Nota películas
Mi SensaCine
    It Follows
    Nota media
    3,3
    104 notas incluyendo 17 críticas
    distribución de 17 críticas por nota
    1 crítica
    4 críticas
    5 críticas
    3 críticas
    3 críticas
    1 crítica
    ¿Tu opinión sobre It Follows ?

    17 críticas de usuarios

    Sergio T
    Sergio T

    Sigue sus publicaciones 732 usuarios Lee sus 104 críticas

    3,5
    Publicada el 12 de mayo de 2015
    Fue una verdadera sensación en el pasado festival de Sitges. De hecho, Estados Unidos la estrenó en marzo con tan solo 4 copias y fué tan brutal la acogida que llego a superar las 1.000 en pocos días. Por si a estas alturas alguien lo dudaba, ya se esta planteando la secuela. Una joven de 19 años nota como algo terrorífico la persigue desde que se acostó con un chico de su edad. Ahora ella tiene la maldición de algo tan perverso como inquietante. La película presume de tener unos momentos memorables que ponen los pelos de punta sin necesidad de grandes villanos. Ni fantasmas, ni asesinos, algo que no siente, ni piensa. Sólo te persigue, asusta y acojona. Acojona mucho. Si “Babadook” también presumía de ello y acabó convirtiéndose en un despropósito infumable, en “It follows” tenemos las escenas más espeluznantes y sobrecogedoras que hemos visto últimamente en el cine de terror moderno. Pero algo que puede ser una joya puede convertirse en su propia enemiga: no esperes ver una trama definida ni una historia que te atrape. Aquí el terror en lo simple es lo que juega a su favor. El resto, esperemos que se deje intuir más en las (supuestas) siguientes continuaciones. Que si van a llevar este ritmo tenebroso, esperemos sean muchas. Lo mejor: las figuras a las que temer. Lo peor: su horrorosa banda sonora.
    Juantfilms
    Juantfilms

    Sigue sus publicaciones 18155 usuarios Lee sus 343 críticas

    3,5
    Publicada el 31 de octubre de 2016
    Película de terror buena y diferente, con una historia potente, una fotografía excelente y una B.S.O. perfecta con un toque retro, a lo Carpenter, que genera momentos muy grandes de tensión, es una buena película excepto cuándo llega el final que es muy light, eso es lo único malo de la película, pero es una película que recomiendo 100%.
    Adolfo Garcia Gonzalez
    Adolfo Garcia Gonzalez

    Sigue sus publicaciones 21922 usuarios Lee sus 355 críticas

    2,0
    Publicada el 18 de noviembre de 2015
    ”Un guión totalmente diferente a lo visto hasta la fecha". La película la verdad que no te engancha hasta que no llevas mas de media película, luego si que empieza a cobrar interés pero se fastidia todo con un final muy pobre. (He de decir que es mi genero preferido).
    Gerardo M.
    Gerardo M.

    Sigue sus publicaciones 1311 usuarios Lee sus 134 críticas

    4,0
    Publicada el 7 de mayo de 2015
    El sexo puede matar Ya lo decía el personaje de Jamie Kennedy en la primera “Scream”, cuando enumeraba las reglas básicas para sobrevivir a toda buena película de terror: el sexo está prohibido. Todo aquel que lo practique recibirá una muerte cruel y dolorosa. El segundo trabajo tras la cámara de David Robert Mitchell lleva hasta el extremo esa premisa, y convierte el coito en un arma de múltiples filos, como la que se cobraba numerosas víctimas en Crystal Lake o el cine de Eli Roth. “It Follows” viene a ser un slasher psicológico, una película en la que el “asesino” te persigue y no descansa hasta dar contigo, le lleve el tiempo que le lleve alcanzarte. No reinventa las fórmulas del género, y en realidad todo en ella suena a ya visto, por mucho que intenten venderla como lo más transgresor que le ha ocurrido al terror en los últimos tiempos. Es puro cine oriental trasladado a un universo atemporal –no hay ordenadores, ni televisores modernos o teléfonos móviles, sólo un ebook con forma de concha nos devuelve al presente- regido por una serie de reglas, un ritmo y una atmósfera que rememoran ese cine de género modesto en el que el golpe de efecto se lograba a base de ingenio y saber hacer. Es decir, es como llevar “Ringu” al vecindario y la época del “Halloween” de John Carpenter. Y pese a sus muchas referencias, el cineasta consigue apropiarse de todas ellas y hacerlas propias. Porque posee grandes ideas y sabe cómo plasmarlas en pantalla con efectividad. Éste es el gran acierto de esta película, que te sirve algo ya masticado con una presentación alejada de los convencionalismos del terror contemporáneo. Tiene un sentido de la planificación de las escenas soberbio, en el que el travelling circular, el plano fijo y la estupenda banda sonora sirven como perfectos mecanismos para generar tensión, para que el espectador se remueva en su butaca y no olvide escenas como la de la silla de ruedas, o la del primer ataque en casa de esa “cosa” que persigue a la protagonista, una Maika Monroe que se convierte en otro de sus puntos positivos, y desde ya en toda una scream queen. Por supuesto, no es un trabajo perfecto. Por el camino se deja algunos agujeros gordos de guión –el plan final en la piscina, cogido con pinzas- y ciertos momentos efectistas que logran el susto fácil –la escena en casa del vecino, el ataque en el cobertizo de la playa- y que no encajan del todo con el clima general de la historia. Pero aún así se agradece este golpe en la mesa de un director a tener en cuenta, que demuestra que en el séptimo arte, aunque todo esté inventado, siempre se puede transgredir las normas. Ahora bien, nunca la de que el sexo puede matar, y de que la monogamia y la fidelidad son la salvación de la condenación eterna. Estamos avisados. A favor: Maika Monroe, la planificación de escenas, la banda sonora, su halo atemporal, lo bien que juega con sus referentes,… En contra: algunos escollos gordos de guión y ciertos momentos efectistas prescindibles
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 37720 usuarios Lee sus 920 críticas

