Nota películas
Mi SensaCine
    La censura de los 70 al ritmo de Raffaella Carrá. Visitamos el rodaje de ‘Explota explota’
    Por Gema Sevillano — 11 dic. 2019 a las 16:15
    facebook Tweet

    Nacho Álvarez dirige su ópera prima, una nueva comedia musical protagonizada por Ingrid García-Jonsson.

    Hubo una época dorada del cine musical en España. Con los niños prodigio y las folclóricas repartiéndose los títulos. Pero en este nuevo siglo, no es uno de los géneros favoritos en nuestro país. Es, quizá por eso, un gran reto para el director Nacho Álvarez llenar ese vacío con su primer largometraje: Explota explota. Entre focos, mucho color, mallas brillantes, números musicales, risas y la gran música de Raffaella Carrá, la película desarrolla su rodaje en distintos puntos de la Comunidad de Madrid, además de Pamplona y Roma. Y en SensaCine hemos tenido la oportunidad de visitar esta producción cinematográfica y hablar con el realizador y los actores Fernando TejeroIngrid García-Jonsson y Natalia Millán.  

    En el plató Nonstop de Madrid se rueda parte de la historia de María (García-Jonsson), una joven que abandona a su prometido en el altar en su boda en Roma para volver al Madrid de los años 70 con la intención de cumplir su sueño: ser bailarina. Con esfuerzo y junto a su inseparable amiga Amparo (Verónica Echegui), María consigue formar parte del cuerpo de baile del programa más famoso del momento: Las noches de Rosa, con la gran Rosa (Millán) como presentadora; dirigido por Chimo (Tejero) y supervisado por uno de los censores de Televisión Española: Celedonio (Pedro Casablanc). Entre baile y baile conoce a Pablo (Fernando Guallar), quien esconde un gran secreto que podría poner en peligro la carrera de María. Pero ella pone el amor y el baile ante todo, enfrentándose a una época represiva y dominada por la censura.

    El director Nacho Álvarez.

    Para Álvarez era clave que en su equipo hubiese un gran coreógrafo que le ayudase a armar y dar tridimensionalidad a los bailes, lo más importante de una película para el director. Por ello, agradeció que su camino se cruzase con el de Toni Espinosa, coreógrafo del musical Billy Eliott que se encuentra ahora preparando Grease. "Entró como coreógrafo pero es mi mano derecha prácticamente al armar los números [musicales]", comenta Álvarez.

    VIAJE A LA TELEVISIÓN DE LOS 70

    La comedia musical se sitúa en el Madrid del comienzo de la década de los 70 y es un reflejo de cómo funcionaba la televisión por aquella época. El plató en el que se lleva a cabo la historia está plagado de instrumentos televisivos ya obsoletos y bailarinas que ensayan continuamente una coreografía. Hasta que una tiene, como dicen en una de las escenas del filme, un "resbalón de tres meses". Eso supone la entrada de una estupefacta María en el cuerpo de baile del programa.

    Entre el cuerpo de baile y la directiva del espectáculo televisivo, se encuentra uno de los factores claves que actúa como un personaje más en la historia: la censura. Esta fue una de las razones por las que el director prefirió contar la historia ambientada en esa década, ya que iba a facilitar la visión de la supresión de contenido de la época.

    Verónica Echegui.

    Además, este tema no solo se aplicará a los límites impostados en la televisión de los años 70, también a la represión hacia cuerpo de la mujer, reflejado en el personaje de María. Como recalca García-Jonsson entre toma y toma durante el rodaje:

    Creo que está guay sacarlo de contexto e irnos al pasado porque nos va a hacer pensar en cómo está la situación ahora

    Esa represión a la mujer se explora desde los dos lados, ya que en Chimo, el personaje de Tejero, se encuentra la otra cara de la moneda. "Mi personaje se aprovecha un poco del poder que tiene y la manera en la que se aprovecha es intentando acostarse con las bailarinas del programa" explica el actor.

    Introducirse en sus personajes de la época ha sido un reto para los actores, cada uno con su inspiración personal. Para García-Jonsson, por ejemplo, su referencia principal para dar vida a María ha sido alguien muy cercano a ella."Mi hermana es bailarina. Por lo tanto, para mí es una referencia que tengo muy presente", recalca. Pero también menciona otras fuentes de inspiración: "Las bailarinas con las que estoy trabajando, Jane Fonda como figura de los 70, Pepa Flores, Carrá por supuesto…".

    Tejero, por su parte, cuenta una experiencia muy diferente, porque a pesar de haberse sumergido en la investigación de realizadores de la época, su personaje tiene un lado oscuro en el que le ha costado profundizar. "He intentado que, dentro de un personaje que es muy difícil que empatice con el público, por lo menos la gente diga: '¡Qué pobre desgraciado!", confiesa, compartiendo también que ha habido días que, al grabar escenas "fuertes", su vuelta a casa ha sido dura.

    RAFFAELLA, EL SÍMBOLO

    A diferencia de lo que se esperaría con tanto 'biopic' a la vista,  Explota explota no trata la vida de Raffaella Carrá, pero se podrá ver reflejada su esencia en los personajes. Por ejemplo, en Rosa, esa estrella del momento que se hace su sitio en la época de la censura y tiene suficiente experiencia para dominar la escena. También en María, que es la ilusión y el brillo nuevo que se hace hueco en el mundillo de la televisión. Raffaella Carrá está totalmente presente en todos lados en el rodaje e incluso fuera de él, porque nadie ha sido capaz de salir un día de allí sin tener una de sus canciones metida en la cabeza.

    Fernando Guallar.

    A pesar de ser un personaje transgeneracional para el público español y que sus canciones son, prácticamente himnos, comprender esa sociedad y la explosión que supuso su aparición en las televisiones españolas es una de las sorpresas de las que se dio cuenta Millán. Como cuenta la actriz:

    Me he dado cuenta de verdad de lo revolucionaria que fue [Raffaella Carrá] en su momento con su aparición en la tele

    Y, si todo el reparto y el equipo del filme no habían tenido suficiente Carrá, la mismísima Raffaella visitó los platós y las grabaciones de la película unos días antes para conocer el proyecto en persona. "Pasó a darnos un beso por el rodaje, nos tiró un poco de buena energía a todos, hizo un poco de 'show' y nos dejó superfelices a todos”, cuenta Álvarez.

    El rodaje comenzó el pasado 4 de noviembre y tiene planificado acabar, aproximadamente, el 23 de diciembre. Por ahora, la cinta no cuenta con fecha de estreno, pero lo que sí podemos adelantar es que cuando llegue a las salas de cine, saldrás de allí sin parar de tararear ese: “explota, explota, me explo..”.

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top