Nota películas
Mi SensaCine
    Estiu 1993
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Estiu 1993

    Un caso para Supernanny

    por Manuel Piñón
    Ahora es más fácil. Vemos la vida secreta de los niños en documentales con cámara oculta, se imparten cursos de mindfulness en las actividades extraescolares y les enseñamos a colocar distintos colores en su emocionario. Incluso es común recurrir a gurús para afrontar transiciones traumáticas del pañal al calzoncillo, de la cuna a la cama, de los zapatos de tiras de velcro a los de cordones. Ahora. ¿Y hace no tanto? Con su oportunísima fecha titular, Verano 1993 recuerda lo que antes la ignorancia y la intuición provocaban en la crianza. Por no hablar de en todo lo demás. Enfermedades que no tenían nombre y prejuicios arraigados que no se podían nombrar son los actores sin crédito en esta historia de duelo y reparación.

    Verano 1993 - CartelContada con tremenda sutileza y cuidado –ay, pena de escena de la carnicería, la única que enturbia ligeramente la película–, Verano 1993 es la historia de una huérfana reciente, Frida, una niña de 6 años que todavía no entiende por qué su madre ya no está, su casa está vacía, y tiene que llamar mamá a la que era su tía, vivir en una masía y aprender la diferencia entre coles y lechugas. También a soltar un nudo que sus manos de lazada infantil no hicieron. No es fácil cuando los mismos adultos que la rodean tienen sus propios
    problemas para afrontar esta nueva realidad. Padres sustitutos por accidente, abuelos victimistas y culpabilizados, y en general mayores asustados como niños por el monstruo de lo desconocido. Sería un excelente caso para Supernanny, pero por estas fechas ella no tenía ni el BUP.

    Afortunadamente para Carla Simón, directora y guionista de una historia con más que resonancias autobiográficas, había referentes cinematográficos en los que apoyarse para esta deslumbrante opera prima. Sólo hay que invocar los fantasmas de Ana Torrent, los que inventaron para ella Carlos Saura en Cría Cuervos o Víctor Erice en El espíritu de la Colmena, pero también los de la pequeña Ponette, los niños perdidos en la multitud del cine de Kiarostami, y tantos otros que fueron protagonistas en un tiempo y lugar en el que
    podían pasar más inadvertidos.

    Tendrán que pasar todavía unos meses para saber si Verano 1993 es la película que marca el 2017. Y algún tiempo más para descubrir si a pesar de ser esta una historia tan íntimamente ligada a su directora, sigue albergando más de este nivel con las que consagrar la estimulante y personal filmografía que se le intuye. Para lo que no hace falta esperar es para confirmar que la pequeña Laia Artigas, una actriz que está muy bien enseñada o muy bien aprendida, ha dejado una escena, esa en la que recrea el juego de
    roles que tenía con su madre difunta, estremecedora, para la historia del cine español.

    A favor: Puede haber aparecido la directora más interesante del cine español de los últimos
    tiempos.

    En contra: Siendo una película tan sutil y delicada, cualquier cosa que se sale de esa línea
    desluce más de lo que sería normal. Si un actor no está en ese tono es fácil tomárselo como
    algo personal, una traición.






    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top