Nota películas
Mi SensaCine
    Más allá de las montañas
    Nota media
    3,2
    10 notas incluyendo 4 críticas
    distribución de 4 críticas por nota
    0 crítica
    2 críticas
    2 críticas
    0 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre Más allá de las montañas ?

    4 críticas de usuarios

    Lourdes L.
    Lourdes L.

    Sigue sus publicaciones 70839 usuarios Lee sus 920 críticas

    3,0
    Publicada el 21 de junio de 2016
    Tres puntas, para un desganado triángulo. Te quedas absorta pensando en lo no visto, meditando sobre lo obviado y recapitulando lo mucho pasado por alto; no se si como experiencia sugestiva, de relleno intelectual propio, o como técnica reflexiva alentadora, para dejarte conmocionado y recapitulando sobre ella. Tres tiempo distantes, acto triangular que va desde 1999 al 2014, y desde éste al 2025, con tres formatos cinematográficos distintos y con una banda sonora clave para entender el momento y la transición vivida, desde ese puntero de guitarra clásica para la meditación y duda, la tristeza y el dolor de la elección hasta Pet Shop Boys y su fantástico “Go west”, para la celebración de la vida y su alegría; todo ello con una fantástica Tao Zhao, que protagoniza los dos primeros tercios, dejando el revolucionario último a la aparición de un imprevisto joven, desorientado, con mucho que desandar. El amor, las decisiones, los errores y la soledad, amargura de pena infringida, abrazada por un estatus económico que no logra paliar la desgracia, el abandono y el encierro de quien se alimenta de añoranza y buenos recuerdos, incomunicada en su voluntario retiro, hasta ese salto temporal a un inconexo hijo que ya no tiene vínculos, ni memoria, ni ilusión, en búsqueda de una libertad emocional que le atrapa y condena, más que darle paz y tranquilidad. Todo ello con esos tres anodinos lapsus, correspondientes a los años transcurridos entre las épocas clave elegidas donde, no se cuenta nada del por qué o de la evolución sufrida, simplemente apareces en la determinada fecha y ¡paf!, nueva situación/nuevos acontecimientos. Y, aunque reconozco que esa es la originalidad cautivadora de la cinta, también es un tormento y suplicio para la audiencia, pues te aísla y fuerza a ser una incomprendida receptora que al no entender, saber ni obtener respuestas a las muchas lagunas, se distancia y cede en interés y apetencia por ella. Porque estar en una clase y no comprender al profesor hace que resulte más estimulante mirar por la ventana que oír una historia sin correlación ni nexo seductor y, aunque “observar lleva su tiempo”, pasar de la disputa de jóvenes, en las minas de carbón, a los adultos ya curtidos en manejo de petróleo, a una Australia que desprecia su apellido y nombre chino no llama ni apela a la razón cognitiva; simplemente miras, aunque cada vez con menor atención, pues te has perdido el hilo nunca narrado, para Jia Zhang Ke prescindible en la belleza de su relato, para la presente necesario para no quedarse varada, en medio de ninguna parte, sin resolver nada. Desconcertada devastación expuesta sin anhelo, con gelidez pálida y curtida experiencia del cataclismo padecido, momentos decisivos que inclinan la balanza y marcan la pauta del destino dejando de lado, y como inútiles, el relleno de aquellos tantos otros que se dan entre medias. Género dramático que busca novedad expresiva y alternancia narrativa, como base para su florecimiento y aprecio exquisito, y que transcurre desde la esperanza y deseo de todo por vivir, al olvido y pérdida de la memoria, con esa nueva identidad intercalada de súbitos déjà vú que indagan y perforan en el pasado; un volver a la tierra, a la lengua, a la clase obrera con hastío y lentitud, desapego y escisión, que terminan por coronar esa actitud desabrida de quien quiere estimar e involucrarse pero, no hay manera por mucho que lo intente y se esfuerce. “Lo más difícil del amor es la atención”, pero por mucho que el destinatario ofrezca ésta, con gusto y querencia de beneficio argumentativo, el emisor es tan negado en su competencia discursiva que logra nos se sienta el amor, que no emocione el sufrimiento, que no turbe la desgracia y que el sentimiento final sea de negligencia, al no poder afirmar haber disfrutado de ella. Singularidad, de torpe desilusión, es la contrariedad que te deja. Lo mejor; Tao y su interpretación solemne. Lo peor; el cansancio y agotamiento de no conectar y sentir indiferencia. Nota 6,1
    Macià P.
    Macià P.

    Sigue sus publicaciones 938 usuarios Lee sus 92 críticas

    3,5
    Publicada el 27 de mayo de 2016
    Estamos ante una mirada elegante y con un estilo propio de un director que tras una contundente "Un toque de violencia" ha encontrado una narrativa más amable y pausada que no evita en ningún momento coger el bisturí y diseccionar una serie de conflictos personales que se acaban convirtiendo en un retrato riguroso de la historia reciente de todo un país y, ¿por qué no?, de una buena parte del mundo globalizado. Y ese es el gran acierto. Poder encontrar correspondencias profundas entre una historia vital situada al otro lado del mundo es un éxito rotundo. Las interpretaciones son otro punto fuerte, ajustadas y sin excesos, que consiguen, conjuntamente con los encuadres perfectamente construidos, transmitir sensaciones cercanas a una apacible fluidez que aguanta perfectamente las más de dos horas de duración. Una cinta para contemplar con ánimo sereno alrededor de una trama que conecta perfectamente a través de la sugerencia no aleccionadora y una delicada estampa de unas vidas llenas de crudeza y desarraigos.(7/10)
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top