Mi cuenta
    El hijo de Saúl
    Nota media
    3,5
    280 notas
    ¿Tu opinión sobre El hijo de Saúl ?

    8 Críticas del usuario

    5
    1 crítica
    4
    1 crítica
    3
    4 críticas
    2
    0 crítica
    1
    0 crítica
    0
    2 críticas
    Ordenar por
    Mejores críticas Últimas críticas Usuarios que han publicado más críticas Usuarios con más seguidores
    Macià P.
    Macià P.

    1.641 usuarios 92 críticas Sigue sus publicaciones

    4,0
    Publicada el 27 de enero de 2016
    Con un inusual formato de pantalla 4: 3 que te impide distraerte con lo que rodea al personaje y un potente protagonismo del sonido se consigue un resultado penetrante, desesperanzador y que necesita de la imaginación y las aportaciones del espectador para conseguir visualizar todo aquello que sólo se insinúa o que se escucha. En este sentido os puedo asegurar que los golpes en la puerta de los que se están asfixiando dentro de las "duchas" no te puedes quitar de la cabeza durante horas.

    A pesar de todo al final se convierte en un clamor desesperado a una inocente esperanza que todavía puede arrancar una tímida sonrisa y termina escondida dentro de un bosque. Un futuro que a pesar de todo contiene una chispa de luz dentro del mismo infierno.

    Una película asfixiante, redonda, intensa y de unas formas especiales que siempre caminan en concordancia absoluta con lo que se quiere comunicar. Imprescindible. (8/10)
    Lourdes L.
    Lourdes L.

    128.604 usuarios 920 críticas Sigue sus publicaciones

    3,0
    Publicada el 20 de abril de 2016
    Los autómatas trabajadores del infierno.

    En ocasiones te sientes confusa y negada pues, reconoces la grandeza de una película pero ésta no ha logrado tocar tu alma, no te ha hecho llorar por dentro, no crea esa indiscutible adhesión que debe temblar en todo tu ser..., y tampoco es realmente eso, es más simple y frustrante; existe un desbarajuste y desacople entre la lectura cognitiva que la mente realiza, a través de unos ojos sorprendidos por el enfoque de una barbarie conocida y múltiples veces filmada, y las sensaciones subjetivas que logra evocar, esa intimidad, cercanía y eclipsado hechizo que aceleran el corazón hasta ese inquieto límite, donde la angustia y la zozobra no paran de rondar una razón que mira y digiere aturdida.
    László Nemes ofrece un sobresaliente punto de vista alternativo al horror nazi, ese indiscriminado masacre visto desde lo más bajo, desde ese crematorio y matadero que tenía sus necesidades de reclusión, limpieza, orden y mantenimiento, exasperado obligado quehacer, de ejecución robótica, para que la persona no cayera en una locura vomitiva de quienes están tratando a seres humanos como desechado ganado, cuyo único valor son sus pertenencias; gente sin nombre ni rostro, despreciados como carne de sobra, hasta que se enciende el familiar reconocimiento de un pasado digno y la mecanizada actuación pasa a segundo plano, ante el respeto de tratar como se merece al difunto hallado.
    Los sentimientos afloran y todo cambia de importancia, la misión ya no es sobrevivir como sea sino, la urgencia de amor y cariño por un difunto crío a quien se perdió en vida y que reaviva todo lo olvidado; la supervivencia ya no tiene sentido si no se despide como cabe al ilusionado hijo descubierto.
    Y una demencia lúcida entra en acción, esa que relega lo que le rodea a un exclusivo objetivo, el encuentro con ese rabino que, no exculpa el miedo pero, permite el consuelo de una obra bien hecha, esa última voluntad por la que se dejará la cabeza para limpiar la memoria y sus posibles remordimientos.
    Concisa fotografía de estupor estudiado, actuaciones incisivas que desprenden el martirio agónico de un deleznable trabajo y un abrumado guión, que orienta su horripilante narrativa hacia ese estructurado mecanismo torturador y asfixiante, espeluznante y estremecedor que, con toda la admiración por lo narrado y su forma de exponerlo, no logra tu participación intimista y recóndita, personal e inseparable de conjunción agria; no te sobrecoges en tu sensibilidad a pesar de ser todo el panorama escalofriante, no te acongojas de palabra y sentimiento a pesar de ser mortal y espantoso en su mensaje, no es intrínseca tu emotividad a pesar de seguir sus pasos con voluntad estupefacta y desprecio mayúsculo.
    Las emociones leen pero no se sienten intimidadas, paralizadas y atónitas, acogen la terrible historia con valentía, aplauso y coraje de estilo marcado, un memorial trabajo de admiración por su tremendo valor, en una exposición veraz que altera y arde en el juicio del incómodo vidente pero, con toda la satisfacción y deferencia por lo ofertado, cierta distancia separa esa sobria lectura de una atrocidad, tan sabia e inusitadamente reflejada, y la desasosegada aversión que implícitamente tus sentidos deben vivir y reflejar de forma natural; estando presentes y pasando revista a lo visionado, no alcanzan ese grado considerable de desazón y trastorno martirizado al padecer, con profunda conmoción, todo lo relatado.
    Explosiva desesperación en un cuerpo rígido, de rostro helado, que logra entorpecer esa postura desgarradora, de temporal salvación, por ese pequeño al que se desea rendir cortesía de merecida despedida; planos cortos, intensos y milimétricos para expresiones que magnifican el sobresalto falleciente del momento, una inédita representación del holocausto impresionable y loable, magnífica y acertada aunque, toda su reconocida brillantez pierde cierto sabor al no ver anuladas, por parálisis y crueldad, unas emociones que acompañan pero no se agotan ni anulan ante tan depravado escenario.
    “Sólo se que no soy yo y que sigo vivo”, hasta esa mirada a un organismo inerte, de belleza inocente, brutalmente asesinado; entonces surge el hijo de Saúl, por el cual luchará hasta la muerte de ese espíritu desgarrado, cuyo soporte aún sigue teniendo fuerzas de hacer lo correcto, entre tanta maldad e inmundicia.
    Impresionante, singular, atractiva e insólita descripción de lo ya, tantas otras veces, descrito.

