Mi cuenta
    7 datos reales (y poco conocidos) en torno a 'The Staircase', el 'true crime' que aún divide al mundo
    7 may. 2022 a las 10:27
    Alicia P. Ferreirós
    Desde los crímenes más sonados hasta famosos sucesos de la crónica negra española. Siempre con rigor y calidad, pero también un poco de ‘WTF’.

    La nueva serie de HBO Max es un 'thriller' judicial cautivador sobre un caso potencialmente adictivo del que probablemente no conoces todos los detalles.

    Los amantes de un buen 'true crime' conocían de sobra el famoso caso de Michael Peterson antes de que Colin Firth se metiese en la piel del escritor acusado de haber asesinado a su esposa en 2001 en The Staircase, la nueva ficción que acaba de estrenarse en HBO y que bien podría ser uno de los grandes éxitos de la primavera de 2022. El caso tardó en cerrarse casi dos décadas y todo el proceso fue documentado por una serie documental que en su día no tenía precedentes y que acompañó al acusado y a sus abogados durante el primer juicio y los que se produjeron después casi a cada momento. Producida en tres tiempos para actualizar este caso que no terminaba de cerrarse, la también denominada The Staircase es merecidamente considerada una de las mejores docuseries 'true crime' de todos los tiempos y a menudo ha servido de referente para otros títulos del género.

    De igual modo, el caso Michael Peterson también ha llegado a estudiarse en la universidad. Como mínimo por los alumnos de Derecho del profesor experto en leyes Thomas B. Metzgoff, quien en el momento del crimen era vecino de los Peterson y siguió de cerca el caso a lo largo de su larga trayectoria repleta de giros. Según declaró en el pasado el propio Metzgoff en declaraciones a The News & Observer, el documental de Jean-Xavier de Lestrade es de visionado obligatorio para sus estudiantes como un excelente ejemplo de cómo se desarrolla un caso de defensa penal.

    The Staircase
    The Staircase
    Fecha de estreno 5 de mayo de 2022 | 60 min.
    Series : The Staircase
    Con Colin Firth, Toni Collette, Michael Stuhlbarg, Dane DeHaan, Patrick Schwarzenegger
    Usuarios
    3,3
    Ver en HBO Max

    Lo que ya deja claro el hecho de que un caso criminal que se desarrolla durante 17 años a pesar de contar con tener un sospechoso principal consolidado desde el primer día y acusado formalmente poco después es que The Staircase no aborda uno de esos casos que se resuelven con facilidad. En el proceso entraron en juego, principalmente por la acusación como por la defensa, algunos elementos que quizá nunca tuvieron que haberlo hecho, se experimentaron cambios notables en las declaraciones de los testigos y se llevaron a cabo un sinfín de estudios de expertos que polarizaron a la opinión pública en medio de una auténtica revolución mediática.

    Nada de esto jugó a favor de Michael Peterson probablemente, pero lo que sí hizo fue convertir el caso con la capacidad de obsesionar. Lo demostró la serie documental de Lestrade y volverá a demostrarlo la serie de ficción homónima que acaba de llegar a HBO Max con Antonio Campos a los mandos y Colin Firth y Toni Collette como el matrimonio Peterson. Un 'thriller' judicial cautivador sobre un caso potencialmente adictivo sobre el que quizá ya hayas oído hablar bastante pero del que probablemente te interese conocer algunos de sus datos más desconocidos pero igualmente reales.

    1. El juez se arrepiente de algunas cosas que sucedieron en el juicio

    Acusado casi al instante del asesinato de su esposa Kathleen -quien había aparecido muerta en las escaleras de su mansión tras una caída según la versión del escritor pero con signos de violencia que rápidamente hicieron pensar a las autoridades que, en realidad, había sido golpeada hasta la muerte por su marido-, Michael Peterson fue declarado culpable de asesinato en primer grado en 2003 pero su enorme equipo de abogados apeló la sentencia en numerosas ocasiones. En 2007 el caso llegó hasta la Corte Suprema de Carolina del Norte, que decidió que el juicio había sido justo y ratificó la sentencia, pero en 2010 se produjo un giro al conocerse que uno de los testigos de la acusación había falsificado los resultados de unos análisis de sangre. Así, Peterson fue puesto en libertad bajo fianza y hasta un nuevo juicio en el que acabó acogiéndose a la Doctrina de Alford.

