Mi cuenta
    Crítica: ‘Merlí: Sapere Aude’ se supera con una última temporada muy necesaria
    Por Custodio Guerrero — 31 mar. 2021 a las 19:47

    La segunda entrega de la serie protagonizada por Carlos Cuevas se estrena en Movistar+ este 2 de abril.

    Merlí: Sapere Aude llega a su fin y he podido ya disfrutar de los ocho episodios que consta esta segunda temporada y puedo adelantar que se ha superado con creces, tanto en actuaciones como en trama, dejándonos el mejor Merlí.

    Esta nueva y última entrega se estrena en Movistar+ este 2 de abril, pero tan solo los dos primeros episodios, para estrenar uno nuevo cada viernes hasta el 7 de mayo que se emitirán los dos últimos.

    Es una pena despedirse, de nuevo, de Pol, pero lo hace a lo grande, tratando un tema muy importante y necesario hoy día. Poco más puedo decir, pero se descubrirá de qué hablo nada más ver el primer episodio.

    Para todos aquellos fans que vienen de Merlí y han disfrutado con la historia de Pol, esta temporada no va a defraudar en nada. Pero para los que solo han visto este spin-off, ya se pueden poner las pilas para ver Merlí también, porque quizás su final les deje un poco fríos, ya que conecta mucho con la serie original.

    Movistar+

    Pero eso no es lo más importante. La segunda temporada de Merlí: Sapere Aude es redonda en muchos aspectos. Vemos a Pol regresar a la universidad, con María Bolaño (María Pujalte) recuperándose de su adicción al alcohol y conociendo a nuevas personas que le cambiará radicalmente su vida y su forma de ver el mundo. Oda a la actuación y al personaje de Eusebio Poncela, Dino en la serie, del que agradecerás muchas cosas.

    La época universitaria siempre ha cambiado a muchas personas, sobre todo en el buen sentido. Crecemos como personas a base de experiencias y nuevas amistades, y la segunda temporada de Merlí: Sapere Aude lo retrata perfectamente.

    Bruno Bergeron (David Solans) no aparece en esta última entrega, dando así protagonismo a Axe (Jordi Coll), el nuevo interés amoroso de Pol que está trabajando como restaurador en la propia universidad. Su relación no es lo más importante de esta entrega, pero sí es un punto de inflexión para Pol y un paso más para su madurez.

    Aunque quizás puedas echar de menos una tercera temporada contando un poco más del futuro de Pol, es cierto que es la mejor forma de cerrarla, con una escena que marca una gran actuación de Carlos Cuevas y una historia que seguro que en un futuro seguirá dando de qué hablar y fomentará una discusión que es bastante necesaria.

     

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top