Nota películas
Mi SensaCine
    The Reader (El lector)
    Críticas
    3,5
    Buena
    The Reader (El lector)

    La intimidad de la barbarie

    por Israel Paredes
    Tras el éxito -¿inésperado?- de 'Billy Elliot', y la excelente adaptación de 'Las horas' de Michael Cunningha,, Stephen Daldry asumió la complicada, a priori, labor de llevar a la gran pantalla la novela de Bernhard Schlink, "El lector", novela convertida, también inesperadamente, en este caso debido a su calidad literaria, en un best-seller, primero en Alemania y, después, en el resto de países.

    'El lector' plantea un acercamiento al Holocausto (o a parte de él) desde una perspectiva íntima y no desde el gran discurso histórico sobre el mismo; es decir, toma una historia sobre una pareja imposible (por edad, por cultura) y la convierte, a la larga, en un camino hacia la barbarie, hacia lo incomprensible. Daldry trabaja a los personajes y su relación, tanto entre sí y como con los espacios en que se desarrollan sus encuentros. El cineasta británico sabe sacarle partido a la cotidianidad para ir creando una atmósfera que contrasta con la del exterior, cuya aparente calma, en realidad, esconde lo malsano que anida en una sociedad que poco después conducirá a lo monstruoso. Es más, la propia relación entre los dos amantes se presenta ya como algo enfermizo, extraño y obsesivo que puede entenderse como una suerte de interiorizar lo externo, de crear un pequeño mundo como representación metafórica de una situación más general. Pero en el fondo, 'El lector' habla sobre la inocencia desde diferentes perspectivas, de cómo la mirada va con el paso del tiempo endureciéndose y, en determinados contextos, volviéndose más cínica o sorpresiva dependiendo de las vivencias. También sobre la inocencia de una nación que aceptó (cuando no aplaudió) ciertas ideas considerándolas inofensivas y, al final, tuvo que defenderlas con violencia y, como en el caso de ella, una total ceguera. No es 'El lector', sin embargo, una mirada tan profunda como se pretende, aunque gracias a Kate Winslet. el personaje asume una mayor profusión de lo que Daldry es capaz de transmitir con un estilo correcto pero sin la personalidad de sus dos anteriores películas, mucho más fría, quizá porque intentó transmitir la paradoja de un momento gélido pero convulso.

    A favor: Kate Winslet.

    En contra: La sensación de que la película pretende ser más profunda en sus reflexiones de lo que realmente es.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top