    Lo mejor; su planteamiento y rodaje de una historia tantas veces digerida.
    Lo peor; su repetición cíclica impide esa unión emocional explosiva.
    Nota 6,8
    elcinepormontera.com
    elcinepormontera.com

    45 usuarios 28 críticas Sigue sus publicaciones

    5,0
    Publicada el 19 de enero de 2016
    Campo de concentración de Auschwitz, primavera de 1944
    -Camina rápido, no te pares, no tropieces con un oficial, no cometas el error de mirarlo a la cara, clava tus ojos en el suelo, si te preguntan habla sólo en alemán, aunque eres un Sonderkommando no dudarían en meterte un tiro en la sien, sigue caminando por el pasillo oscuro, tienes mucho trabajo, no paran de llegar prisioneros a este babel mefistofélico, desnuda a los prisioneros, no escuches sus preguntas, no atiendas sus súplicas, tienes que disponer cada pieza de ropa en su montón correspondiente, luego los anillos, cadenas, relojes, empuja después a los prisioneros sin mirarlos, que avancen hacia las puertas de la cámara de gas, cubre tu nariz con tu pañuelo de mordaza, muchos se han meado y todo apesta, en el bajo techo la nube que gravita se hace más densa, se alimenta de llantos y de miedo, pero tú no tienes miedo, tú no sientes dolor ni compasión por las lágrimas ajenas, has agotado los mecanismos que combaten el tormento, eres una mente inerte que sobrevive en un cuerpo marcial e indolente, no pienses, no tienes tiempo a pensar, ya se han abierto las puertas y tienes que arrastrar los cuerpos, otros tienen que cortarles el pelo, quitarles los dientes de oro, vete después a los hornos crematorios y arrodíllate en la cámara de gas, tienes que limpiar la muerte reciente, que no quede rastro, viene más muerte, más cuerpos, un niño, un niño muerto, ¡es tú hijo…!-.

    Leer reseña completa en:
    Atilio Nalerio
    Atilio Nalerio

    14 usuarios 19 críticas Sigue sus publicaciones

    0,5
    Publicada el 11 de noviembre de 2016
    Fiasco absoluto. Medité muy bien antes de atreverme a hacer este comentario, pero en fin aquí estoy poniéndole el pecho a las balas y que los intolerantes de siempre me peguen. La exaltación casi unánime de la crítica internacional sumada a una copiosa catarata de premios en cuanto festival se presentó hicieron que me aprontara a ver una obra maestra. Qué fiasco. Mi pobre sensibilidad me indica que esta película es una verdadera tomadura de pelo al espectador. Una historia poco creíble (por no decir ridícula) rodada con larguíííííísimos planos secuencia de cámara en mano (sin el uso del estabilizador "steadycam") que siguen al protagonista durante toda la película en primer plano y deja el resto desenfocado en un amarrete formato de 4:3, está contada en una forma tan confusa que es difícil desentrañar cuál es el verdadero tema. Por si fuera poco, en la copia proyectada en Montevideo prácticamente la mitad del filme no tiene subtítulos y sumado al hecho que no sé absolutamente nada de húngaro ni de alemán, confieso que no entendí casi nada de lo que ví. El holocausto y los campos de exterminio nazis merecían algo más serio.
    pepalvarez
    pepalvarez

    672 usuarios 87 críticas Sigue sus publicaciones

    3,5
    Publicada el 8 de enero de 2017
    La retaila de premios recibidos, las críticas unánimes, hacia tener unas expectativas que no se han cumplido... es una visión diferente del holocausto por lo claustrofobica y por el encuadre que no te deja ver nada y eres literalmente Saúl ... el actor Géza Röhrig esta soberbio pero para mi gusto le falta no se bien que...
    cine
    Un visitante
    3,0
    Publicada el 27 de enero de 2016
    Quizás me deje llevar por las espectativas de ir a ver una obra maestra que no resultó serlo para mi. Mi sensación al acabar la pelicula fue la de haber asistido a una película sobre el holocausto totalmente diferente de lo que había visto hasta la fecha y al mismo tiempo a un espéctaculo claustrofóbico y angustioso que en algunos momentos no llegué a entender del todo. En definitiva, esperaba mucho más vistas las críticas de los medios.
    cine
    Un visitante
    3,0
    Publicada el 6 de diciembre de 2016
    todas las personas tienen un hilo q los une a su humanidad... todas tenemos una moral y buenos deseos
    cine
    Un visitante
    0,5
    Publicada el 29 de febrero de 2016
    Otra película donde muestran a los asesinos y ladrones Judios Como victimas. Que chafa. Mejor 50 sombras de Gray.
    ¿Quieres leer más críticas?
    Back to Top