Mi cuenta
    Alejo Sauras, de 'República': "Soy peleón y nervioso como mi personaje"
    29 nov. 2010 a las 12:37

    El joven actor interpreta a Jesús, el hijo de los guardeses de la finca de la familia De la Torre, en la nueva ficción de época de TVE.

    Alejo Sauras (Palma de Mallorca, 1979) es uno de los protagonistas de 'República', la nueva ficción de TVE que continuará la historia que cerró la muerte de Victoria Márquez en 'La Señora'. Al actor, que saltó a la fama tras dar vida a un joven homosexual en 'Al salir de clase', no se le olvida por su papel en 'Los Serrano', donde interpretaba a Raúl, aunque ha confesado que él no lo considera un sambenito. En la nueva serie de la cadena pública Alejo interpreta a Jesús Prado, un joven emprendedor y vitalista que ha crecido en un duro entorno. Hijo de los guardeses de la finca de los De la Torre, cuyo primogénito es su mejor amigo, se verá afectado, para mejor o para peor, por los cambios del nuevo Gobierno, la Reforma Agraria y el regreso de su hermana Alejandra (Verónica Sánchez). El actor, que se estrena en la ficción de época, nos habla de su experiencia en la nueva serie de la cadena pública.

    Háblanos sobre tu personaje en 'República'...


    En 'República' yo interpreto a Jesús, un personaje que estará en un segundo plano al principio en la historia que nos acontece porque pertenece más a la parte histórica de la historia que contamos. Y es que en la serie se mezcla una parte de ficción con una parte histórica real de nuestra historia de España. Mi personaje vive en el campo y no va casi nunca a la ciudad. Trabaja con su padre como guardeses de una de las fincas que tiene la familia De la Torre fuera de Madrid. A Jesús se le mezclará la llegada de la Reforma Agraria con un conflicto con su mejor amigo, Fernando de la Torre [Félix Gómez]. Ellos han crecido juntos, son amigos inseparables, se quieren mucho y se deben mucho el uno al otro. Tienen una relación muy buena en la que Fernando ha aprendido de Jesús lo que es el trabajo, cómo es crecer sin nada o los valores de la familia, y Jesús ha podido aprender de Fernando lo que son los placeres de la vida, ya que alguna vez le ha llevado a Madrid y han disfrutado juntos… Tienen una relación muy complementaria y muy bonita. Cuando, al principio de la serie, con la llegada de la República llega la Reforma Agraria, ésta no termina de cuajar y hay muchos problemas. Los anarquistas no se entienden ni siquiera entre ellos y esto hará que la familia de Jesús se vea en el medio y tenga que tomar decisiones desagradables sin terminar de estar en ninguno de los dos bandos. Todo esto hará que haya problemas en el futuro y que la relación que tenemos, de empleado y jefe al fin y al cabo, pase por momentos difíciles.

    Aunque complementarias, las personalidades de Fernando y Jesús son completamente opuestas. ¿Con cuál de los dos personajes te sientes más identificado?


    Si me tengo que sentir identificado con alguno desde luego es con el mío.  No tengo títulos nobiliarios ni esas cosas… [risas]. Pero en cuanto a su personalidad creo que son dos personajes bastante ajenos a mí aunque puede que pueda rescatar un poco de cada uno de ellos. Me identificaría un poco más con el mío porque soy de un barrio de la periferia de Madrid, de una familia de clase media, y todo lo que tengo, para bien o para mal, me lo he ganado yo absolutamente y sin ayuda de nadie. Así que en ese sentido sí que me identifico con Jesús. Por otro lado, tampoco he sido nunca un marginado ni he vivido un momento social que perjudicase a las personas como yo, con lo cual no tengo eso de mi personaje.

    Acostumbrado a hacer otro tipo de papeles más actuales, ¿cómo está siendo la experiencia de trabajar en una serie de época?


    Muy divertida. Es algo diferente y a veces es difícil saber si lo que estás haciendo, o la idea que tienes cuando lo estás preparando sobre todo, es correcta. A veces nos cuesta mucho, por ejemplo, la forma de hablar. Yo ahora me fijo mucho más en las personas mayores. En definitiva, es muy divertido. También tenemos la suerte de tener un equipo que nos rodea de la época y eso lo hace todo más fácil.

    ¿Supone un momento especial en tu carrera?


    Al ser de época, me supone un cambio de registro que me viene muy bien como actor. Me está enseñando mucho, me está aportando muchas cosas y me supone un disfrute enorme trabajar con antiguos compañeros. Además es un honor trabajar con el equipo de la serie, porque tenemos un elenco maravilloso. Y, en definitiva, me supone un placer, la verdad, lo estoy disfrutando.

    Y en definitiva, ¿qué es para ti 'República'?


    No sé si estoy preparado para definir la serie, creo que tendríamos que rodar un poco más. En cualquier caso, creo que se ha tenido una muy buena idea y que el resultado va a ser bueno al mezclar una historia de ficción con una historia real que ocurrió en España. Y, sobre todo, porque representa un momento de nuestra historia que nunca nos hemos esforzado demasiado en retratar ni tiene la difusión que se merece, no sé si por su corta duración. Sin embargo, sí creo que cuenta con el interés de mucha gente como para contarlo.

