Mi SensaCine
    La clase de esgrima
    Nota media
    3,2
    11 notas incluyendo 3 críticas
    0% (0 crítica)
    33% (1 crítica)
    33% (1 crítica)
    33% (1 crítica)
    0% (0 crítica)
    0% (0 crítica)
    ¿Tu opinión sobre La clase de esgrima ?

    3 críticas de usuarios

    LosIndiscretos
    LosIndiscretos

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus 17 críticas

    4,5
    Publicada el 23 de octubre de 2016
    Drama histórico y poético seleccionado entre los finalistas de los Globos de Oro, «The Fencer» cuenta la historia real de Endel Nelis, interpretado por el carismático Märt Avandi. Endel vuelve a su Estonia natal e intenta abrir un club de esgrima en un colegio, en un momento en el que la dominación soviética y la censura dominan el panorama. El aspecto histórico y los trajes de época dan encanto a una bella historia de amor que se instala en segundo plano. Pero, al contrario de lo que pueda pensarse, la verdadera historia de amor es la que se establece entre Endel y sus alumnos que, a través de la esgrima, encuentran un refugio común en el que olvidar el duro contexto en el que se encuentran. Y todo ello no habrá sido en vano pues ¡el club de esgrima sigue existiendo en la actualidad!
    Enrique H.
    Enrique H.

    Sigue sus publicaciones Lee sus 2 críticas

    3,5
    Publicada el 14 de febrero de 2017
    Entretenida, se deja ver. spoiler: Quizás el fiinal del torneo de esgrima un poco previsible y holliwoodiense.
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 50 usuarios Lee sus 920 críticas

    2,5
    Publicada el 16 de julio de 2016
    El precio de recuperar tu nombre. En la historia no hay sorpresas, conocido clásico otras veces narrado donde alguien, con problemas en el pasado, necesita un lugar donde esconderse y pasar desapercibido durante un tiempo; sólo que no logra su propósito pues destaca, llama la atención de quien no debe, se enamora, se hace con el cariño y respeto de unos niños a su cargo y recupera el valor de afrontar las consecuencias que se deriven de ese corrosivo fisgón al que ha enojado, por llevarle la contraria y ganarse la confianza de un amortajado pueblo, que levemente se alza, y que hará que toda la chusma y injusticia estatal recaigan sobre su persona. Una competición a la vista, la ilusión de sus pupilos y una inquietante vuelta a tierra peligrosa donde el tirador -the fencer- tiene todo que perder/mucho más que ganar, ese orgullo de volver a ser y estar donde se merece, sin temer las consecuencias, con valor de enfrentarse a ellas. El esgrima es el deporte motivo de confrontación, la deserción el pecado capital de una juventud forzada a alistarse sin excepción, las obligaciones patriotas la excusa que anula esa ansia y necesidad de alcanzar una vida normal, feliz y sana; un tapete de elementos tradicionales que siguen su curso de manera uniforme, sin sobresaltos, ni manipulación, ni imprevistos repentinos que alteren la resolución prevista de todo el cuadro pintado pero, con todo, su elegante realización, su austero ritmo, su sobriedad estética marcan la entrega de una atención gustosa cuyo interés, aún a sabiendas de cuales serán sus pasos, está contenta y satisfecha con lo entregado. “Un sentido preciso de la distancia”, llevado con delicadeza y suavidad, sensibilidad direccional para una historia verdadera, con su dosis de calidez, frialdad, traición y apoyo incondicional, sobre la creación de un club de esgrima que ha logrado varios títulos para Estonia, a lo largo de los años, y que aún sigue funcionando. Horribles vergüenzas, de un país amordazado, narradas con la tirantez de esas pocas palabras cuyos hechos ponen la piel de escarcha; sin ruido, ni agresividad, expresa esa ida al matadero concentrado de una prisión, cuyo fantasma planea sobre la esencia de unos ciudadanos asustados, heridos, pero supervivientes, que no se atreven a respirar fuerte por si molesta a alguien y les toca a ellos. Lucifer gubernamental inducido a través de la somnífera conducta pasiva de quien calla, traga y otorga ante el miedo de ser el siguiente; producción finlandesa, de corte moderado, para un patrón rígido, comprometido y sereno que reprime en sus ahogos y nervios pero, con discreción y dureza lo deja todo claro. Humana, contrae sus emociones, al tiempo que las vive con el vigor, valor y atrevimiento de ser oportunas, merecidas y necesarias. Es sencilla, parca y modesta en su narrativa, camina con solidez sin exceder en espacio y fotogramas, se observa con tranquilidad, se acepta con agrado; reposo sensitivo consciente de las emociones en juego, sin directrices engañosas compite con honestidad..., su mejor baza: la solvencia de una pulcritud en lo que cuenta y en cómo lo hace. Sin discurso político, sin lágrimas y sin despeinarse logra que oigas y sientas la historia y no te alejes de ella; muy válida. Lo mejor; la austeridad de su entrega. Lo peor; poca cizaña para la referida época. Nota 6,1
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top