Mi SensaCine
    Glass (Cristal)
    Nota media
    3,9
    248 notas incluyendo 28 críticas
    18% (5 críticas)
    21% (6 críticas)
    32% (9 críticas)
    14% (4 críticas)
    7% (2 críticas)
    7% (2 críticas)
    ¿Tu opinión sobre Glass (Cristal) ?

    28 críticas de usuarios

    Adolfo Garcia Gonzalez
    Adolfo Garcia Gonzalez

    Sigue sus publicaciones 36 usuarios Lee sus 350 críticas

    3,0
    Publicada el 27 de enero de 2019
    Te gustará, siempre y cuando hayas visto las otras dos. Personalmente me esperaba un final con más fuerza y con súper giro, todo eso se desvanece cuando ves que salen los créditos. No obstante es entretenida y con "giros" pero que no te hacen pensar después del metraje, y es ahí donde creo que falla, que no te hace pensar. Por lo demas, buenas interpretaciones sobresaliendo "la bestia". Me esperaba más.
    Pipe C.
    Pipe C.

    Sigue sus publicaciones 4 usuarios Lee sus 158 críticas

    2,5
    Publicada el 29 de marzo de 2019
    M. Night Shyamalan se debate entre héroe y villano en el capítulo definitivo de su mini-universo de seres extraordinarios. M. Night Shyamalan, quien sin problema alguno podría ser coronado como el rey de los giros argumentales dentro del panorama cinematográfico del horror y suspenso americano, ha expuesto el más valiente y admirable twist en toda su carrera como guionista y cineasta, increíblemente, por fuera de alguno de sus peculiares y siempre estimulantes análisis audiovisuales sobre la peor de las bestias: el ser humano. Para comprender el más prodigioso de sus giros, tenemos que remontarnos rápidamente a comienzos de siglo, exactamente cuándo “Unbreakable,” una modesta pero fascinante fusión de drama, suspenso y thriller, estelarizada por dos de los actores vivos más queridos del cine noventero y ochentero, fue estrenada, mucho antes de que el género de superhéroes moderno se empezara a robustecer con la llegada de Batman y Christopher Nolan, siendo esta, además, una de las ultimas afortunadas antes que filmes como “The Last Airbender” y “After Earth” destruyeran su reputación. El cineasta insinuaba regresar mediante un pequeño pero escandalosamente rentable found-footage que tras su revelación dejó fríos a propios y extraños; “The Visit” lo ponía en el mapa de nuevo. Sin embargo, fue con su siguiente proyecto, un feroz thriller psicológico titulado “Split,” que gritaba en frente a todos un glorioso regreso. Resultó ser que una trilogía se estaba cocinando en completo silencio, dejando recados aquí y allá, levantando, frente a nuestros propios ojos, más preguntas que respuestas que solucionaría la última y peor lograda— en comparación a sus antecesoras —entrega del ‘Shyamaluniverse.’ Dejémoslo claro desde ahora: Shyamalan es un ídolo para mí y lo defenderé a capa y espada. Mi deber, no obstante, siempre tendrá que sobreponerse a cualquier acercamiento subjetivo, a cualquier deseo deshonesto. Pero ¿a qué voy con todo esto? Si bien el último tercio de metraje es exasperantemente brillante, imperfecto y polémico como todo lo que rodea al cineasta, pero cinemáticamente fabuloso, el resto del filme es prácticamente un estropicio, una promiscua mezcla de raras decisiones que, en lugar de imbuir una perspectiva nueva y nutrir el ahora empalagoso genero de superhéroes, menoscaba el prometedor ejercicio narrativo y artístico labrado indirectamente por las dos precuelas. Estamos hablando de Shyamalan, un nombre ligado tanto al desconcierto como a la sorpresa; para bien o para mal, “Glass,” filme al que le seguía el paso cuidadosamente, no es el primero en subirse al tren de las decepciones cinematográficas, pero si termina por ser la experiencia más agridulce y, a la vez, emocionante que un amante del cine podrá tener en los primeros dos meses de este nuevo año. Hay problemas por doquier en el primer y segundo acto, entre ellos la ausencia de algo por el que el director se ha destacado desde sus inicios. En los primeros actos de sus mejores locuras, la historia arrastra un desosiego, un malestar enervante que ilumina el camino para el tan codiciado finale. En los segundos actos, la tensión y la incertidumbre alcanzan límites inimaginables, obligando al espectador a mantener el aliento durante el controversial clímax. Resulta inconcebible entonces que la primera mitad de “Glass” sea un desatinado barullo de escenas planas, carentes de chispa, alma y suspenso, en gran parte por una edición defectuosa, falta de tacto y emoción. La edición de Luke Ciarrocchi y Blu Murray no es buena, es horizontal y lineal, y el extraño estilo que el cineasta le implanta al relato no facilita la tarea. La introducción de los tres protagonistas, sin rodeos, no es lo suficientemente emocionante ni estilosa para estar a la altura de las expectativas cosechadas a lo largo de los últimos meses. La entrada de “The Beast” es un imagen perfecta de lo anterior: una mezcla poco cuidada de horror artesanal que bebe de las sagas “Paranormal Activity” y”Scream” y de “The Blair Witch Project.” Afecta sobremanera que la historia se cohíba de lanzar su más brutal golpe frente a una clasificación PG-13 comercialmente modificada, enfáticamente en los ataques de la Bestia y alguno que otro encuentro decisivo. Algunas secuencias, como el indulgente e innecesario cameo del director como Jai, un guardia de seguridad que une disimuladamente cada película de la trilogía, son merecidamente descartables, pues a pesar de intentar sincronizar cada historia, no sirve de nada malgastar