Mi SensaCine
    Christopher Robin
    Nota media
    3,8
    70 notas incluyendo 9 críticas
    11% (1 crítica)
    11% (1 crítica)
    67% (6 críticas)
    11% (1 crítica)
    0% (0 crítica)
    0% (0 crítica)
    ¿Tu opinión sobre Christopher Robin ?

    9 críticas de usuarios

    Reina B
    Reina B

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    4,0
    Si viste películas de pooh y sus amigos cuando niño está película te traerá un montón de recuerdos (:
    cine
    Un visitante
    3,0
    Fans de A.A. Las encantadoras historias de Milne sobre un oso trabajador y obsesionado con la miel llamado Winnie the Pooh y su pandilla de droogs que habitan en el bosque - Kanga y su hijo Roo, Conejo pragmático, búho sabio, Lechón ansioso, el burro de Eourore, el maníaco y posiblemente un dínamo adicto al Meth que es Tigger, puede recordar que, al final de The House at Pooh Corner, hay una fiesta de despedida. Christopher Robin, su joven amigo humano, se está despidiendo; se dirige a un mundo mucho más allá de la tierra de heffalumps y woozles. La escena se recrea al comienzo de la nueva serie de películas de acción en vivo de Disney en lo que suponemos que ahora estamos llamando Poohniverse (¡gracias, Twitter!), Mientras el joven Christopher (Orton O'Brien) comparte con las versiones CGI de su antiguo amigos Luego, después de un paseo de bienvenida con Winnie, en el que vemos al animal de peluche pasar sus manos sobre la parte superior de las flores en lo que es el disparo de Terrence Malick más grande que existe, el muchacho se va. La película luego procede a responder la pregunta que muchos, o algunos, o tal vez absolutamente nadie, han estado preguntando durante décadas: Entonces, ¿qué le pasó a Christopher Robin después de eso?
    cine
    Un visitante
    3,0
    Fans de A.A. Las encantadoras historias de Milne sobre un oso trabajador y obsesionado con la miel llamado Winnie the Pooh y su pandilla de droogs que habitan en el bosque - Kanga y su hijo Roo, Conejo pragmático, búho sabio, Lechón ansioso, el burro de Eourore, el maníaco y posiblemente un dínamo adicto al Meth que es Tigger, puede recordar que, al final de The House at Pooh Corner, hay una fiesta de despedida. Christopher Robin, su joven amigo humano, se está despidiendo; se dirige a un mundo mucho más allá de la tierra de heffalumps y woozles. La escena se recrea al comienzo de la nueva serie de películas de acción en vivo de Disney en lo que suponemos que ahora estamos llamando Poohniverse (¡gracias, Twitter!), Mientras el joven Christopher (Orton O'Brien) comparte con las versiones CGI de su antiguo amigos Luego, después de un paseo de bienvenida con Winnie, en el que vemos al animal de peluche pasar sus manos sobre la parte superior de las flores en lo que es el disparo de Terrence Malick más grande que existe, el muchacho se va. La película luego procede a responder la pregunta que muchos, o algunos, o tal vez absolutamente nadie, han estado preguntando durante décadas: Entonces, ¿qué le pasó a Christopher Robin después de eso?
    Baci T
    Baci T

    Sigue sus publicaciones 5 usuarios Lee sus 398 críticas

    3,0
    La pena de esta Christopher Robin es que el potencial emocional que por momentos nos ofrece y que nos llega a tocar la fibra no es constante, pasando a convertirse en general en una película simplemente entretenida. Podía haber sido mucho más porque la ambientación y ese aire nostálgico tan conseguido la ponía, al menos, un escalón por encima de lo que finalmente es el resultado final.
    Pipe C.
    Pipe C.

