Mi SensaCine
Dark Places
Tráilers y Vídeos
Reparto
Críticas de usuarios
Críticas de Medios
Crítica de SensaCine
Fotos
Banda sonora
Anécdotas
Taquilla
Películas recomendadas
Noticias
Nota media
3,7
37 notas incluyendo 6 críticas
0% (0 crítica)
17% (1 crítica)
50% (3 críticas)
17% (1 crítica)
17% (1 crítica)
0% (0 crítica)

6 críticas de usuarios

Adolfo Garcia Gonzalez

Sigue sus publicaciones 21 usuarios Lee sus 281 críticas

3,0Entretenida
Publicada el 4/9/15

CHARLIZE THERON y Chloë Grace salvan los muebles en esta película que se va desinflado, desinflado, hasta casi se acaba difuminando pero que resurge con un final bastante potable. Buena historia!

Lourdes L.

Sigue sus publicaciones 3 usuarios Lee sus 100 críticas

2,5Regular
Publicada el 29/9/15

Parentela, dictamen hereditario inevitable que hay que soportar como se pueda, llevarlo con entereza o disfrutar de ellos si la dicha es buena; aquí, su tormentoso pesar no causa profundos desvelos ni tensas emociones, es, en general, laxa. "¿Qué pasó realmente aquella noche?", aunque la verdadera cuestión es ¿hasta qué punto te interesa?, ¿supone un gran aliciente saber la verdad?, ¿es diestro y apetitoso su avance y resolución?, pues observas a Charlize Theron, con su perpetua gorra como equipaje decorativo en un intento de simular aislamiento, reclusión, confusión y protección de todo, escondite que juega con el tiempo para plasmar una investigación de asesinatos, rompecabezas no resuelto con justicia para el club kill, que procura abrir una ventana a la curiosidad del espectador para que se añada y camufle como un miembro más, sólo que tú nunca llegas a compartir su entusiasmo y vigor por descubrir lo ocurrido, por asignarle a otro candidato la tan cuestionada culpabilidad ya que, según se plantean los hechos y sus interrogantes, ésta puede ser asignada a quien se quiera con la excusa que en ese momento tercie y se acople mejor al flojo dramatismo, con evidente ausencia de sentimientos envolventes, de un misterio, por fín, ventilado. "Estás tan presa como yo", encerrada en mi cueva emocional vendiéndome al mejor postor por dinero, refugio insano de una sociedad que hace espectáculo de mi dolor, que cotillea y se entretiene con la maldad de mi interior, contagiada sangre que nada bueno ofrece y cuyo pesado recuerdo no permite descansar ni vivir en paz. "Tú mentiste, yo mentí, estamos a mano", pues dos negativos hacen un positivo aunque sea con 28 años de retraso, historia basada en la novela de Gillian Flynn, producida por la propia protagonista, que no logra arrancar tu inquietud o debate sobre quién será el diablo o el santo sacrificado, estropicio de motivación que pone en peligro todo el resto, ese conjunto de lugares oscuros que no poseen tanta penumbra ni reclamo como deberían ya que, su indagación en tan fatídico día y sus horas previas, desde el devastado presente que no logra ni perdón ni redención, ni propio ni ajeno, es de estímulo ajustado, limitado gancho que permite ese mínimo desgarro e incitación para no perderla de vista pero que tampoco incita a ofrecerle tu atención completa. Tormentosa familia del medio oeste rodeada de un ambiente de fanatismo por satán y su vendida ideología, a partir de ahí asesinatos, víctimas, culpables y acordados giros, moderadas aclaraciones, poco convincentes, que no elevan en demasía la temperatura; si sacamos la gran baza de la actriz intérprete, no deja de ser un telefilme de sobremesa cuyo camuflado thriller no requiere gran esfuerzo para digerirse y demanda poca actividad a la razón, a lo cual tampoco se puede alegar ingrata sorpresa pues los libros de la referida novelista cojean de ello, parsimonia de recorrido, débil engaño, apenas enrevesado y facilidad de resolución, a lo que se une un Gilles Paquet-Brenner que tampoco allá la clave para transformar tal ordinariez en algo exquisito digno de activar tu pensamiento y cuestionar tu duda. Historia de un crimen cuyo escrito no da para el espíritu de Jessica Fletcher ni para el recurrido Colombo, pues su humo alcanza poca incógnita y sus pasos y movimientos transfieren desidia en progresivo aumento más que su necesario camino inverso. Le otorgas minutos y esperanza para ver dónde te lleva, para que aliente tu curiosidad y desconcierto pero pronto surge la decepción de un nivel medio que no osa ni pretende esquivar, se rodea de accesorios poco incisivos, de baches nada tentadores y de un alargar, lo que se puede solucionar ya, innecesario que tampoco ayuda a darle puntos favorables. La respuesta a ese enigmática pregunta "¿qué pasó realmente aquella noche?" se acerca más al famoso "francamente, querida, me importa un bledo" que se lleva el viento que a una verdadera investigación sólida, consistente y sabrosa que te quite el sueño y te indague a preguntas. Las lagunas mentales de Libby se contagian, mucho más, que su miedo por descubir la veracidad de aquella trágica noche pues, es tan ligera y tenue su incertidumbre y misterio, que la mente va y viene, se toma vacaciones cognitivas respecto la presente narrativa ya que, ésta no demanda ni solicita excesivo esfuerzo. El negocio de la lástima se ha terminado, la recaudación de las almas bondadosas se ha secado, tú desgracia ya no conmueve ni interesa, ¡habrá que sacar efectivo de dónde sea!, ¿qué tal aficionados jugando a ser detectives que persiguen descubrir la verdad oculta?, ¡si pagan...!