tiempo en contenido mal manejado. Sin hesitación hay que decir que la versión juvenil de Charles Xavier salva el segundo acto de ser un total desastre. La intervención a la que me refiero tiene lugar a mitad de metraje entre Kevin Wendell Crumb y la doctora Ellie Staple en el hospital psiquiátrico, y es una excelentemente interpretada, planteada y filmada, es terrorífica, irónica e impresionante al unísono. James McAvoy se lleva, de nuevo, todas las miradas y elogios. Regresan Patricia, Dennis, Hedwig y algunas de las demás personalidades, las cuales, gracias a la laboriosa interpretación del actor de “Atonement,” se perciben plenamente creíbles, verosímiles a pesar de su imponente físico. Deja mudos a todos la naturalidad con que el intérprete logra saltar de una a otra, en nuestra mente, estamos frente a un actor diferente cada vez. “Split” sigue siendo la que atesore su tour-de-force, pero McAvoy esta fenomenal aquí liderando con una actuación digna de estatus de culto. Con David Dunn, Bruce Willis— a quien no le pasan los años —soporta un arco dramático sólido, con una conclusión más que gloriosa y un tratamiento si bien torpe especialmente atrayente a costa del gran appeal que el protagonista de “Die Hard” aún mantiene vivo. Willis sigue siendo un justiciero, un marginado, un outsider, lo cual junto al foco de la trama, le permite sacar a relucir no todas sus capacidades interpretativas, pero sí su más íntima entrega actoral. A estas alturas, es igual de improbable toparse con una actuación deficiente de Samuel L. Jackson y encontrar a algún crítico o reseñista que las evalué como tal; he aquí una excepción. El respetado actor dura la mayor parte del tiempo en una especie de falso estado catatónico que recuerda al Michael Myers del “Halloween” de David Gordon Green, dándole unos insuficientes minutos finales para demostrar, una vez más, quien manda. No es el showcase que uno esperaría, tampoco la peor de sus actuaciones, y aun así, Elijah Price juega un papel clave como la mente maestra gracias a lo que el actor ya había construido en “Unbreakable.” Sarah Paulson, quien ha sabido administrar su tiempo entre el cine y la televisión, interpreta aquí a la Dr. Ellie Staple. Uno de los más importantes giros argumentales cae sobre su personaje, lo que le da la oportunidad de transformarse mediante un cambio de empatía que a la audiencia le puede disgustar. Su actuación, siempre elegante con su acostumbrado rostro imperturbable y su postura correcta, es contenida, no fabulosa ni dramáticamente explosiva; es un puente más para que la historia avance. Completan el cast Anya Taylor-Joy, Spencer Treat Clark y Charlayne Woodard, con roles secundarios maltratados y pobremente desarrollados que desaprovechan el potencial de sus actores, en especial el de la feroz joven protagonista de “The Witch.” Te aseguro que no estarás preparado para la gran “Confrontación”. Hablar de los giros argumentales y de los últimos treinta minutos, para mí, es prácticamente lo mismo. El símil que el filme realistamente ejecuta entre los comunes componentes del comic y la trama misma es fascinante, moviendo la trama dentro de los cánones del comic tradicional. Pero es Shyamalan, así que examina más profundamente. El gran showdown y su correspondiente apéndice no pueden estar mejor, cargados de un poderoso realismo, de un pesimismo que cualquier fanático— porque esta es una película para los fans —tendrá que pensarlo dos veces para aceptar lo que acaba de suceder en pantalla. Asimismo, los modestos set-pieces, las actuaciones de los tres protagonistas y los sigilosos pero agresivos movimientos en la escritura conforman un final glorioso, inteligente y ante todo humano. Y es este último su mayor fortaleza. Subyace un mensaje importante en los tres largometrajes, imperativo por lo que está sucediendo a nuestro alrededor. La resolución de “Glass” lleva a buen puerto el propósito educativo, con un mensaje de aceptación y autoestima cubierto por un subtexto fantástico que termina por ser menos importante que la propia medula de todas estas historias escritas por Shyamalan. “Glass” de M. Night Shyamalan no es, ni de chiste, una de las obras cumbres del cineasta. Es casi constrictivo haber visto por lo menos “Unbreakable” — con la cual presenta mayor relación— para entender todo lo que esta última entrega, que debería funcionar como un filme integral e independiente tal como “Split”, intenta desempacar. El filme carece de identidad por las extrañas pócimas que mezcla para demostrar que es diferente a cualquier cinta de superhéroes ahí afuera; no es un thriller, un drama fantástico o incluso una cinta de suspenso, es todo y nada a la vez, un perjudicial fenómeno que proviene de un primer acto perezoso, plano y falto de verdadera energía cinemática. Estéticamente, no sobresale; no es un filme de gran presupuesto, pero la producción de diseño de Chris Trujillo y la peculiar fotografía Mike Gioulakis no compaginan en lo absoluto, ni entre ellas mismas ni entre las incursiones más revolucionarias del género. Sin embargo, no todo está perdido gracias a un James McAvoy que se adueña de la función, a un score ligeramente emocionante por West Dylan Thordson— el cual toma prestado descaradamente composiciones de “Split” —, una resolución encomiable y sensible por parte de Shyamalan y un último acto tan bien ejecutado que te dejara confundido, algo que, de una u otra manera, el director sigue haciendo magistralmente.
    Dario Lapicki
    Dario Lapicki