    Sigue sus publicaciones 3 usuarios Lee sus 158 críticas

    3,0
    Un cándido pero decaído retrato sobre la imaginación en la adultez. Los ejecutivos de Disney están en el país de las maravillas adecuando los más añejos y afamados relatos de la compañía a los modelos del live-action como jugada de fines capciosos. Y es que desde el principio, han sido ellos los responsables de popularizar dicho término entre los grandes estudios de la industria de cine americana. El ejemplo más cercano caería sobre la supervalorada “Beauty and the Beast,” dirigida por Bill Condon en 2017, la cual, fuera de ser uno de los más boyantes filmes de ese año dejando atrás la marca del billón de dólares a nivel mundial, sació las ansias de los más acérrimos admiradores y de los más casuales espectadores, lo que incentivó a las grandes cabezas a dar luz verde a variadas re-adaptaciones familiares para los próximos años, nutriendo, como efecto colateral, la limitación de la escasa creatividad cinematográfica. Su más reciente largometraje de “carne y hueso” deriva de enfoque al desechar la posibilidad de trasladarla a la gran pantalla una historia ya contada, en cambio, toma a los emblemáticos personajes para hacerlos protagonistas de un relato nuevo sin prejuicios ni ambiciones. El oso antropomorfo de los libros familiares de Alan Alexander Milne acapara las pantallas de todo el mundo en compañía de sus amigos para una aventura más. Esta vez ambientada en la Inglaterra de mediados del siglo 20, la historia persigue la imaginación catatónica de un adulto Christopher Robin; ahora ya todo un hombre, sumergido en su trabajo, alejado de su familia, alejado de las tardes grisáceas que arullan los bosques de Ashdown, ha dejado atrás los años mozos, pero ¿quién le asegura que no pueden regresar? Claramente, Greg Brooker y Mark Steven Johnson han escrito un drama destinado a un público mayor, aquel que creció con los libros y las adaptaciones de The Walt Disney, dejando un espacio limitado para las nuevas audiencias que deseen enamorarse por primera vez de los personajes. Se topa con notorias comparaciones con la franquicia “Toy Story” de John Lasseter y la oscarizada “Inside Out” de Pete Docter con respecto al tratamiento argumental. Aun así, el filme consigue aplicar una buena cantidad de humor, carisma y vitalismo propio a las situaciones a fin de que los más pequeños no se sientan desatendidos o perdidos en este viaje en retroceso, de la adultez a la niñez. El filme de Forster trabaja en la misma línea que “The Good Dinosaur” de Peter Sohn, principalmente por la sencillez de la historia; es un camino directo que no titubea hasta llegar a su destino, suscitando una tolerable predictibilidad que no molesta por el solo de hecho de reencontrarnos con aquellos animales que tanto nos divirtieron. Mantiene una dopada simplicidad hasta llegado el tercer acto, momento en el que se precipita a un desenlace inflado que no deja tiempo para analizar la tradicional moraleja, un arrebato que arriesgó todo. Escrito a seis manos (Allison Schroeder, Tom McCarthy y Alex Ross Perry), el guion está cargado de puchlines inocentemente efectivos, proporcionados principalmente por el oso Pooh, que lo convierten en una especie de adorable comic-relief para la historia. Cada personaje adquiere una personalidad estrictamente definida y fiel a las anteriores películas, series y libros. Tigger y su carácter explosivo iluminan y animan cualquier secuencia en la que participa; la taciturnidad y el desaliento de Eeyore inyecta un tipo de ternura que beneficia el golpe emocional del personaje; la timidez de Piglet juega en un campo diferente a la de Igor, pues es su impoluta inocencia la que engancha al espectador a la aventura; personajes como Rabbit, Kanga, Owl y Roo sorpresivamente se abstienen en un segundo plano, cediendo tiempo en pantalla a los cuatro animales más reconocidos de la familia. Aunque cada vez que los personajes de felpa entran en escena tienden a robarse toda la atención, es Christopher Robin a través de quien debemos vivir la experiencia. Un adulto de clase media ahogado por su trabajo, un padre de familia que se ha olvidado de soñar es el medio ideal para narrar esta historia de retro-maduración. Un personaje bien diseñado, mucho mejor interpretado, que pasa por las fases exigidas de transformación y, al final, termina en un nivel superior del que se encontraba al empezar, es decir que su rol como protagonista cumple el cometido; sin embargo, la ausencia de un carisma arrollador hace que el espectador pierda de enfoque su viaje personal para centrarse en las divertidas osadías protagonizadas por los clásicos personajes y su hija, en especial, la acelerada secuencia final, una arma que les jugó en contra. Mucha atención al peculiar estilo de animación, un hibrido hiperrealista entre CGI y live-action que le brinda a la propuesta una apariencia empáticamente única, incluso manteniendo la idea durante toda la proyección de que no son seres vivos, sino animaciones de felpa que encuentran vida en los movimientos y gestos; otra belleza artística de Disney. El diseño de producción es visualmente loable, recreando la Inglaterra de mitad del siglo XX verazmente, impregnando a cada cuadro de la moribunda hostilidad que dejó la Segunda Guerra Mundial, por supuesto, pasada por el tradicional filtro de la compañía. Sin embargo, deciden desarrollar gran parte de la historia en los umbríos campos británicos, en donde la tenuidad baña hasta el más mínimo elemento. La cinematografía de Matthias Koenigswieser podría considerarse como la más oscura pero igualmente cautivante en un filme de este tipo, desbancando así a Dean Semler por “Maleficent,” pues esa lugubridad y melancolía que emanan las imágenes crean escenarios con precisión histórica, más cercanos a la realidad que a la fantasía. El soundtrack de Geoff Zanelli y Jon Brion respira magia momentáneamente, piezas que adornan, más no que resaltan, los cuadros; un trabajo bien hecho, sin muchas sorpresas, que compagina bien con las imágenes. El elenco vocal no podría estar mejor, albergando entre sus filas a estelares como Jim Cummings, Toby Jones o Peter Capaldi, actores que con sus voces inmediatamente nos remontan al pasado, a tiempos no tan desesperados. Los rangos vocales y sus correspondientes matices representan correctamente a cada personaje, lo que permite que la historia cobre vida y adquiera un toque de nostalgia que anima al espectador a quedarse. Ewan McGregor, sin excusa, entrega un buen Robin, experimenta un proceso de transformación de mediana calidad, y sin embargo, pese al medido carisma y la adustez, su interpretación es aun interesante pero improbablemente premiable. Hayley Atwell es un completo desperdicio con un papel secundario que nos hace pensar que luego de la cancelación de “Marvel’s Agent Carter” por ABC, esta gran actriz británica necesita dar con un papel que le haga honor, uno que la haga brillar y que no la deje como otra sombra de una figura masculina. “Christopher Robin” de Marc Forster es un filme cetrino, rápido y directo que olvida ambiciones con una premisa que pudo haber creado una espectacular re-imaginación de uno de los clásicos más emblemáticos del entretenimiento infantil. Aún así, el poderoso carisma de los personajes animados, sus ocurrencias y la divertida secuencia final proveerá una experiencia agradable que deposita en sus dos primeros actos una construcción dramática imperfecta pero requerida. Forster parece ceñirse enfáticamente al guion que han escrito para él, tal vez fue su oportunidad para ser parte de la familia Disney o tal vez fue un proyecto personal que no logró conectar con el público tan bien como esperaba. Un live-action de magnificencia medida que extrañamente no se aferra a la nostalgia pero tampoco a dignas nuevas propuestas, un reboot que se extravía del camino apenas empezando y que recupera su horizonte demasiado tarde, cuando ya Pooh ha desaparecido.
    Jose A.
    Jose A.

