Nota películas
Mi SensaCine
    Gremlins
    Nota media
    4,2
    495 notas incluyendo 49 críticas
    distribución de 49 críticas por nota
    3 críticas
    22 críticas
    13 críticas
    6 críticas
    4 críticas
    1 crítica
    ¿Tu opinión sobre Gremlins ?

    49 críticas de usuarios

    David Filme
    David Filme

    Sigue sus publicaciones 4543 usuarios Lee sus 213 críticas

    3,5
    Publicada el 26 de febrero de 2020
    "Gremlins" es una entretenida y legendaria comedia de terror de los 80s, producida por Steven Spielberg y dirigida por Joe Dante. Variados fueron los factores que confluyeron para que se convirtiera, primero, en éxito de taquilla en su momento, segundo, en película de culto y, tercero, en crisol para todo el subgénero de criaturas diabólicas y traviesas que inundaron el cine de comedia de terror durante los 80s. La forma de narrar resulta totalmente acertada desde los primeros minutos, simple y directa, para introducir al espectador en un mundo mágico de criaturas extrañas y clásicos preparativos navideños. Es fantasía pura y entrañable, pero al mismo tiempo no deja de ser una macabra historia de Navidad, por lo que claramente podemos advertir que el film se divide en dos mundos, uno idealista y consolidado, y otro que comienza a emerger y que finalmente se tomará los hechos, graficado en el caos total que supone la invasión de unos extraños y peligrosos seres diabólicos. Claramente, no importará que haya algunos detalles en el guión, como el hecho de que de buenas a primeras un hombre compre como mascota un ser extraño sin siquiera asegurarse si es peligroso o ha sido clasificado por la ciencia, ni menos que la familia se cuestione la existencia de reglas para su cuidado y, más aún, el caos que se genera cuando todo se sale de control. Nunca es tarde para referirse al origen del término "gremlin". Según se cree, los gremlins son criaturas mitológicas de origen anglosajón y carácter esencialmente malévolo, que viven en los bosques de Inglaterra. Más tarde, si bien hay algunas referencias narrativas a inicios de la década de 1920s, sería en la II Guerra Mundial cuando se aplicaría su uso al ser la supuesta explicación que los ingenieros y pilotos británicos encontraron para justificar las fallas técnicas de los aviones ingleses. Para ellos, estas extrañas criaturas tenían fama de ser saboteadores de máquinas y sus travesuras incidin, sin ninguna duda, en los desperfectos técnicos. Asimismo, no debemos olvidar que el film estableció un precedente pionero en el subgénero de monstruos pequeños, que invaden y desatan el caos en la ciudad o el pueblo. Las emblemáticas tres reglas que deben seguirse para adoptar un mogwai, entiéndase no dejar que esté cerca de la luz, que no tenga contacto con agua y que no se le alimente después de medianoche, terminan por establecer un imaginario cinematográfico que pocos amantes del cine desconocen, y los diferenciarán del resto de criaturas que surgieron a partir de su aparición, al exponerlos como seres benignos que terminan por corromperse. Uno de los grandes pilares de la cinta es claramente, el diseño y los efectos especiales para recrear a los Gremlins, los verdaderos protagonistas de la función, y que son obra del efectista especial Chris Walas. Aunque tienen un marcado carácter de serie B, más aún en la actualidad, logra su doble cometido, primero, con Gizmo que es la personificación de la ternura y la tranquilidad con su pelaje de ardilla, y segundo con Stripe y sus secuaces con su aspecto reptiliano, que son todo lo contrario: groseros, sucios, agresivos y asesinos, pero son graciosos y quienes se llevan los aplausos. Sin embargo, el caos que generan no es culpa de las criaturas, ya que como es de esperar en este tipo de películas, nos transmiten la idea de que todo ocurre por irresponsabilidad de los humanos, que no dimensionan la importancia de seguir las reglas. Así, todo pasa por la imprudencia humana. Simplemente, está en nuestra naturaleza. Las actuaciones son aceptables, aunque en ningún caso destacables, pero podríamos destacar a los carismáticos Hoyt Axton, como el soñador inventor Rand Peltzer, padre de familia que compra el mogwai para su hijo. Y Keye Luke, como Mr. Luke, dueño de la misteriosa tienda china de artefactos y regalos extraños. Le siguen, la dupla juvenil conformada por Zach Galligan y Phoebe Cates, quienes interpretan a Billy y Kate. El reparto lo completan el emblemático Dick Miller como Murray Futherman, el vecino de los Peltzer. Frances Lee McCain como Lynn Peltzer, la vecina y mujer de Murray. Y Belinda Balaski, encarna a la Sra. Joe Harris, la odiosa vecina que detesta al perro de los Peltzer. En definitiva, un clásico ochentero de esos que nos encantan, que tienen todo lo que necesitamos para rememorar esa increíble época, principalmente por ofrecer un efectivo espectáculo visual y narrativo, con personajes entrañables, aunque bastante traviesos y malignos, de esos que lamentablemente ya la industria no le interesa presentar y revivir. Es un producto destinado a divertir y sorprender al espectador durante todo su metraje, con una gran dosis de humor y salvajismo desternillante durante toda la película, que no deja que pierdas detalle en ningún momento. Con un guión muy original y una recreación genial de los "monstruitos". Gizmo es uno de los personajes más entrañables y más queridos del mundo del cine con un encanto que le hace muy especial.
    Jose M
    Jose M