    2,0
    Publicada el 2 de junio de 2015
    "Te sigue", pues haber si aparece de una vez ¡que me duermo! No soy fanática de las películas de terror, es un género que no me atrae en demasía pero, para una vez que me decido por ella, por temblar y precipitarme al oscuro túnel del más allá, de lo desconocido y alucinante..., ¡qué fraude!, ¡qué desilusión! pues ni he encontrado pánico, ni escalofrío ni temor; donde los demás describen "¡maravilla!", yo he vivido desinterés y ausencia. Me gustó la idea de miedo psicológico, pavor mental recordatorio de un tipo de cine olvidado que se quiere recuperar, no la típica historia de sangre por doquier y chillidos sin sentido ni perspicacia por todas partes, relatos absurdos de apariciones tontas que ni asustan ni amedrentan, algo excesivamente explotado y alentado, en desproporción cargante, en la actualidad -y ya hace algún tiempo- pero, sinceramente, tampoco deseaba aburrirme esperando la llegada del coco, del deseado mal el cual ¡una hora se hace esperar! La lentitud y serenidad de su comienzo, la sobriedad inicial de su andadura se convierten en su carga más pesada, lastre del chico del sexto sentido, aquí chica adolescente, pero que sigue repitiendo la misma frase "¡creo que veo muertos!", con esa pasividad espaciosa que se toma su tiempo pero que supone un observar callado, exiguo, poco absorbente, apenas inherente que no ayuda a su plácido consumo y gustoso sabor. Nutrientes poco sentidos o motivadores que sólo alcanzan cierta fuerza y consistencia en su tramo final, aprecio de los últimos 40 minutos que no compensan ni olvidan los 60 previos pues, aunque todos estemos de acuerdo en la genialidad del desenlace de aquel sentido tan magnificado, la verdad es que los otros hermanos sensitivos, en aquella ocasión -y como ocurre en ésta-, se desganaron y aburrieron ¡como un muermo! Misterio que se desvanece al no despertar curiosidad o anhelo por su descubrimiento, confirmada somnolencia que aquí deambula como perenne sospecha al acoso y acecho de hacerse realidad en cualquier momento, su calma, parsimonia, esquivez es de agradecer, se aplaude y admira pero necesito el sobresalto oportuno en el momento justo, temblor de cuando en cuando, pánico y horror por tandas, escalofrío y temor en abundancia a ser posible, ¡terror, maldita sea!, que es lo que busco y ¡por eso la elijo! La ilusión primeriza, de nerviosismo expectante, resumido en sentencia nítida y contundente..., "¡la espera me está matando!", se transforma en asesinato a traición, vil y apesadumbrado, sólo 10 minutos interesantes, de adrenalina pura, no dan para tapar la falta de vigor, fuerza y movimiento el resto del tiempo, rojo sangre entre agua plácida no impacta ni impresiona ni atrapa, sólo estropea un bonito azul claro que no tiene la culpa de nada y a quien nadie pregunta. Si la excusa es motivo pra acostarse unos con otros, sin cargo de conciencia y como acto de amistad e incondicional ayuda, no está mal la estrategia, como tragedia póstuma o presente por la cual tu cuerpo es abandonado por tu esencia y dejas de ser una persona, hay que seguir trabajando con más empeño y ahinco pues este espíritu tira del pelo, lanza objetos y camina como perro faldero devoto tras su dueña pero ¡poco más! El Azazel de Denzel Washington tenía más gracia y encanto a la hora de molestar y perturbar a la víctima y el vecindario ya que tenía la osadía de hacerlo ¡como Dios manda!, más el permiso, la ironía y la colaboración inestimable de un apetecible diablo que aquí, apenas se intuye, palpa o dejar ver. Insulsez en lugar de estallidos, aceleración voraz que se intercambia por anorexia sin freno no es lo ideal ya que arrastra consigo una inapetencia y despreocupación que ya puestos, ¡chica!, acuéstate con el primero que pase y ¡acaba con la tortura!, se trata de jugar al pillo-pillo, te la paso y ahora ¡eres tú el pringado!, de modo que cuántos más pringuen mejor si queremos que el encuentro sea divertido y entretenido porque, el espanto y la perversión están tan lejos que ya ¡son imposibles de alcanzar! Muchos aciertos y esperanzas, de deseado fruto dichoso, en su expectante inicio y gracias a una anacrónica imagen de dirección lograda, buena actriz protagonista y camino futurista a atravesar con valentía sólo que..., se pierde entre devaneos apáticos que no crean perspectiva, entusiasmo ni angustia. Certificando, de nuevo, que no soy ferviente admiradora de este tipo de relatos y género, y leyendo las favorables críticas que ensalzan y encumbran esta película como homenaje al buen cine de los 80, honestamente, ni ansiedad, ni pavor, ni angustia, ni desesperación, ni tormento..., más bien disgusto y contrariedad ya que tenía ganas de turbación, alarma, asombro..., de todo ello, y el asombro ha sido mío al visionarla sin emoción, alteración ni apenas roce. ¡No ha podido ser!, enhorabuena a los que hayan disfrutado de ella; yo me he quedado a dos velas, he estado a dos dedos, ¡otra vez será!..., me gusta pensar ingenuamente.
    davidgarcine
    davidgarcine

