Mi cuenta
    Festival de Sitges Día 5: Ronda de cine fantástico nórdico con 'The Innocents' y 'Knocking'
    13 oct. 2021 a las 14:41
    Tomás Andrés Guerrero
    Tomás Andrés Guerrero
    -Cinema Expert
    Curtido en los VHS del ‘ultragore alemán’ o el cine de explotación italiano. Busca una adaptación cinematográfica que haga justicia a H.P. Lovecraft.
    Escrito con:
    Alejandro G. Calvo

    El director noruego Eskil Vogt presenta una de las sensaciones del certamen y la realizadora sueca Frida Kempff nos trae una interesante (aunque algo tramposa) propuesta. También hablamos de la tailandesa 'The Medium'.

    Otro año más aterrizo en Sitges para darle el relevo en las crónicas a Alejandro G. Calvo (aunque hoy nos deja una reseña), y es que son ya ocho años cubriendo el certamen catalán. Pero aún así, sigo con la misma ilusión del primer día. Y es que a pesar de ver todos los años algunos productos fallidos, Ángel Sala y su equipo siempre tienen unos cuantos ases en la manga y creo que este que escribe ya ha visto el filme de este año. Se trata de The Innocents, segundo largometraje del realizador noruego Eskil Vogt, que ya había pasado por aquí en 2017 -como guionista- con Thelma. Si el filme ya se programó en Cannes con gran éxito, el público de Sitges la ha recibido con una sonora ovación que ha inundado el auditorio durante varios minutos. La película narra la historia de Ida y su hermana con autismo Anna, las cuales se acaban de mudar a un nuevo vecindario en plena época estival. Pese a su cara angelical, la primera esconde un lado no tan inocente que se verá incrementado cuando conozca a Ben, uno de los chavales inadaptados del barrio. Junto a la pequeña afectada de vitiligo Aisha; Anna y Ben comenzarán a desarrollar unos poderes sobrenaturales, mientras la pequeña Ida solo puede contemplar y guardar silencio frente a todas las cosas increíbles que se le vienen encima. El chico poco a poco va mostrando maneras de psicópata en potencia, mientras que Ida tendrá que tomar posicionamiento entre su enferma hermana (que muestra síntomas de mejora) y su cándida amiga, o su peligroso nuevo colega.

    The Innocents
    The Innocents
    Dirigida por Eskil Vogt
    Con Rakel Lenora Fløttum, Alva Brynsmo Ramstad, Sam Ashraf, Mina Yasmin Bremseth Asheim, Morten Svartveit

    Película muy adulta protagonizada por niños, que como su título dice poco tienen de inocentes (impagable el momento en el que "juegan" con un gato), que golpea al espectador en la mente y en el alma. Gracias a una poderosísima puesta en escena y un guión que mantiene al público pegado a la butaca, Vogt rueda una de las propuestas más interesantes y emocionantes del año. Un filme con momentos dramáticos que tocan la fibra y que, incluso, vira al terror absoluto en algunos momentos de su tramo final. Un carrusel de emociones muy festivalero que huele a premio y que seguramente pase sin pena ni gloria ante el gran público nacional (aunque es una auténtica pena). Mención aparte merecen los pequeños protagonistas de la cinta, unos muchachos que logran transmitir toda la carga psicológica que el realizador quiere imprimirle a la película y que llegan por completo a conmover, impresionar e incluso aterrorizar al espectador.

    Mer Films

    Saltamos de la Sección Oficial del Festival para trasladarnos a la sección Panorama Fantastic, que siempre depara grandes sorpresas y algún que otro 'bluff' al público del Festival. En este caso hemos disfrutado de otra propuesta nórdica: Knocking de la realizadora sueca Frida Kempff. El filme narra la historia de Molly, una mujer que abandona el centro psiquiátrico en el que ha estado internada el último año para comenzar una nueva vida. Su tranquilidad se ve truncada cuando comienza a escuchar unos golpes en el techo de su apartamento en plena noche. La mujer, entonces, comienza a sospechar de todos sus vecinos de plantas superiores, mientras éstos poco a poco sospechan de la falta de cordura de ella. Las sospechas de Molly poco a poco van transformándose en una obsesión, lo que le generará terribles problemas con los habitantes de su edificio. Kempff nos propone un viaje a la locura a través de una desatada fotografía y montaje, apoyándose como base en la magnífica interpretación de su protagonista Cecilia Milocco, que borda el papel que le ha caído entre las manos. Si bien su guión es bastante tramposo y muchos se han olido la tostada desde los primeros compases de la cinta, es un filme que aborda con contundencia el problema de las enfermedades mentales en la sociedad del siglo XXI y cómo es necesario que poco a poco se vaya normalizando la situación (sobre todo con lo vivido en los últimos tiempos). También se intuyen las intenciones de Kempff de querer visibilizar lo traumático que puede llegar a ser perder al amor de tu vida de manera repentina y cómo la sociedad estigmatiza y trata de loca a esa persona que guarda un profundo dolor dentro. También se agradece su corta duración y que la directora no quiera alargar el chicle con metraje de relleno innecesario, sin llegar a ser una maravilla se pasa volando y tiene momentos de gran tensión. 

