Mi cuenta
    Cannes 2014: David Cronenberg (y Robert Pattinson) se ríen de Hollywood en la magistral ‘Maps To The Stars’
    Por Alejandro G. Calvo — 20 may. 2014 a las 9:09

    Tommy Lee Jones presenta a competición un western soberbio con una gran Hilary Swank: ‘The Homesman’. Bennet Miller ofrece con ‘Foxcatcher’ su mejor película. Hoy, cine americano.

    David Cronenberg nunca defrauda. Antes de empezar la película la prensa bromeaba al respeto: “¿Cuándo fue la última película floja de Cronenberg? ¿Nunca?”. Pues suma y sigue. Maps To The Stars coge lo mejor del cineasta canadiense de su etapa como maestro de la Nueva Carne –la protagonista tiene el rostro y el cuerpo quemado, hay estallidos de violencia que no temen a mostrar la víscera más algún momento escatológico (sexual y miccional) digno de ovación- y lo mejor de su obra del Siglo XXI –retorcidos juegos jungianos con padres monstruosos e hijos mentalmente abrasados, retrato de una sociedad obsesiva y ególatra- para elaborar el ataque más lúcido (y salvaje) hacia el Hollywood contemporáneo desde que David Lynch nos entregara Mulholland Dr. (2001) –con quién también comparte similitudes claras en el poster oficial-; aunque muchos cronistas (algo más despistados) se han aventurado a compararla con El juego de Hollywood (1992) de Robert Altman. Así, lo que empieza con un seguido de chistes delirantes sobre los actores de hoy en día –una actriz cruel, despechada y desesperada por conseguir un papel, una estrella juvenil mezquina a más no poder en rehabilitación por consumo de drogas- va creciendo como una planta carnívora mientras teje ese “mapa de las estrellas” americano dominado por la avaricia, la envidia y la rabia. A medida que la película avanza la narración y va mostrando la putrefacción en la relación que une a los protagonistas, es cuando Maps To The Stars explota como una bomba de hidrógeno. Un viaje alucinante al fondo de las mentes más perversas acompañada de una vendetta moral donde el director de Inseparables (1988)  acaba con todo y con todos. Cronenberg hace cosas que nadie se atrevería a hacer –bueno, Abel Ferrara se atreve con todo, visto lo visto con Welcome To New York (2014)- y las hace mejor que nadie.

    Robbert Pattinson, Sarah Gadon y Mia Wasikowska (Maps to the stars)

    Digo soberbio en el intertítulo y lo ratifico: The Homesman de Tommy Lee Jones juega en la liga, para que nos entendamos, del remake de Valor de ley (2010) de los hermanos Coen –de hecho, repiten actriz: Hailee Stenfield-. Western que viaja del Oeste al Este con una caravana/ambulancia de mujeres desquiciadas por las muertes de sus hijos –la película bien podría ser un remake bastardo de La diligencia (1939) y/o Caravana de mujeres (1951)- y conducida por una soltera aguerrida –maravillosa Hillary Swank- y un viejo vaquero de los que arranca la película colgando de la soga del ahorcado. Road movie crepuscular, plagada de ideas entre lo salvaje y lo epifánico, con una gran carga de violencia inherente a las imágenes y un fluir dramático que va creciendo hasta convertir su visionado en una experiencia enmudecedora. A falta de un Eastwood bien vale un Lee Jones.

    Channing Tatum (Foxcatcher)

    Vamos con una de las películas favoritas para los Oscars del 2015: Foxcatcher de Bennett Miller, del firmante de Capote (2005) –el director se emocionó profundamente en la rueda de prensa recordando a Philip Seymour Hoffman- y Moneyball: Rompiendo las reglas (2011). La película cuenta el (terrible) caso real de los hermanos Schultz –Channing Tatum y Mark Ruffallo-, ambos medalla de oro en las Olimpiadas en la categoría de lucha libre, tras ser adoptados por un filántropo esquizoide, parafascista y obsesionado con las armas –Steve Carell, fuertemente caracterizado-. Miller suele tirar de formas clásicas para narrar sus obras, aunque suele andar siempre despistado con los ritmos dramáticos, provocando que sus obras se tornen maleables, con tantos puntos fuertes como endebles. Un mix del que Foxcatcher, su mejor película, no se resiente tanto como las anteriores y logra llegar a su cierre salvando la que, sin duda, es una de las grandes películas americanas del año.

    Wesley Snipes, Mel Gibson, Sylvester Stallone, Jason Statham y Antonio Banderas (Los Mercenarios 3)

    Una cosa que, entre tanto jaleo, no me entró en la crónica de ayer: la alucinante rueda de prensa que hubo en el hotel Carlton de Expendables 3 con todo el equipo al completo. ¿Y cuál es la alineación de estrellas para este año? Pues casi no entraban en la sala: Antonio Banderas, Wesley Snipes, Mel Gibson, Harrison Ford, Kelsey Grammer, Kellan Lutz, Jason Statham, Arnold Schwarzenegger, Dolph Lundgren y, claro, Sylvester Stallone. Lograron récord y entraron más periodistas que en cualquier otra rueda del festival. Fue un auténtico lujo colarnos en dicho evento histórico –a ver cuándo se vuelve a reunir tanta estrella junta- donde, sobretodo, se intercambiaron chanzas entre unos y otros –Arnie dijo que la película que más le gustaba de Stallone era ¡Alto!, o mi madre dispara! (1992), Sly respondió que a él le daba mucha envidia no haber protagonizado Junior (1994)- y nos dejaron con muchas ganas de ver la futura action movie.

    + Todas las crónicas de Cannes por Alejandro G. Calvo

    Día 1: 'Grace de Mónaco' abre con polémica un Cannes algo desinflado

    Día 2: Brillante retrato de Turner a cargo de Mike Leigh

    Día 3: Atom Egoyan sigue en barrena con 'The Captive' (aunque con un gran Ryan Reynolds)

    Día 4: La hispano argentina 'Relatos Salvajes' arranca risas y aplausos entre la prensa

    Día 5: Jessica Chastain ofrece su mejor interpretación en 'La desaparición de Eleanor Rigby'

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top