    En el último episodio de la serie documental The Staircase, el juez Orlando Hudson, quien había presidido el juicio inicial, la audiencia para un nuevo juicio y la audiencia final en la que Peterson se acogió a la Alford, fue entrevistado por Lestrade y reconoció lamentar algunas cuestiones del primer juicio: "Había cosas que habría cambiado. Creo que, con el tiempo, la introducción de la muerte que se produjo en Alemania fue muy perjudicial para el acusado". Asimismo, Hudson también reconoció que la orientación sexual de Peterson fue "indebidamente perjudicial para la defensa" y que no debería haber llegado a hablar en el juicio.

    Las cuestiones a las que se refiere el juez fueron clave en el juicio y dieron mucho que hablar. Por un lado, la muerte en similares circunstancias de una vecina y amiga cuando vivían en Alemania y cuyas hijas adoptaron los Peterson, pero también el hecho de que los fiscales introdujesen la bisexualidad de Michael Peterson. Según la defensa, la vida personal de su cliente era irrelevante y además Kathleen Peterson estaba al tanto y le apoyaba, pero la revelación hizo que la hermana de Kathleen, Candace Zamperini, dejase de apoyar la inocencia de su cuñado.

    2. El pasado desconocido de Michael Peterson

    Vaya por delante que Michael Peterson debió ser juzgado y condenado por el hecho por el que se le estaba juzgando y no por ningún otro detalle sobre su pasado o vida personal. Pero la realidad es que el juicio sacó a la luz hechos sobre su vida y sobre su pasado que al final acabaron jugando un papel más importante del que debieron en el primer juicio.

    Los más sonados son precisamente los que señalaba el juez y de los que posteriormente se arrepentiría, pero también se habló de la imaginación de Peterson para inventar y crear historia para ponerlas al servicio del relato que quería compartir. Tras completar sus estudios universitarios, Peterson había servido en la Marina durante la guerra de Vietnam y había utilizado sus experiencias para escribir sus novelas de temática bélica. Sin embargo, se descubrió que Peterson había exagerado mucho algunas de sus experiencias e incluso él mismo tuvo que llegar a detractarse. Sus mentiras no son constitutivas de delito pero sí hablaron mal de él y pusieron en cuestión su relato.

    Asimismo, se dice que, en el momento de su muerte, Kathleen Peterson estaba preocupada por su seguridad laboral, puesto que se avecinaban despidos en su empresa y que el matrimonio estaba experimentando graves problemas de deudas en el momento de la tragedia. Única propietaria de su mansión de Durham y con una póliza de seguro de vida millonaria a su nombre, la fiscalía argumentó que Peterson habría matado a su esposa para aliviar sus cargas financieras.

    3. El búho: Una teoría "inverosímil" y descartada es, de hecho, una de las más factibles

    La famosa teoría del búho fue planteada por un vecino de los Peterson, Larry Pollard, convencido de haber resuelto el caso. Tan seguro estaba de que la causa de la muerte de Kathleen que incluso llegó a presentar esta posibilidad ante la Fiscalía y la defensa, argumentando que la mujer pudo haber sido atacada por un búho en el exterior de la casa y que, en su huída al entrar, profundamente aturdida por el ataque, se cayó por las escaleras. Según el vecino, había consultado profesionales y expertos en ornitología que creían plausible su teoría. Mientras quienes debieron darle crédito no lo hicieron, la teoría se ha convertido en la favorita y única real para muchos, sobre todo porque en el cabello del cadáver se habían encontrado restos microscópicos de plumas de búho

    Incluso el propio creador de la aclamada serie documental reconoce comprarla. Tras pasar más de una década junto a Peterson y su equipo legal, Lestrade no cree que el acusado matase a su esposa y reconoció en declaraciones a Vulture que le da credibilidad pese a no haberle dedicado tiempo en la docuserie: "Podría ser la explicación más plausible. ¿Cómo puedes explicar todos los cortes y laceraciones y la ausencia de fracturas? Cuando empiezas a pensar en la teoría de la lechuza y el tipo de lesiones que tenía, empiezas a pensar que tal vez haya algo ahí".

    "Para mí, no hay pruebas sólidas presentadas que confirmen que Michael Peterson haya matado a su esposa. Esa es mi posición", sentenciaba sobre su opinión sobre el caso.

    4. La historia de amor entre Michael Peterson y una de las montadoras del famoso documental

    Durante el rodaje de la primera parte de The Staircase, Michael Peterson comenzó una relación con Sophie Brunet, quien formaba parte importante del equipo del documental en su trabajo de edición y montaje. Su relación romántica, de hecho, se extendió durante todo el primer juicio, el posterior encarcelamiento del escritor y la posterior liberación de Peterson al conocerse que una de las pruebas de la acusación era falsa. 