    Knocking
    Knocking
    1h 18min
    Dirigida por Frida Kempff
    Con Cecilia Milocco, Albin Grenholm, Ville Virtanen, Krister Kern, Tobias Almborg

    Tomás Andrés

    Dirigida por el cineasta tailandés Banjong Pisanthanakun -el firmante de Shutter: El fotógrafo (2004), una de las alcayatas del boom del terror asiático de principios de siglo- y coescrita y producida por el maestro del thriller coreano Na Hong-jin -que no tiene película mala, todas brutales: The Chaser (2008), The Yellow Sea (2010) y El extraño (2016)-, The Medium venía con un 'hype' fuera de la norma a su estreno en Sitges: pases en Corea donde se proyectaba la película con las luces de la sala encendidas para salvaguardar el pánico de los espectadores, desmayos en los cines de Tailandia, etcétera. Vaya, que apuntaba que iba a ser la gran película de terror de Sitges. Vista la obra, lo cierto es que la decepción es bastante considerable, aunque llevo 24 horas pensando si ese término, "decepción", es realmente justificable o es que la cultura del 'hype' en la que vivimos día sí, día también, nos acaba pesando mucho más de lo que deberíamos (y de la que me siento en parte culpable) y uno acaba valorando la película más por las expectativas que por los resultados.

    Showbox Entertainment

    The Medium no es la pieza de 'folk horror' que iba a helarnos la sangre y abrasarnos el cerebro. Es mucho más común que todo eso. Es una película que tira del manido found footage que, prácticamente, inventara Ruggero Deodato en su carnaval gore Holocausto caníbal (1980), y que ha sido usado hasta la extenuación en todo tipo de cintas de terror de los últimos veintipico años desde que El proyecto de la bruja de Blair (1999) -una de las cumbres del hype del terror- arrasara en taquilla pese a sus más bien modestos resultados. La película de Pisnathanakun arranca como un documental de investigación donde unos cineastas buscan retratar la figura de una chamán tailandesa que, aparentemente, sana las heridas fantasmáticas producidas por espíritus de toda índole. Cuando la sobrina de la chamán empieza a mostrar síntomas de posesión demoníaca -comportamiento errático e irascible, sonambulismo sexual, sangrados fuera de norma- la chamán y su familia se preparan para realizar un exorcismo que, bueno, el espectador habrá de ver para entender a qué se están enfrentando los sufridos protagonistas. The Medium arrastra entonces dos fallas de compleja solución: la primera es su extensa duración (131 minutos) que provoca una sensación de dilatamiento dramático algo extenuante y la segunda es la intención del film de poseer distintos films dentro de sí mismo, devorándose los unos a los otros. Si el suspense terrorífico de los primeros compases sirve para ahondar en las costuras dramáticas de la familia protagonista -ahí seguiría los pasos de El exorcista (1973)- la segunda es puro Paranormal Activity (2007): un buen grueso de metraje destinado a ver como la protagonista se retuerce por la casa filmada por cámaras escondidas. Algo falla cuando el terror atmosférico y psicológico se convierte en terror de sustos por impacto. Y la tercera parte ya sería un aquelarre en toda regla que, si bien sirve para cerrar con un festival de sangre y muerte bien divertido, lo cierto es que uno ya ha desconectado y no entra en el horror mostrado, básicamente, porque lo has visto ya mil veces antes. No sé. Como digo igual la culpa de todo la tenemos nosotros, por empujarnos la ilusión más allá de lo recomendable. Pero lo cierto es que si bien The Medium tiene momentos realmente potentes, estos no acaban por convertirla en una gran película de terror.

    Alejandro G. Calvo

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top