http://lulupalomitasrojas.blogspot.com.es

Gerardo M.

Sigue sus publicaciones 25 usuarios Lee sus 152 críticas

1,5Mala
Publicada el 10/9/15

Carne de telefilm Gillian Flynn siempre ha sido carne de telefilm. Es algo que podría constatar cualquiera que haya leído alguna de sus novelas negras, en las que el feminismo, los giros absurdos y el crimen se dan constantemente la mano. Y es una característica que subyacía de la que hasta ahora era su primera adaptación a la gran pantalla, “Perdida”. Un thriller con nervio que hacía del engaño su mejor baza argumental para mantener al espectador menos avezado pegado a la butaca, pero cuya trama bien podría rellenar la parrilla televisiva de cualquier cadena privada española un sábado por la tarde. Con “Dark Places (Lugares oscuros)” volvemos a ser testigos de lo peor y lo mejor que una adaptación de un relato de la autora podría ofrecernos. Las mismas trampas –flashbacks insertados sin que nadie los relate, para liar al público- y agujeros de guión –demasiadas cosas ocurriendo “porque sí”, como las mentiras de algunos personajes-, las mismas inconsistencias argumentales de un universo policiaco tan personal que intercambia continuamente la inverosimilitud por el ridículo, pero también un sentido del entretenimiento que satisfará a los espectadores menos exigentes, los mismos que no piden demasiado a las maniqueas páginas de sus libros. Pero todo eso sin el toque Fincher. Porque si algo hacía diferente a “Perdida” era el estilo de su director, que insuflaba ritmo y alma a un producto que sin él habría caído en el ostracismo. “Dark Places” se ve con la complacencia de no hacer trabajar demasiado al cerebro, de tener los mismos personajes planos y los lugares comunes de las películas para televisión. Le falta el montaje del director de “Zodiac” y “El club de la lucha”, su habilidad para convertir lo imposible y previsible –el final te lo puedes ver venir si estás atento a más de un flashback revelador- en plausible y cinematográficamente digerible, la ecléctica música de Trent Reznor y Atticus Ross, y esa atmósfera tan característica de sus películas. En su lugar lo que tenemos es a un Gilles Paquet-Brenner sin ninguna impronta personal, que hace del zoom su rasgo más distintivo y agotador, y que se muestra incapaz de hacer un film que interese más allá de conocer la verdad que se encierra tras el misterio. Una película simple que ni su protagonista principal, una destacable aunque nada sorprendente Charlize Theron, consigue elevar por encima de la categoría de telefilm. Fácil de ver y de olvidar. A favor: Charlize Theron, y que se ve con comodidad para desentrañar el misterio En contra: no pasa de ser un telefilm