    Cuando comenzó el nuevo juicio y Peterson se acogió a la Alford y salió en libertad tras haberse dado por cumplida la nueva condena, la relación no duró mucho más. Se separaron en mayo de 2017 y su relación, pese haber durado casi 15 años, nunca se mencionó durante The Staircase.

    "La vida está realmente llena de sorpresas", comentó De Lestrade al respecto de la relación en declaraciones a L'Express: "Tenían una historia real, que duró hasta mayo de 2017. Pero ella nunca dejó que sus propios sentimientos afectaran el curso de la edición".

    5. El rodaje del documental pasó a formar parte del caso

    En la serie de Netflix y en general cuando se habla del caso -puesto que el rodaje del documental estuvo muy presente durante todo el proceso- queda claro que el equipo liderado por De Lestrade para el desarrollo de la docuserie estuvo trabajando en todo momento junto al equipo de la defensa. De hecho incluso se ha asegurado que la razón por la que muchos consideran inocente a Peterson es porque únicamente se muestra su versión de la historia.

    Sin embargo, lo cierto es que, inicialmente, De Lestrade comenzó a trabajar en el caso tanto con los equipos de la fiscalía como de la defensa e incluso planeaba tener a dos equipos diferentes en cada uno de ellos. Meses después de que todo comenzase, la fiscalía dejó de trabajar con el cineasta por razones que no han salido a la luz. 

    Lo que sí es un hecho es que el rodaje del documental en el transcurso del proceso judicial acabó siendo una parte importante del caso. Incluso al principio existía cierta preocupación por parte del equipo de la defensa, conocedores del hecho de que, dado que las interacciones entre Michael Peterson y su equipo estaban siendo presenciadas por un tercero, las grabaciones podrían ser solicitadas por la fiscalía. Para evitarlo, David Rudolf, el abogado principal de la defensa, sugirió que el equipo de filmación fuera contratado como parte del equipo. Aún así, la fiscalía llegó a solicitar a De Lestrade que entregase imágenes de su trabajo con Peterson.

    6. La declaración de Alford, un recurso jurídico poco conocido

    A no ser que seas un experto en derecho, es posible que no hubieses escuchado hablar de este concepto jurídico que existe pero que no es precisamente de los más habituales. Sin embargo, fue la salida que finalmente los abogados consideraron más adecuada para Peterson con tal de evitar una nueva condena que lo declarase culpable de asesinato en primer grado en un segundo juicio. El primero, al fin y al cabo, a pesar de que todo el equipo se había dejado la piel para demostrar su inocencia, terminó con el escritor en la cárcel.

    Así, la propuesta que le hicieron los abogados a Peterson fue declararse culpable mediante la declaración de Alford, una herramienta jurídica consistente en llegar a un acuerdo de culpabilidad en el que el acusado mantiene su inocencia, pero reconoce que la fiscalía tiene suficiente evidencia para condenarlo.

    La decisión parece correcta, puesto que no tuvo que volver a la cárcel, pero para Peterson fue lo más difícil que ha hecho en su vida y así lo aseguró en una entrevista en Dateline : "Es la decisión más difícil que he tomado en mi vida... Y lo hice porque la segunda cosa más difícil que hice en mi vida había sido vivir ese juicio y escuchar todas esas mentiras y perjurios".

    7. Su inesperada conexión con otro sonado y mediático caso

    El gran protagonista de The Staircase es Michael Peterson, pero sin duda le sigue muy cerca el jefe de su equipo de brillantes abogados. Un experto abogado defensor llamado David Rudlof que derrochaba carisma por los cuatro costados y al que es imposible no admirar por el empeño y dedicación absoluta que le brinda al caso y a su cliente.

    Y precisamente Rudlof es la conexión que The Staircase tiene con otro sonado y mediático caso que también se hizo especialmente por una serie documental que puede verse en Netflix. Mucho más reciente, eso sí, y producida por la propia plataforma de 'streaming': La famosa Making A Murderer sobre el caso de Steven Avery.  El abogado defensor principal de Michael Peterson, David Rudolf, fue el profesor de derecho clínico de Jerry Buting, quien, junto con Dean Strang, formó el equipo de defensa de Steven Avery, el asesino acusado injustamente.

    Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter
    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top