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 159 críticas

    2,5
    Logra entretener, pero tiene tramos bastante lentos. Pero se siente que le falta mas intensidad actoral. Pero no es mala.
    cine
    Un visitante
    3,0
    Fans de A.A. Las deliciosas historias de Milne sobre un oso industrioso y obsesionado con la miel llamado Winnie the Pooh y su pandilla de droogs que moran en el bosque: Kanga y su hijo Roo, Conejo pragmático, el viejo y sabio Owl, Piglet ansioso, el burro emocionado Eeyore, el maníaco y posiblemente dínamo adicto a Meth que es Tigger - puede recordar que, al final de The House at Pooh Corner, hay una fiesta de despedida. Christopher Robin, su joven amigo humano, se está despidiendo; se dirige a un mundo mucho más allá de la tierra de los heffalumps y los woozles. La escena se recrea al comienzo de la nueva película de acción en vivo de Disney, en lo que suponemos que ahora llamamos Poohniverse (¡gracias, Twitter!), Mientras el joven Christopher (Orton O'Brien) juguetea con versiones CGI de su viejo amigos Luego, después de una caminata de despedida con Winnie, en la cual vemos al animal de peluche pasar sus manos sobre las copas de las flores en lo que es el mejor tiro de Terrence Malick, el muchacho se va. La película luego procede a responder la pregunta que muchos, o algunos, o tal vez absolutamente nadie, han estado preguntando durante décadas: Entonces, ¿qué le pasó a Christopher Robin después de eso?
    cine
    Un visitante
    3,0
    A pesar de que la historia que lo rodea es a veces cuestionable, el rendimiento y la representación animada realista de este personaje es la destilación perfecta del ser esencial y filosófico de Winnie-the-Pooh, pero esperaba más.
    Judith m
    Judith m

    Sigue sus publicaciones Lee sus 2 críticas

    5,0
    Obra maestra en toda regla, yo personalmente empecé a vivir la fiebre Disney con Winnie the Pooh y gracias a esta película te hace recordar cómo un niño lo que un dia viví viendo esta serie. Junta varias emociones y sentimientos en una sola película, emoción, tristeza, melancolía, alegría y sobretodo inculca aprendizaje. Bravo! PD: la he visto 3 veces ya y la seguiré viendo.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top