    Háblanos de tu papel en ese triángulo o cuadrado amoroso que habrá entre Fernando, Alejandra y Mercedes...


    Yo no formo parte de ese triángulo, o al menos de momento. Cuando uno vive en el campo y de repente aparece una mujer guapa y bien vestida por ahí, es difícil no prestarle atención. La única mujer que ha podido ver Jesús es Mercedes [personaje de Mariona Ribas] y por ella siente cierta obnubilación desde que son pequeñitos. No sé si es enamoramiento, es algo que tendremos que desarrollar, pero le gusta mucho Mercedes. Aún así, es algo que no le afecta como le pueden afectar a lo mejor a Alejandra sus sentimientos por Fernando.

    ¿Y cómo se tomará Jesús que su mejor amigo se enamore de su hermana?


    Mi personaje es un tío muy honrado y muy recto.  Tiene unos valores muy claros y es un tío que va de cara, muy sincero. Para él es mucho más importante lo que está ocurriendo y los problemas que tiene su familia, que los sentimientos amorosos que pueda tener. Pero cuando tiene que decirle algo a Fernando, lo hace. Y a la cara.

    ¿Y tú eres peleón como él?


    Mi personaje no es una persona impulsiva, es reflexiva. Y tiene los pies en el suelo… Es alguien que dice las cosas cuando las hay que decir y en el tono en que hay que decirlas, sin que se aturulle ni le coman el miedo o los nervios. Yo soy peleón pero bastante más nervioso.

    ¿Te resulta sencillo meterte en la piel de Jesús?


    Me está costando trabajo y esfuerzo por todo lo que conlleva.  Es un personaje complejo, aunque a la vez una persona muy normal. Muchas veces es lo normal lo que mas nos cuesta. Aunque tiene valores que me están ayudando mucho para crear el personaje, es tan blanco y tan claro que eso a veces cuesta. A veces es más fácil hacer un villano, porque tienes más herramientas con las que jugar. Cuando haces un personaje de época, sientes más presión porque tienes que estar dentro de ese contexto.

    ¿Te ha costado quitarte la etiqueta de 'Los Serrano'?


    El tiempo pasa y me conocen por el último trabajo que más duró. Durante muchos años me conocieron por mi trabajo en 'Al salir de clase', luego me conocieron por mi trabajo en Los Serrano'… No sé si después de esto me conocerán por mi trabajo aquí. Creo que es algo que va un poco con nuestra profesión y que tenemos que asumir. A veces te gustaría que te conociesen más por otros trabajos de los que puedes estar a lo mejor más orgulloso, pero uno no puede controlar qué es lo que marca el recuerdo de la gente y, con el simple hecho de estar en el recuerdo de la gente, puedo estar orgulloso.

    Has hecho mucha comedia... ¿Lo echas de menos? ¿Es el género en el que te sientes más cómodo?


    Me encanta la comedia y me parece un género muy difícil. Hacer llorar es a veces más mérito del guionista, que de los actores. Pero hacer reír, si no hay un mérito del actor, es muy difícil. No hay un género en el que me sienta más cómodo. Creo que me siento cómodo en aquel trabajo que estoy desarrollando y que está saliendo bien, que estoy consiguiendo encauzar.  Me sentiría incómodo si no supiera bien qué es lo que estoy haciendo, si me faltaran herramientas o si veo que no llego a donde yo quiero. En definitiva, no tengo un género predilecto y creo que lo que un actor debe hacer es cambiar para poder desarrollar bien su profesión.

    Además de la formación que os proporciona el propio equipo de la serie, ¿investigas por tu cuenta para contextualizar mejor a tu personaje?


    Yo visito mucho a mi abuela y estoy tratando de documentarme viendo algunas cosas de la época. Además a mí me gusta mucho la historia y en eso también lo estoy disfrutando. Aún así es complicado, porque sabemos muchas cosas de la guerra, muchas cosas de la postguerra, incluso sabemos muchas cosas de los siglos XVI y XVII, pero de principios de siglo XX no tenemos tanto.

    ¿Y qué opinas de aquella época?


    Pues que es una pena que durara tan poco. Creo que fue una época en la que no supimos aprovechar las oportunidades. Había una gran oportunidad que desgraciadamente no se supo aprovechar. Era un momento en el que España pertenecía a cuatro y pasó de pertenecer a cuatro a pertenecer a ocho. Es una pena que la historia nos haya tratado tan mal en algunos aspectos. Ya no es una cuestión de quien gobierne o quien no gobierne sino que había iniciativas que se empezaron a llevar a cabo con la República que eran buenas para todos y que no se terminaron de desarrollar y eso es una pena.

    ¿Compaginas tu trabajo en 'República' con algún otro proyecto?


    Ahora mismo no. Arrancando un proyecto no me parece justo ni bueno dedicarme a otra cosa. Es un personaje tan grande y tan complicado que si te pones a pensar en otro tienes pocas posibilidades de que ninguno de los dos funcione.

    Alicia P. Ferreirós

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top