Nota películas
Mi SensaCine
    El cartero de las noches blancas
    Críticas
    3,5
    Buena
    El cartero de las noches blancas

    La Rusia suspendida en el tiempo

    por Paula Arantzazu Ruiz

    En el lago Kenozero, al norte de San Petersburgo, apenas quedan ya unos pocos habitantes que todavía viven como lo hacían sus antepasados: en cabañas construidas con madera, sin apenas comunicación con el resto del mundo. Su único contacto es el cartero Liohkta (Alexéi Triapitsin), que además de sus funciones como repartidor de misivas y envíos gubernamentales, anima a los vecinos del lago, al borracho Bollo, al pescador Vitya o al pequeño Timur (casi todos actores no profesionales). Los días se dilatan, el hastío aparece y el protagonista, que hace años dejó el vodka después de una serie de accidentes, comienza a tener lapsos alucinatorios. Con estos sencillos mimbres construye el ruso Andrey Konchalovskiy El cartero de las noches blancas, la película que le valió la mejor dirección en La Biennale de 2014, un docudrama de textura digital que se pretende asimismo una oda a la contemplación.




    Konchalovskiy se detiene en el paso de las horas y dedica a la rutina buena parte del metraje: levantarse por la mañana, salir a trabajar, ver la televisión por la tarde. No hay apenas exabruptos en El cartero de las noches blancas, sino la búsqueda de una poética en lo cotidiano en un paisaje a ratos salvaje, a ratos abandonado y que alcanza sus cotas de belleza cuando la cámara se fija en el fluctuante paso del agua cuando la lancha del cartero atraviesa el lago. Hay ciertamente un halo de nostalgia en este retrato de una comunidad suspendida en el tiempo, pero antes de evocar lo grandioso de la extinta U.R.S.S. Konchalovskiy pretende reflexionar sobre los años perdidos y que jamás regresarán. Sea como fuere, la película gana enteros cuando queda puntuada por esos lapsos alucinados que sufre Liohkta –un extraño gato de color perla, un cohete que cruza el cielo en el momento más inesperado-, como si el mismo filme buscara agitar el carácter resignado de unos seres marginados de todo devenir histórico.

     

    A favor: El carisma de su protagonista, Alexéi Triapitsin.

    En contra: Que esa búsqueda de cierta belleza en planos contemplativos en ocasiones no logre su cometido.

    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top