    Sigue sus publicaciones 23 usuarios Lee sus 83 críticas

    3,0
    Publicada el 18 de abril de 2020
    Tiene cosas bastante buenas, con guiños a 'Halloween' y al terror de los 80' pero tiene otras sin sentido que me dejan descolocado. No es mala pero desde luego no me parece la maravilla que dice mucha gente.
    La Taverna del Mastí
    La Taverna del Mastí

    Sigue sus publicaciones 160 usuarios Lee sus 72 críticas

    3,5
    Publicada el 3 de junio de 2015
    MIEDO A LO DESCONOCIDO!!! Generalmente, el cine y la literatura de horror se basan en el miedo a lo desconocido, ya que ese algo desconocido da miedo porque puede hacernos daño o condenarnos a sufrir de formas indescriptibles. El miedo trata de suscitarse afectando directamente a la emotividad del espectador o lector, que se identifica con los padecimientos o vivencias extremas de determinados personajes. En el cine, con el fin de reforzar la tensión y acrecentar el interés en la trama, suele recurrirse a la tétrica ambientación musical, la inestabilidad emocional de los personajes, y los paisajes oscuramente sugerentes... dando forma a lo que se conoce por terror psicológico, que tuvo su origen en los relatos del gran escritor Edgar Allan Poe. Con un presupuesto de solamente dos millones de dólares, un puñado de actores jóvenes y desconocidos, y bebiendo directamente de grandes clásicos del género de finales de los setenta y la década de los ochenta, el director David Robert Mitchell conforma esta modesta cinta de terror que nos concierne, titulada "It Follows", que utiliza el terror psicológico como principal baza para conformar una sencilla historia (aunque muy efectiva), de una chica joven que es acechada por una especie de fantasmas. Jay, de 18 años, tiene su primer encuentro sexual con su novio en la parte trasera de un coche. Tras el hecho, aparentemente inocente, la situación se pone algo tensa cuando su novio hace que ella se desmaye. Al despertar, el joven le explica que lo hizo para ahuyentar a una serie de espíritus que lo acosan. A partir de ese momento, es Jay quien sufrirá las consecuencias de ese acoso, encontrándose sumergida en visiones y pesadillas; teniendo la sensación de que alguien o algo la observa. Destaca de sobremanera una potente y atmosférica banda sonora compuesta por Disasterpeace, que contiene fuertes influencias a las propias realizadas por la banda de rock progresivo italiano Goblin (responsables de poner música a algunos clásicos de terror del maestro Dario Argento); asimismo, diversas escenas parecen sacadas del imprescindible clásico de John Carpenter, "La noche de Halloween", con el que comparte gran parte de su espíritu terrorífico, aunque cabe decir que también posee alma propia, no quedándose para nada en la mera copia. "It Follows" deja de lado los asesinatos sanguinolentos y los típicos sustos fáciles que tan de moda están en el caduco y deslavazado cine de terror actual... para potenciar ese miedo a lo desconocido, puro y clásico terror psicológico verdaderamente inquietante, que se ve representado en la mismísima muerte, aquella que avanza caminando despacio y que finalmente acaba llegando. Posiblemente le ha faltado un par de golpes de efecto y empaque a su premisa, que con un desenlace más trabajado hubiera redondeado mejor la propuesta; sin embargo y en lineas generales, es una notable cinta de horror, con una enrarecida atmósfera bastante inquietante y aterradora, realizada con inteligencia, gusto y buenas intenciones, que la convierten en la sensación del género de este año 2015.
    Charlie W.
    Charlie W.

