Mi SensaCine
Una mente maravillosa
Críticas
3,0
Entretenida
Una mente maravillosa

De la biografía a la hagiografía

por
Ron Howard dirigió su película más reconocida (y oscarizada) llevando a la gran pantalla la vida, obsesiones y convulsiones del matemático John Forbes Nash (Russel Crowe), un nuevo ejemplo de hombre hecho a sí mismo que la cinematografía hollywoodiense decidió inmortalizar en imágenes. Nash, entre otras cosas, obtuvo el Nobel de Economía en los noventa.

Efectuando un cruce entre melodrama romántico y thriller de espionaje, contextualizada en plena Guerra Fría entre EE. UU. y la Unión Soviética, a la ambigüedad y confusión de los acontecimientos políticosociales del momento se suma la inestabilidad psíquica de Nash, a quien se le diagnosticó esquizofrenia poco tiempo después de contraer matrimonio con una alumna suya (en el filme, Jennifer Connelly). Precisamente es en esa frontera tenue y difusa entre la cordura y la enajenación, entre la realidad y la paranoia, donde la película juega su baza más atractiva, trascendiendo aquellas secuencias donde se cargan excesivamente las tintas a través de un resultado dramático edulcorado y afectado.

A favor: Jennifer Connelly.

En contra: Su ensalzamiento hagiográfico, el maquillaje hecho a la biografía real, los tics de Russell Crowe y un metraje excesivo.
¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios

Comentarios

Mostrar comentarios
Back to Top