Mi cuenta
    Cannes 2014: Patinazo de Ryan Gosling en su debut como director, 'Lost River'
    Por Alejandro G. Calvo — 22 may. 2014 a las 8:50

    Ni siquiera Christina Hendricks y Eva Mendes logran salvar del derrumbe la epatante película de Gosling. ‘Whiplash’, ganadora en Sundance, arranca la ovación más fuerte escuchada en el certamen.

    Había ganas de hincarle el diente a la ópera prima como realizador de ese icono pop moderno en el que se ha convertido el actor norteamericano Ryan Gosling. Más desde que se supo que Christina Hendricks iba a ser la protagonista principal y que en el reparto habría otros actores del jugo de Eva Mendes, Saoirse Ronan, Matt Smith y Ben Mendelsohn (que se marca un baile tarantiniano de ovación). Pero nada. Ni con todo el dinero del mundo. Ni con el director de fotografía de Spring Breakers (2012) e Irreversible (2002) –Benoît Debie-. Ni con el compositor de Drive (2011) –Johnny Jewel-. Ni con todos los etcéteras que uno le quiera poner logra funcionar esta empanada de imágenes entre etéreas y bizarras que ha venido a llamarse Lost River. Y eso que la cinta no empieza mal: en una ciudad en descomposición, ahogada parcialmente bajo un lago artificial, una madre soltera (Hendricks) a punto de perder la casa por impago de hipoteca, decide aceptar un trabajo en un cabaret-freak show donde las artistas escenifican todo tipo de espectáculos sangrientos –asesinatos, deshollamientos, suicidios y demás locuras gore-. Gosling mira al Lynch de Terciopelo azul (1986) y al Winding Refn de Only God Forgives (2013), tratando de emular la intensidad dramática y la fuerte impronta estética de dichos cineastas. Pero no le sale. Y no es por falta de ideas propias –la película tiene un porrón- sino porque dichas ideas no son las apropiadas. O la película se pone muy excéntrica –ese villano gritando a cámara- o muy esteta –perdí la cuenta del número de planos que aparecieron con casas quemándose al ralentí- o muy ridícula –no hay quién entienda el final-. Quién sabe, igual dentro de 20 años nos referimos a ella como film de culto. Pero lo cierto es que a mí me hubiera gustado decirlo ahora. Se presentaba en la sección Un certain regard.

    Ryan Gosling (Lost River)


    En Quincena de realizadores pudimos ver Whiplash de Damien Chazelle –guionista de Grand Piano (2013)-, cinta ganadora en Sundance del Gran Premio del Jurado y del Premio del Público (Sundance es el único festival donde suelen coincidir esos premios, vayan ustedes a saber porqué). La película, que cuenta con distribución en España, sigue la experiencia vital de un joven baterista de jazz (Miles Teller) que, emperrado en ser el mejor del mundo, se somete a toda clase de ignominias por parte de su profesor (J.K. Simmons) para perseverar como músico. Vamos, unas clases salvajes de música que están mucho más cerca del entrenamiento de los marines de La chaqueta metálica (1987) que, por ejemplo, de los entrenamientos de Rocky (1976). Divertida y terrorífica a partes iguales, la película funciona como un retrato sobre la obsesión por la consecución del sueño americano hasta el punto de convertirse en una pesadilla cercana al cine de Darren Aronofsky. El duelo final entre maestro y alumno mientras suena “Caravan” arrancó una ovación cerrada del público de la sala. Ojo con esta película que va a tener mucho público.

    Bérénice Bejo, Abdul-Khalim Mamatsuiev y Michel Hazanavicius (The Search)


    Cierro con Michel Hazanavicius y la horrenda The Search. El director oscarizado de The Artist (2011) regresa a Cannes con un remake libérrimo de la cinta clásica Los ángeles perdidos (1948) de Fred Zinnemann, cambiando los campos de concentración nazi por la guerra en Chechenia. Los protagonistas son un niño al que han masacrado la familia (en primer plano) y debe huir con su hermano aún bebé en brazos, una joven violada por los mismos soldados que mataron a sus padres, un joven metido a soldado ruso a su pesar que es vejado día sí y día también por sus compañeros y, finalmente, una delegada de la ONU que trata de explicar al mundo la trágica realidad chechena. Obscena, gratuita e insoportable en su mayor parte, The Search explota todos los clichés habidos y por haber en el melodrama bélico. Vaya, que Volver a nacer (2012), la terrible película de Sergio Castellitto, era mejor (boutade alert). Con eso queda todo dicho.

    + Todas las crónicas de Cannes por Alejandro G. Calvo

    Día 1: 'Grace de Mónaco' abre con polémica un Cannes algo desinflado

    Día 2: Brillante retrato de Turner a cargo de Mike Leigh

    Día 3: Atom Egoyan sigue en barrena con 'The Captive' (aunque con un gran Ryan Reynolds)

    Día 4: La hispano argentina 'Relatos Salvajes' arranca risas y aplausos entre la prensa

    Día 5: Jessica Chastain ofrece su mejor interpretación en 'La desaparición de Eleanor Rigby'

    Día 6: David Cronenberg (y Robert Pattinson) se ríen de Hollywood en la magistral 'Maps to the stars'

    Día 7: Unos Dardenne inspirados entregan 'Two Days, One Night' con una gran Marion Cotillard

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top