http://bit.ly/1UJFY6k

Beatriz López Velasco

Sigue sus publicaciones 35 usuarios Lee sus 465 críticas

3,0Entretenida
Publicada el 8/9/15

La segunda novela de Gillian Flynn (la autora de Perdida) se publicó en 2009 bajo el título original de Dark places, en español La llamada del Kill Club, y también ha sido adaptada al cine. El responsable de guion y dirección es el cineasta francés Gilles Paquet-Brenner, Dark places se estrenó en Francia en abril y tanto en Estados Unidos como en España ha llegado directamente a las plataformas digitales (VOD). [...] Esta es una película oscura, con una atmósfera cargada y asfixiante que está presente continuamente, algo que se ve acentuado por la fotografía. Desde el primer momento juega con nosotros haciéndonos dudar tanto de los recuerdos de Libby como de las investigaciones. A la vez que, mediante flashbacks, va mostrando los días previos a los asesinatos va reconstruyendo los acontecimientos previos a esa fatídica noche con algo de suspense y varios giros, algunos más interesantes y sorprendentes que otros. Creo que los dos factores que más han contribuido a la mala acogida de la película han sido la inevitable comparación de Gilles Paquet-Brenner con David Fincher, el director de Perdida (la anterior adaptación de Gillian Flynn), una comparativa de la que pocos directores pueden salir airosos. Otro factor clave ha sido la adaptación del guion, la propia Flynn se encargó de la adaptación de su anterior novela y esta vez no, el guion es responsabilidad íntegra de Paquet-Brenner y, parece ser, que una gran cantidad de pequeños e importantes detalles de la trama se han quedado fuera de la versión cinematográfica y otros han sido cambiados de forma gratuita, lo que ha defraudado a los lectores de Gillian Flynn. Lo mejor sin duda es la interpretación de Charlize Theron llena de matices, su mirada fría y esa permanente actitud a la defensiva o su conducta antisocial que usa como coraza para no tener que hacer frente a lo que pasó aquella noche cuando ella tenía siete años. También plasma muy bien su alma atormentada y ese conflicto interno que se le plantea cuando se hace evidente que desconoce muchas cosas del pasado de su familia y, aunque no le apetece nada revolver el pasado, cree que tiene que hacer lo correcto. Destacar en el reparto la presencia del joven actor Tye Sheridan, uno de los nuevos talentos en alza de Hollywood al que pudimos ver en El árbol de la vida y Mud, interpreta al joven acusado del asesinato de su madre y sus hermanas. Chloë Grace Moretz (Kick-Ass, Si decido quedarme) da vida a su novia, una adolescente caprichosa y perturbada, gran rendimiento el de estos dos jóvenes actores. Nicholas Hoult, que vuelve a coincidir con Charlize Theron después de Mad Max: Furia en la carretera, es el miembro del “Kill Club” que contacta con Libby. Corey Stoll (el villano de Ant-Man), Christina Hendricks (Mad men) y Drea de Matteo (Los Soprano) completan el reparto. Una historia interesante sobre la parte más horrible de la condición humana con una gran actuación de Charlize Theron para una película que no es perfecta del todo, pero si emocionante y disfrutable.

https://kinefilia.wordpress.com/2015/09/07/dark-places-2015/

MARIA JESUS A.

Sigue sus publicaciones 13 usuarios Lee sus 56 críticas

3,0Entretenida
Publicada el 4/9/15

La película no está mal, pero creo que le falta algo más de tensión, hay momentos en los cuales se hace pesada. Las actrices están muy bien y el final muy bien elaborado.

Flor G.

Sigue sus publicaciones 0 usuario Lee sus 3 críticas

4,0Muy buena
Publicada el 13/7/15

muy buena pelicula me gusto mucho el misterio de saver muchas cosas aunque el final no la entendi pero me gusto la pelicula como el libro

¿Quieres leer más críticas?
  • Las últimas críticas de SensaCine
  • Las mejores películas según los usuarios
  • Las mejores películas según los medios
Back to Top