    Sigue sus publicaciones 435 usuarios Lee sus 81 críticas

    4,0
    Publicada el 5 de diciembre de 2015
    Una genialidad del cine de los 80 de lo mejor que ha salido de la loca imaginación de Joe Dante y los Gremmlins son una brutalidad creativa es Excelente.
    Hosgaza
    Hosgaza

    Sigue sus publicaciones 5 usuarios Lee sus 14 críticas

    4,0
    Publicada el 7 de julio de 2013
    cuantas veces habre alquilado esta cinta? innumerables. Es cierto que la mayoria de cintas de los 80 no han envejecido del todo bien, pero quitando ese handycap, la verdad es que gyzmo y compañia siguen siendo unos compañeros de aventuras sin igual, y eso ya lo quisieran para ellas muchas cintas de la actualidad, que pecan de personajes con poco gancho dentro de superproducciones.
    Movielike C.
    Movielike C.

    Sigue sus publicaciones 2258 usuarios Lee sus 143 críticas

    5,0
    Publicada el 2 de marzo de 2018
    Tipica pelicula de navidad que para los años que tiene es muy buena pelicula. Junta mis generos favoritos; fantasia y terror.
    Oskar C.
    Oskar C.

    Sigue sus publicaciones 67 usuarios Lee sus 37 críticas

    3,5
    Publicada el 18 de marzo de 2014
    El primer lustro de la década de los 80's fue la época dorada de Spielberg en todos los sentidos. Estrenaba con rotundo éxito las dos primeras entregas de Indiana Jones, reventaba las taquillas con 'E.T.' (1982), escribía estupendos guiones como 'Poltergeist' (1982) y se lanzaba a la producción de otros proyectos dirigidos por pupilos que bajo su manto fueron obteniendo una repercusión mundial. Robert Zemeckis ('Regreso al futuro', 1985) por un lado y Joe Dante ('El chip prodigioso', 1987) por otro, fueron los mayores baluartes de este protectorado. Durante la década, e incluso más tarde, esta relación proseguiría. El primer cruce que hubo entre Spielberg y Joe Dante se produjo en 1983 en el proyecto coral de varios directores que trataron de resucitar una vieja serie de los 60's: 'Más allás de los límites de la realidad' ('The Twiling Zone'). Allí se gestó una unión entre Dante y el Rey Midas de Hollywood con películas como 'El chip prodigioso' o 'Cuentos asombrosos', pero sobre todo un icono que dominaría el cine fantástico juvenil...unos peludos seres adorables con un lado oscuro muy canalla. El lado más canalla de Spielberg (en aquellos años aún lo tenía) se reflejaba en sus producciones lejos de la silla de director. De ese modo podía dar rienda suelta a sus locuras como cineasta sin que su reputación como realizador se viera perjudicada. Así, poco a poco, extendía sus tentáculos por toda la industria de Hollywood, dando salida a nuevos y prometedores autores bajo su estudio. En apenas unos pocos años, su nuevo estatus de productor dio luz verde a una serie de proyectos que arrasarían en los cines. Primero por que llevaban su nombre como símbolo de calidad y segundo porque realmente eran excelentes productos de consumo masivo unidos a buen talento. Joe Dante llevaba un par de títulos que llamaron poderosamente la atención a los estudios dominantes. 