracia austríaca como unos desalmados que obstaculizan una y otra vez los deseos de la protagonista). Así, esta historia que se recrea en la lucha de una David (Altmann) contra un Goliat (Austria), apoyada por las leyes estadounidenses, en su papel de sempiterna salvaguarda de la justicia global, pone encima de la mesa una serie de cuestiones espinosas como a quién pertenece hoy en día el arte o si la restitución puede ayudar a construir lazos de perdón, pero ni las desarrolla ni ofrece un debate profundo para nada impertinente.


A favor: Aunque podría haberse ahondado más, el personaje de María Altmann es atractivo y contradictorio.

En contra: Los flashbacks hacia el pasado de la invasión nazi, a pesar de estar interpretados con solvencia por Tatiana Maslany (Orphan Black).
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

  • Hugo A.

    Aunque se trata de unos hechos relativamente recientes, y aunque hubo muchas otros parecidos, la historia de María Altmann y su lucha para conservar los recuerdos de la familia merecía ser conocida.”Hace unos años –ha dicho el realizador Simon Curtis a los medios canadienses coincidiendo con el estreno – vi Stealing Klimt ( ), un documental producido pro la BBC. Me quedé fascinado por la historia que describía, contada con las voces de quienes la vivieron, particularmente la de Maria Altmann.

  • Vanessa J.

    Me encantó!!!!!!

Mostrar comentarios
Back to Top