Mi SensaCine
El insulto
Críticas
3,0
Entretenida
El insulto

Palabras envenenadas

por

En El insulto, Ziad Doueiri no se anda con sutilezas a la hora de poner en escena los distintos mecanismos y dinámicas que envenenan el conflicto, los conflictos más bien, que sufren los países de Oriente Medio. Aquí escenifica cómo un enfrentamiento a priori banal –un refugiado palestino le suelta gilipollas a un cristiano libanés– deriva en cuestión de estado –y odisea judicial– con el objetivo de enseñarnos que, efectivamente, las palabras tienen consecuencias y que el verbo violento es capaz de generar estallidos inexplicables. No se trata de corrección política, sino de cuidar también qué se dice a ese otro que el poder presenta como el enemigo. 

El insulto - Cartel

Es cierto que al que fuera ayudante de dirección de Quentin Tarantino se le va bastante la mano con los sucesos que plantea en su relato, y que, en su alegoría sobre las heridas sin cicatrizar de los países de esa zona, circula por los caminos de la exageración y el tremendismo –los golpes melodramáticos de guion pueden llegar a enervar al personal–; pero también es cierto que los vericuetos de su maniqueísmo ayudan asimismo a comprender cómo de retorcido es el mecanismo de la maldad. En este sentido, El insulto, una de las cintas nominadas al Oscar a la Mejor película de habla no inglesa en los pasados Premios de la Academia, también subraya lo rápido que olvidamos los traumas de nuestra historia reciente, sepultados por los distintos discursos e ideologías agitadoras del odio. Tal vez Doueiri haya simplificado un conflicto complejo, pero los estereotipos que aparecen en El insulto explican bastante bien cómo funcionamos cuando la rabia nos corroe. 

A favor: Su honestidad a la hora de presentar a los protagonistas. Todos tienen virtudes y zonas oscuras. 

En contra: Hay giros de guion que son para taparse los ojos. 

¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

Mostrar comentarios
Back to Top