'Piraña' (1978) y 'Aullidos' (1981) mostraban un tipo que sabía mezclar terror y humor a partes iguales sin renunciar a bajar el ritmo de una en detrimento de otra. Esa unión de géneros fue lo que supuso su elección para dirigir una pesadilla navideña donde pequeños demonios surgidos de alguna leyenda china, destrozaban la apacible vida de un pueblo. Con un arranque algo ñoño que no hace sino elevar aún más su nudo y desenlace, 'Los gremlins' evoca al cine de serie B disfrazado. Es decir, una producción meticulosa, buen guión, numerosos guiños al género, unos convincentes y divertidos efectos, un humor negro y mucha, mucha mala leche. Eso sí, siempre que en pantalla aparecen ellos, los gremlins. Gizmo, el Mogwai, es la antítesis. Es como un paralelismo entre el cine amable y contemplativo que se hacía en esos momentos con el cine provocador y encarado que proclamaba Dante. Es imposible no encariñarse de Gizmo, pero aún más difícil no desear tener un Gremlin en casa (total...tengo un crío, otro endiablado ser tampoco se notaría). Un guión bien estructurado por Chris Columbus ('Solo en casa', 1990) nos muestra la placentera vida del típico aburrido pueblo del medio oeste norteamericano. Lleno de los clichés más repetidos en el cine, se ríe del estilo de vida yanqui desde dentro (ver a Papa Noel atacado por las criaturas es de libro). De sus acartonadas costumbres y recelos. Para ir destruyendo dichos mitos a medida que los gremlins hacen su aparición en cada escena (dentro del bar, cantando villancicos, en el centro comercial, el cine...). Una orgía de buen humor pasado por el filtro de un Dante que mantenía fresca su mala uva. Las tres normas que se deben cumplir son una analogía de las tres leyes de la robótica de Asimov vistas desde el prisma de la mala baba. La pareja protagonista (Galligan y Cates) son la sopa boba a la que nos acostumbramos en los 80's. Un par de virginales tortolitos que deben sobreponerse a las circunstancias. Llenos de buenos sentimientos. Son algunos secundarios los que se llevan la palma en sus papeles (Dick Miller, como el granjero obsesionado). Era normal, no se pretendía un recital de actores. Aunque también podemos ver a un principiante Corey Feldman que luego estaría en 'Los Goonies' (1985), 'Cuenta Conmigo' (1986) o 'Jóvenes ocultos' (1987). Aquí el pescado lo cortaban los gremlins. Unas criaturas creadas por Chris Wallas ('Enemigo mío', 1985 o 'La mosca', 1986) que resultaban atractivas, creíbles y malévolas. Nada de ordenadores (no existía esa tecnología). Puro animatronic y marionetas. El buen hacer al colocar la cámara, efectos de luces y unos trucos ópticos hacían posible la veracidad de los demoníacos seres. Una deliciosa broma macabra. Los teleñecos en su versión satánica. Un Spielberg que deseaba crearnos pesadillas al tiempo que nos hacía partirnos de risa. Tardaron 6 años en realizar su secuela (inferior en todos los sentidos) y fue el origen de una tanda de películas que tenían como protagonistas a seres maléficos. La más friki fue sin duda 'Los Critters' (1986). Pero esa...es otra historia.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top