Mi SensaCine
Expediente 64: Los casos del Departamento Q
Críticas
3,0
Entretenida
Expediente 64: Los casos del Departamento Q

Europa negra

por
Algo huele a podrido en Dinamarca. No es solamente una frase shakespeareanamente hecha, sino la perfecta definición de esta nueva entrega de los casos de ese Departamento Q de origen novelístico, esta vez mucho más interesante y cinematográfica que las, algo televisivas (tvmovies de lujo o episodios de más de hora y media de una serie), apariciones anteriores de esta extraña pareja interracial de polis, sus compañeros, jefes, y una Dinamarca que, efectivamente, no huele bien.
La novela negra nórdica, toda una maquinaria al servicio del bestseller, pero no por ello merecedora de que la miremos por encima del hombro debido a su éxito, se cimenta en su totalidad (da igual que tenga pasaporte danés, sueco o noruego) en la destrucción de la idea de la sociedad escandinava como un modelo de democracia y prosperidad. Expediente 64al igual que antes la saga Millenium o hace más años atrás las extraordinarias narraciones de la pareja Maj Sjöwall y Per Wahlöö, excarva en el pasado oculto de ese aparente edén para sacar a la luz sus horrores. Cual, literalmente aunque se trate de un emparedamiento que ni el Edgar Allan Poe de El barril de amontillado El gato negrosacar esqueletos del armario, Expediente 64 nos recuerda no únicamente la amistad y pleitesía peligrosas de La profesora - Cartel Dinamarca con el nazismo. También la pervivencia y persistencia de esa ideología, disfrazada (o ni siquiera tomándose la molestia de hacerlo) de bien común estado del bienestar. 
Lo que hace de la película la más redonda de la saga es precisamente el poner ese mensaje por encima de una (entretenida; a veces un tanto mecánica y convencional: la figura del topo en la policía) trama de descubrir quién y por qué asesinó a esos momificados cadáveres hallados por casualidad tras unas paredes. Ese porqué es capital, pero muchísimo más lo que hizo fermentar esa calculada y dilatada en el tiempo venganza. Así, los flashbacks adquieren una importancia capital en la historia. Y el encuentro entre ese pasado terrible con un presente igual de temible. 
Thriller de conspiraciones, Expediente 64 debe pagar el peaje de su condición de episodio de un serial (esta vez casi de folletín desmedido). Las intrahistorias entre los dos protagonistas y quienes les secundan, frenan un tanto la acción y si no se es fan de las novelas o de los films previos asemejarán un pegote. Tampoco la película aprovecha la conexión de la eugenésica pièce de résistance con la parte argumental personal del poli de origen turco, restando una simple argucia de guión para desencadenar un clímax final que se quiere espectacular y repleto de suspense, aunque se revela  como artificioso y televisivo.
El verdadero clímax de este relato que habla del odio institucional como una enfermedad inmune al paso del tiempo, no está en la clínica del final, sino en una estremecedora conversación en un ferry. En ese excelente momento cinematográfico de extrema sencillez, Expediente 64 captura de verdad los verdaderos fantasmas de la patria de Hamlet. Los podridos efluvios del dolor y de la injusticia. Definitivamente sí: algo huele a podrido en Dinamarca. 
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

Mostrar comentarios
Back to Top