Nota películas
Mi SensaCine
    #EraMalaPeroMeGustaba... 'Perseguido', ese delirio gore con Arnold Schwarzenegger y... ¡hasta cantantes de ópera asesinos!
    Por Tomás Andrés — 16 ago. 2019 a las 12:15
    facebook Tweet

    Cuando el cine de acción ochentero y la ciencia ficción palomitera se dieron la mano durante la era Reagan.

    En el año 2019 tenemos concursos de telerrealidad como Granjero busca esposa, Masterchef o Supervivientes. Pero hubo un tiempo en el que se imaginó que estos programas tendrían otro cariz muy diferente. Corría el año 1982 y Stephen King vivía su auge como novelista con títulos superventas como El resplandor, Cujo o La zona muerta. Fue entonces cuando el autor de Maine decidió embarcarse en la literatura de ciencia ficción distópica con la novela El fugitivo (no confundir con la serie de los años 60), la que firmó con un pseudónimo. En dicha obra conocíamos a un tipo de bien que se veía obligado a participar en un siniestro juego de televisión a vida o muerte.

    A pesar de que las novelas de King se han llevado al cine con mayor o menor éxito, la obra del maestro del terror siempre ha resultado muy atractiva para los ejecutivos de Hollywood. Pero esta vez, para sorpresa de muchos, The Running Man estaba firmada bajo el pseudónimo de Richard Bachman, nombre bajo el que se ocultó el autor de Maine durante años. Fue el director y productor Rob Cohen (creador, entre otras, de la saga Fast & Furious) quien se hizo con los derechos de la novela y contó con la financiación de HBO, Braveworld Productions, J&M Entertainment, Keith Barish Productions y TAFT Entertainment Pictures para llevarla a la pantalla grande. Era el año 1987, en pleno auge de la denominada Era Reagan, y las salas de cine y estanterías de los videoclubes estaban pobladas por la testosterona y músculos de actores como Sylvester Stallone, Chuck Norris o Arnold Schwarzenegger.

    HBO

    En una época en la que los villanos de las películas de acción solían ser comunistas, narcotraficantes suramericanos o terroristas, los productores George Linder y Tim Zinnemann decidieron lanzarse al vacío con un producto algo diferente: una cinta que aglutinase la trepidante acción que rompía moldes por aquel entonces con la ciencia ficción centrada en un futuro distópico. Por ello se embarcaron en esa libre adaptación de la novela de King que supuso Perseguido. Para encarnar a Ben Richards se decantaron por la que era una de las dos mayores estrellas del momento: Arnold Schwarzenegger. El actor austríaco ya había demostrado sus habilidades en este tipo de películas que mezclaban géneros en Depredador. Además, la compañía contrató al guionista Steven E. De Souza (que años más tarde tiraría su carrera por el retrete al encargarse de la dirección de Street Fighter: La última batalla) para que escribiese un libreto que después ejecutó Paul Michael Glaser (Corrupción en Miami) en la dirección.

    Un 'reality show' a lo bestia

    Pero vamos al turrón. En Perseguido, Schwarzenegger encarna a un piloto de helicóptero llamado Ben Richards, a quien se le ordena abrir fuego sobre una turba de personas desarmadas. Al negarse, se manipula la grabación de los hechos y se le muestra como un loco disparando sobre inocentes, por lo que entra en prisión.  Allí conoce a William Laughlin y Harold Weiss, con quienes planea una peligrosa fuga que resulta exitosa. Al volver a casa, descubre que su apartamento está ocupado por una mujer (interpretada por Maria Conchita Alonso), que lo delata y por quien vuelve a caer en las manos de la justicia. Pero esta vez, se verá obligado a participar en un concurso en el que se le presentará como un auténtico villano ante todo el planeta: Perseguido. Se trata de un 'reality show' presentado por un tipo sin escrúpulos en el que los concursantes tienen que pelear por sus vidas frente a todo tipo de asesinos letales.

    Es en el juego televisivo cuando la película se va de madre y se convierte en un auténtico delirio gore en el que hay desde un orondo cantante de ópera que suelta descargas a un motorista armado con una sierra mecánica. Todo ello aderezado con las ya clásicas frases lapidarias del otrora campeón de culturismo Mister Olympia. Recuerdo verla en TVE y alucinar con la cantidad de sangre que inundaba la pantalla al ritmo de los sintetizadores de Harold Faltermeyer (responsable también de la mítica banda sonora de Superdetective en Hollywood). Y eso que mi cerebro ya estaba curtido gracias a las ultraviolentas Terminator y Ejecutor. A pesar de que aún estamos lejos de ese 2019 apocalíptico que propone el filme, es de encomiar la visionaria mano de King a la hora de imaginarse cómo sería la telerrealidad de nuestros días, en la que cada día los programas van a más y más en cuanto a amarillismo y sadismo se trata.

    A vueltas con el elenco

    Hablando de la labor actoral, los secundarios de la película están bastante correctos, sobre todo Yaphet Kotto -que durante años fue mi favorito para encarnar a Blade, hasta que el elegido fue Wesley Snipes- en la piel del prófugo William Laughlin. Si tuviese que poner un pero a las actuaciones, citaría las de Maria Conchita Alonso -en la piel del interés sentimental del protagonista-  y Richard Dawson como el villano de la función: una suerte de Jorge Javier Vázquez distópico cuyos aspavientos dan bastante repelús.

    Como era de esperar, la película fue masacrada en su día por la crítica. Desson Thomson de The Washington Post dijo sobre ella lo siguiente: "¿Quiéres saber si Perseguido es una película machista? Mejor quédese en casa y vea la lucha profesional o Corrupción en Miami. Claro que hay salpicaduras de sangre, tiroteos y grandes bíceps, pero todo resulta sorprendentemente aburrido". No se quedó atrás este periodista del Miami Herald, Hal Boedeker: "Este atroz drama futurista forma un vertedero de malas actuaciones, pésimo guión y violencia gratuita que revuelve el estómago. La película apesta". Yo, a pesar de lo que dijesen los expertos, siempre defenderé esta cinta cargada de sudor y de testosterona que me hace recordar una infancia repleta de horas y horas perdidas entre los pasillos del videoclub y el cine matinal de Telecinco.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top