Nota películas
Mi SensaCine
    Sitges 2016: Kiyoshi Kurosawa apunta a premio con su magistral 'Creepy'
    Por Alejandro G. Calvo — 11 oct. 2016 a las 12:53
    facebook Tweet

    Felices por el retorno del mejor Kurosawa, pero también porque las buenas películas empiezan a hacerse su sitio entre tanta casquería: el anime 'Your Name' y el american gothic 'Sam Was Here', convencen gustando.

    Gran retorno el de Kiyoshi Kurosawa al género que lo encumbró, con títulos seminales del "nuevo cine de terror asiático" como Cure (1997) o Pulse (Kairo) (2001), tras pasarse los últimos años buscando un trascendentalismo algo naïf y rollete. En mi cabeza ya daba por hecho que lo último bueno Kurosawa era Tokyo Sonata (2008) y que era un realizador al que habíamos perdido definitivamente. Así que, tremenda fue la sorpresa ayer cuando Creepy arrancó su metraje en esa sala del demonio llamada Tramuntana (los que vienen a Sitges saben de lo que hablo). Cinta de aires hitchockianos -arranca como Vértigo (1958) y tiene momentos dignos de Psicosis (1960)-, que presenta a un detective retirado que, tras un incidente traumático, se muda a una nueva casa junto con su mujer para descubrir que su nuevo vecino es un hombre de lo más siniestro -Kurosawa ha creado un villano de los que entrarán en las listas de los mejores del cine de terror justo al lado de los chavales de Funny Games (1997) y el Hombre Púrpura de Jessica Jones (2015). Con una puesta en escena que premia una mirada realista, sin levantar la voz un solo instante, y que se adentra en el horror adoptando el mismo enfoque que en las partes cotidianas, Creepy consigue provocar ese mal rollo al que apela el título sin necesidad de ser cruel a lo Haneke o histérico a lo (ponga aquí el director japonés que más pesado le resulte). Por el momento, la mejor película de este Sitges.

    La sección Anima't suele ser, por norma, de lo mejor de Sitges año tras año. Siempre alejada del Auditori toca ir a pelearse por conseguir un sitio a los cines del centro, generalmente, a horas que resulta imposible cuadrar. Pero hay que hacerlo. Las joyas animadas que año tras año aparecen ahí suelen grabarse a fuego en la mente del espectador más exquisito. Este año repiten exitazo, valga como prueba la brutal Your Name del cineasta japonés Makoto Shinkai -aunque tampoco nadie debería perderse Avril et le monde truqué de Christian Desmares y Franck Ekinci-, que es algo así como ¡Olvídate de mí! (2004) en versión anime, tanto a nivel argumental como a nivel emocional. La película cuenta la historia de Taki y Mitsuha, dos jóvenes (chico y chica) que suelen intercambiar sus personalidades cuando duermen (los despertares de Taki en el cuerpo de Mitsuha agarrándose los pechos son un delirio), pero que suelen olvidar su aventura al poco de estar despiertos. Your Name arranca a lo loco, casi a modo de comedia hawksiana, para ir poco a poco adentrándose en el melodrama fantástico que hubieran firmado con placer Michael Powell y Emmeric Pressburger. Deliciosamente naïf, profundamente romántica y divertida sin par, la cinta de Shinkai es una delicia absoluta a la que quizás sólo habría que restarle un par de torch-songs niponas -una de las debilidades de su autor- para resultar una obra maestra de la animación. Felicidad absoluta.

    Cerramos con una de las 30 películas a competición oficial: Sam Was Here del realizador Christophe Deroo. Rodada con cuatro duros (expresión viejuna: lo sé; don't shoot the critic) y en sólo doce días, la película cuenta la pesadilla por Sam, un comerciante que viaja puerta a puerta a través del desierto -aunque nunca sepamos qué demonios vende- con la única compañía de un programa de radio donde sólo se habla de un asesino de niños que anda por la zona. Pesadilla carpenteriana -más cerca de En la boca del miedo (1994) que de La niebla (1980)- donde los salvajes que habitan en las dunas son una mezcla de trash-humpers (Harmony Korine style) y rednecks vecinos de los de Las colinas tienen ojos (1977), lo cierto es que no tiene ni pies ni cabeza, pero la narración se mantiene tan hermética y se toma tan en serio, que el survival horror en el que se acaba convirtiendo funciona a la perfección. De lo mejor visto en sección oficial.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top