    Sigue sus publicaciones 5 usuarios Lee sus 17 críticas

    2,5
    Publicada el 9 de junio de 2015
    El argumentario preñado de clichés y trilladas partituras que a lo largo de la historia el género de terror tanto en literatura como en el medio que nos ocupa, ha ido hilando en pos de ver cumplida esa obligada misión de hacer estremecer hasta al más osado de los espectadores; pierde eficacia en nuestros días principalmente por esta circunstancia. Pocos guionistas se atreven a salirse de ese “discurso oficial” casi obligado, y el cineasta inmerso en producciones de este tipo, deberá aferrarse a ese estándar terrorífico infestado de; vampiros, asesinos dementes, zombies, o figuras demoníacas que han de ser exorcizadas, que tanto y tan bien acongojaron a cinéfilos de antaño y que hoy en día aún mantiene en determinadas cintas su poder de hacernos saltar de la butaca. David Robert Mitchell se empapa a conciencia con respecto a lo que este tipo de films ha de hacer llegar al respetable: ni más ni menos que esa sensación de miedo, últimamente tan añorada, por esa cuestión antes mencionada de estándares tan manidos que difícilmente sorprenden a nadie. Y al susto con mayúsculas, es precisamente donde el director estadounidense pretende llegar con “It Follows”. En este caso al terror atmosférico, arriba Mitchell, eso sí, sin distanciarse muchos metros de ese argumentario sagrado aludido al principio que poco va a ayudar a aumentar las pulsaciones en el gallinero. En este caso, una presencia diabólica en forma de maldición transmitida a través del sexo, es la base donde se sustentará un relato embebido de las mieles de grandes congéneres, (mucho de la escuela de John Carpenter destila la cinta), acreedores en otros tiempos de merecidas ovaciones. Mitchell se guarda las espaldas con respecto a no ofrecer un film de mínimas garantías y cuida muy mucho, factores de especial relevancia, donde resaltan planos que filman el avance de malévolas criaturas salidas de la nada, persiguiendo despaciosamente a su víctima, creando una atmósfera casi onírica en la que contribuyen unos sintetizadores que preludian la próxima aparición espectral. Y es que es en la permanente amenaza y cómo sorpresivamente ésta hace acto de presencia, donde reside la base que cimenta la cinta. Una adecuada escenografía para que cualquier peligro campe a sus anchas, a través de calles semidesérticas, luces difuminadas, y unas fantasmagóricas apariciones, materializan el intento fallido, por otra parte, de inocularnos ese pretendido miedo, a la vez que acuñan las señas de identidad de “It Follows”, que aunque con buenas y sabias intenciones, no son suficiente argumento para tan grandes propósitos.
    Jose L.
    Jose L.

    Sigue sus publicaciones 4 usuarios Lee sus 15 críticas

    4,0
    Publicada el 20 de diciembre de 2017
    La típica peli de terror adolescente??? Sí, pero no. Me gusto mucho por lo que tiene de original. Un nuevo enfoque del terror. Algo parecido me paso cuando vi la version japonesa de "the ring". Como hacer una gran peli sin abusar de los efectos especiales...
    Baci T
    Baci T

    Sigue sus publicaciones 28771 usuarios Lee sus 643 críticas

    3,5
    Publicada el 1 de marzo de 2018
    Una estética a caballo entre los 70 y los 80, con toques de giallo y un guión bastante original, hacen de "It follows" una película con momentos de mucha tensión y aterradora diferente, aderezada con una banda sonora por momentos muy al estilo del maestro Carpenter
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top