    Sigue sus publicaciones 6 usuarios Lee sus 404 críticas

    3,5
    Publicada el 11 de abril de 2019
    El director logra unir sus 2 películas predecesoras ("Split" y "El protegido") para presentar esta entretenida entrega donde se combina la lucha de poderes de los viejos protagonistas. El clásico superhéroe (Bruce Willis) vs el esquizofrénico antihéroe (James McAvoy de brillante actuación) y un perverso cerebro (Samuel Jackson) que intentará idear un plan dentro de un manicomio para la aparición de nuevos superpoderosos. Es entretenida, dinámica, con buenos momentos de acción y un sorprendente giro en el final que dará lugar a una nueva continuación. Imprescindible ver previamente las 2 entregas anteriores para comprender mejor la historia de los coprotagonistas. Interesante y original.
    Vowel
    Vowel

    Sigue sus publicaciones Lee sus 30 críticas

    3,0
    Publicada el 27 de julio de 2019
    Quizas Shyamalan se apresuró en terminar la trilogía, quizás ameritaba darle unas vueltas antes de hacer esta película, porque no es mala, es entretenida, pero podía dar muchísimo más. Una lástima realmente.
    Fredy S
    Fredy S

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 7 de abril de 2019
    Excelente película, la creatividad para unir el protegido y fragmentado es genial. Todo lo que ocurre en la historia de una u otra forma es cercano a la realidad.
    Adrian M
    Adrian M

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    0,5
    Publicada el 16 de abril de 2019
    La película parecía que iba a ser impresionante, pero es una puta mierda para que mentirnos, si querían dárselas de supervillanos no han dado el pego la verdad, un poco pocha la peli
    Baci T
    Baci T

    Sigue sus publicaciones 9 usuarios Lee sus 458 críticas

    4,0
    Publicada el 13 de mayo de 2019
    La elegancia de Shyamalan, incluso en sus obras menores, hace que cualquier trabajo suyo se pueda disfrutar desde un punto de vista cinéfilo. "Glass" no es una excepción, y, sin tener la redondez de la anterior "Múltiple", desde el punto de vista técnico, el uso de los ángulos, los colores, etc., incluso la supera. La unión de los tres personajes de la saga resulta interesante desde el punto de vista argumental. El único pero lo tiene en las escenas de acción, espacio en el que el estupendo director no se mueve como pez en el agua y se le nota. Aún así, Shyamalan siempre nos deja muestras de su maestría y de ser un director único y especial.
    Davis
    Davis

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 19 de marzo de 2019
    El director nos abarca en un mundo muy realista en el ambito del superheroe, es una genialidad que va a hacernos reflexionar sobre el poder de creer en uno mismo.Gran pelicula...
    Victor H
    Victor H

    Sigue sus publicaciones

    1,0
    Publicada el 18 de febrero de 2019
    Algo indescriptiblemente horrible, buenos actores desperdiciados en una película del montón. Creo que estas películas supernumerarias se aprovechan de grandes actores que entraron en lo que es para los productores, plena decadencia.
    Fawks
    Fawks

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    0,5
    Publicada el 19 de enero de 2019
    Buenas noches, o lo serían si el señor Shyamalan no hubiese hecho lo que ha hecho con lo que podría haber sido una trama interesante. La película sigue la misma mecánica que el resto de su filmografía: una historia que, para bien o para mal, acaba teniendo un giro argumental con la intención de dejarte boquiabierto. En el caso de hoy ha sido un gesto de absoluta decepción. Una película llena de motivaciones sin sentido y una subtrama absurda. Tristemente muy decepcionado.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top