Mi cuenta
    Tipos legales
    Críticas
    1,5
    Mala
    Tipos legales

    Un thriller geriátrico-crepuscular

    por Quim Casas
    No tengo absolutamente nada en contra de los relatos crepusculares. De hecho, en el western y en los años sesenta, esta modalidad que parecía un contrasentido –certificaba, a su manera, la defunción del género– supuso una saludable, pese al tono casi necrófilo, reinvención de los planteamientos tradicionales del relato del Oeste, y dio buenos frutos tanto en la acepción más virulenta –los primeros filmes de Sam Peckinpah– como en la más atenuada –'El hombre que mató a Liberty Valance' de John Ford, 'Los valientes andan solos' de David Miller, 'La balada de Cable Hogue' del mismo Peckinpah–.

    Por el contrario, 'Tipos legales' hace del crepúsculo de sus baqueteados personajes un simple cliché, un pastiche del reduccionismo, una oda a la vejez no como forma de vida, sino como acumulación de lugares comunes. No es un western, sino un thriller, o un drama más o menos criminal sobre delincuentes en el ocaso de sus existencias. La trama es mínima, se reduce a su punto de partida y no hay giros que valgan: Al Pacino sale de la cárcel tras 28 años de reclusión y reencuentra a su mejor amigo, Christopher Walken, intuyendo ya desde las primeras escenas que Walken tiene el encargo de asesinarle por haber matado, involuntariamente, al hijo de un capo mafioso de andar por casa.
    Los dos amigos emprenden uno de esos itinerarios que se supone tan lúdico como terminal esperando que uno ejecute al otro, o que uno convenza al otro de que no lo ejecute, y que nada tiene que ver con la espesura dramática de 'La última noche', formidable película de Spike Lee que se desarrollaba durante la noche que precedía a la entrada en la cárcel de su protagonista. Aquí Pacino sale del penal, y lo que encuentra, casi tres décadas después de haber entrado, es un mundo completamente cambiado. Pero ni esto explota el filme firmado por Fisher Stevens: todo se reduce a chistes sobre los coches que ya no funcionan con llave de contacto.

    Héroes a destiempo, vulgares remedos de un pasado que apela a una determinada concepción del thriller de forma endémica –¡ese final a cámara lenta!–, 'Tipos legales' debería valer lo que valen, o valieron, Walken & Pacino –de 'El Rey de Nueva York' a 'Heat', por citar dos de sus mejores y respectivas interpretaciones en el género negro–, más la incorporación durante veinte minutos de metraje de Alan Arkin. Pero Fisher Stevens no es ni Abel Ferrara ni Michael Mann. Walken pasea su cansancio teñido de escepticismo un poco al modo de los anti-héroes peckinpanianos, pero Pacino presenta una interpretación algo grotesca que lleva el filme por derroteros más paródicos, sin pretenderlo del todo, que otra cosa.


    A favor: Walken a ratos, Arkin en todos sus planos, Pacino de vez en cuando.

    En contra: un guión estirado, unos diálogos hinchados, un crepúsculo encorsetado.
    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top