Nota películas
Mi SensaCine
    American Pie: El reencuentro
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    American Pie: El reencuentro

    Me encanta el rock clásico

    por Gonzalo de Pedro
    Una pequeña línea de diálogo, en una de las secuencias decisivas de la película, resume a la perfección el espíritu que retrata la última entrega de esta serie: Jim, el protagonista pajillero, hoy padre de familia en plena crisis sexual, lleva a su joven vecina a casa. Ella, borracha como una cuba, baila desaforada al ritmo de Wannabe de las Spice Girls, mientras grita: "¡Me encanta el rock clásico!". En ese salto generacional, en esa disfunción temporal que supone la adolescencia, y sobre todo, en la constatación por parte de los protagonistas que ya no son los jovencitos obsesionados con el sexo que protagonizaron las primeras entregas, reside la tensión de la película. En el fondo, no es sino un acercamiento más de la comedia norteamericana a la eterna crisis de los adultos que se resisten a serlo (y que mantienen intactas sus preocupaciones sexuales, aunque trasladadas a las disfunciones propias de la mediana edad), pero realizado con la particular combinación que hizo célebre especialmente a la primera entrega de la serie, 'American Pie' (1999): gamberrismo, obsesión sexual, chistes verdes y romanticismo a partes más o menos iguales. Para entendernos: estamos bien lejos de la comedia gamberra que se desarrollaría algo después, y nos movemos en un terreno que combina la emoción (facilona, sí), con el chiste grueso.

    Trece años después, la película juega de manera descarada al auto-homenaje, y aunque no estamos ante un ejercicio de intelectualización suprema, convendría revisar la primera entrega de la serie para entender bien el juego referencial, temporal y vital sobre el que se articula la película, que no en vano es la primera de todas las entregas de la serie en la que se reúne el reparto completo de la primera película. Tomando como eje una reunión del instituto, 'American Pie: El reencuentro' es, cuando menos, un buen intento de los creadores de seguir el paso de aquellos espectadores adolescentes que encontraron en 'American Pie' un reflejo hilarante de sus desarreglos hormonales, y que ahora, entrados ya en la treintena, han visto cómo las obligaciones de la vida adulta han arrastrado con sus sueños de juventud... y con su vida sexual. Porque, aunque contiene suficientes chistes tontos (pero geniales), marca de la casa, el transfondo agridulce está destinado a quienes ven la adolescencia con cierta añoranza, y no a quienes la adolescencia no les deja ver nada más allá de sus órganos sexuales.

    Lo mejor: El tono, que sin dejar de ser cómico recoge una sensación de desamparo muy propia de los adultos que no quieren asumir que lo son.

    Lo peor: Que habrá quien la juzgue como lo que no es ni pretende ser.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top