Mi SensaCine
    10 actores que odian las series en las que trabajaban
    Por Bea Langreo — 3 ene. 2018 a las 10:49
    Actualizada el 5 may. 2020 a las 15:44

    Tensión con sus compañeros, ficciones superficiales o problemas de dinero han sido las principales quejas de muchos intérpretes.

    Aunque trabajar en una serie conocida a nivel mundial es el sueño de muchos actores, a veces el ambiente laboral se convierte en una pesadilla. En otras ocasiones, simplemente el tipo de ficción en el que consiguen un papel no es exactamente lo que buscaban. O puede que su carrera haya avanzado y, al mirar a sus inicios, no estén plenamente satisfechos.

    Existen muchas razones por las que, años después de haber aceptado el puesto, muchos intérpretes se han arrepentido de firmar el contrato que les hizo famosos. Estos son los casos más sonados, desde la salida de Charlie Sheen de la famos 'sitcom' Dos hombres y medio hasta la mala relación entre Katherine Heighl y Shonda Rhimes en Anatomía de Grey. Por suerte, alguno de estos problemas se ha solucionado con el paso de los años.

    Charlie Sheen - Dos hombres y medio

    Hace unos años, el caso del despido de Charlie Sheen de Dos hombres y medio fue algo muy sonado. Sus adicciones tuvieron algo que ver, pero el detonante principal fue su enemistad con el creador de la serie, Chuck Lorre. Tras terminar el trabajo, el actor expresó su alegría de una forma algo incorrecta. "Ahora puedo coger los millones, no volver a ver a ese idiota y no ponerme nunca más esas estúpidas camisas", sentenció en su día. 

    Angus T. Jones - Dos hombres y medio

    Sheen no era el único que odiaba la serie. Compartía sentimiento con el joven Angus T. Jones, que años después calificó Dos hombres  y medio de "m*erda" y animó a los fans a dejar de verla tan pronto como les fuera posible. Es cierto que se arrepintió de sus palabras y volvió a aparecer en la vuelta de la ficción en 2015, pero su rebeldía adolescente siempre será recordada. 

    Mischa Barton - The OC

    "Estuve a punto de no aceptar la serie", confesó Mischa Barton sobre The OC en su día. "La gente dice que hay que estar agradecido de lo que tienes, pero realmente no fue lo que yo esperaba". La actriz ha dejado claro en varias ocasiones que, si pudiese retroceder en el tiempo, no volvería a firmar por el papel. 

    Shannen Doherty - Embrujadas

    Aunque Embrujadas perdió su magia tras ocho temporadas, para Shannen Doherty era una serie más bien mala desde el principio. La elegancia con la que calificó su trabajo brilla por su ausencia: "Hay un par de momentos en los que di la actuación más honesta de mi vida", afirmó. "Todo lo que salía en pantalla me salía de los intestinos". Por si fuese poco, aseguró que la serie estaba dirigida "a niños de 12 años". 

    Chace Crawford - Gossip Girl

    Si lo pensamos fríamente, el rol de Nate Archibald en Gossip Girl no brillaba por su profundidad, y Chace Crawford también se dio cuenta en su día. "Tengo que buscar mi dignidad", aseguró. "Está en algún lugar del plató, pero creo que se quedó en la segunda temporada. A partir de la tercera, la tiraron por la ventana". 

    Penn Badgley - Gossip Girl 

    El compañero de Crawford en la famosa ficción tampoco estaba del todo cómodo con su personaje. "Estar orgulloso de algo es un sentimiento muy bonito, y es nuevo para mí", aseguró Penn Badgley cuando calificó un papel posterior. "Ya no tengo que estar disculpándome por el trabajo que hice en el pasado". 

    Katherine Heigl - Anatomía de Grey

    En su día, Katherine Heigl rechazó su opción al Emmy con un comunicado bastante directo. "No siento que haya dado un material que pueda llevar a la nominación, y en un esfuerzo por mantener la integridad de la Academia, elimino mi nombre de la competición". Además, denunció que los actores tenían que trabajar "hasta 17 horas diarias" y acabó en tensión con la creadora de la serie, Shonda Rhimes, que la calificó de "g*lipollas". 

    Amy Jo Johnson - Power Rangers

    Amy Jo Johnson, la actriz que dio vida a la primera Ranger Rosa, considera que la serie de Power Rangers fue un buen "entrenamiento", pero el sueldo era más bien bajo. "Ganábamos como mucho 600 dólares a la semana, y rodábamos dos episodios en ese periodo". Además, ninguno de los actores vio dinero por derechos o beneficios después de la emisión. 

    Billy Ray Cyrus - Hannah Montana

    Lo que siente Billy Ray Cyrus, el padre de Miley Cyrus, está bastante más cerca de la tristeza que del enfado. "Esa maldita serie destrozó mi vida", se lamentó en una entrevista en 2011. "Si pudiera, lo borraría sin dudarlo con tal de volver a tener a mi familia aquí, que todos estuviésemos bien, felices y normales. Habría sido fantástico". Casi se nos escapa una lagrimilla.

    Mandy Patinkin - Mentes criminales 

    Mandy Patinkin abandonó Mentes criminales tras dos temporadas, y lo hizo con una justificación muy clara: "Pensaba que iba a ser algo muy diferente". "Nunca pensé que iban a matar y secuestrar a todas esas mujeres noche tras noche, tras día, tras semana y año. Era muy destructivo para mi alma y mi personalidad", afirmó. Además, no dudó en calificar la serie como "el mayor error público" cometido en su vida. 

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top