Nota películas
Mi SensaCine
    Amor
    Nota media
    3,7
    102 notas incluyendo 7 críticas
    distribución de 7 críticas por nota
    1 crítica
    3 críticas
    1 crítica
    1 crítica
    0 crítica
    1 crítica
    ¿Tu opinión sobre Amor ?

    7 críticas de usuarios

    jgarciam4
    jgarciam4

    Sigue sus publicaciones 9282 usuarios Lee sus 175 críticas

    3,5
    Publicada el 16 de junio de 2013
    Desde cierta distancia prudente el espectador observa como una enfermedad degenerativa pone a prueba el amor entre un matrimonio formado por personas mayores de clase media alta, cultos y bien educados. Ella que en su juventud fue maestra de piano estando aún en pleno conocimiento ve como la vida que en un tiempo fue hermosa se está convirtiendo en un pequeño infierno para ella y su compañero sentimental. Él con una paciencia sin límites intenta aparentar una falsa normalidad hacia el exterior, incluso hacia su hija.
    Como todos los largometrajes de Michael Haneke es incomoda, dura, cruda, sin final feliz, este es un plato frío que te sirven sin música de acompañamiento, con el aperitivo de un cadáver en proceso de descomposición. Y con un final que te deja clavado en la butaca y que quizás no tenga ningún sentido, pero te hace pensar que significado podría tener al igual que esa paloma que se cuela en el apartamento o esa carta que escribe el protagonista que no está dirigida a nadie en concreto.
    palmira982
    palmira982

    Sigue sus publicaciones 41 usuarios Lee sus 35 críticas

    4,0
    Publicada el 5 de octubre de 2014
    Sin llegar a producir fuertes emociones, me pareció una película memorable porque tiene la cualidad de enfrentar al espectador a situaciones de la vida real que te plantean dilemas de fuerte contenido moral. Desde mi humilde opinión resulta un alto grado de compromiso y de valentía del director y del guionista al formular la relación de amor basada en la dignidad de la persona como valor fundamental y plantear el
    proceso de la muerte manteniendo íntegras las notas de identidad de cada individuo. Convierte la ayuda a morir en un acto de amor y de respeto al ser amado y nos recuerda que no solo hay que vivir dignamente sino que también debemos prepararnos para morir dignamente. Por otra parte no deja de ser inquietante el hecho de que esta forma de afrontar el proceso de finalización de la vida solo pueda ser asumido en la soledad de las personas amadas, por cuanto la intervención del entorno social o familiar frustraría esta salida y daría lugar a prolongar artificialmente y de forma inhumana el tránsito hacia la muerte. El no reconocimiento del derecho a la eutanasia en la mayoría de los países del mundo hace que la historia se convierta en un alegato por el derecho a morir dignamente.
    Manuel García de Mesa
    Manuel García de Mesa

    Sigue sus publicaciones 14 usuarios Lee sus 9 críticas

    4,5
    Publicada el 22 de enero de 2013
    AMOR (Amour, Francia, Alemania, Austria, 2012), de Michael Haneke.

    Con la película ganadora de la segunda y consecutiva Palma de Oro, el controvertido realizador austriaco no tenía absolutamente nada que demostrar. Después de más de veinte años dirigiendo y guionizando películas (más otros diez en televisión) e inmediatamente después de la ambiciosa y excelente La cinta blanca (Das weiße Band, Alemania, 2009), Haneke se planteó hacer algo completamente diferente. Como él mismo ha manifestado, quería contar la historia de un amor que se acaba. Rodada con aparente sencillez, la película es un prodigio de sobriedad narrativa, pero al mismo tiempo posee un absorbente virtuosismo a la hora de presenciar, más que filmar, la agonía de Anne (excelente Emmanuelle Riva) y con ella, la de Georges (magistral Jean Louis Trintignant). Ambos componen un matrimonio de músicos en el otoño de su vida, cuya rutina cambia cuando irrumpe el progresivo deterioro físico y mental de ella. Cada plano, cada secuencia, están profundamente meditados, del mismo modo que Rembrandt, Renoir o Vermeer reflexionaban sobre cada trazo a la hora de plasmar su idea en el lienzo. La elección de cada emplazamiento de la cámara y cada movimiento de la misma (apenas perceptible), forman parte de un engranaje en la búsqueda de un propósito común: narrar el incondicional acto de amor, el que se entrega a las puertas de una muerte lenta y dolorosa, un amor conmovedor como en pocas ocasiones hemos presenciado ante una pantalla de cine. Haneke acomete la historia desde una mirada privilegiada, la que otorga la sabiduría y el talento, que no están al alcance de todos. La puesta en escena es cadenciosa, con una parsimonia casi estática, que persigue la lenta y casi ritual rutina de los personajes principales, cuyos actores, en plena senectud, rebosan una sensibilidad y autenticidad únicas, muy difíciles de encontrar en el cine actual.

    Dos secuencias a modo de ejemplo, describen a la perfección la maestría del realizador. Aquella en la que Anne se resiste a ser alimentada y se niega a beber agua. Haneke coloca la cámara en contrapicado enfocando a Georges desde la mirada de Anne. Aquél le dice a ésta que tiene que beber o si no morirá, para preguntarle si es eso lo que quiere. Un sostenido contraplano de Anne en picado, desde la óptica de su esposo, capta la desdichada mirada de la gran actriz francesa. Su rostro responde por sí solo, sin necesidad de una sola palabra. La otra secuencia, capta magistralmente una tensión emocional in crescendo, ante la irrupción de un elemento externo a la vivienda de los ancianos. Se trata de la hija Eva (Isabelle Hupert) en una de sus visitas. Georges, antes de abrirle la puerta, cierra con llave la habitación donde Anne se encuentra postrada. Tira de la cadena de la cisterna del servicio próximo a la referida habitación (para dar la sensación de que tardaba en abrir porque estaba en el baño) y abre la puerta. Conduce a Eva a la sala de estar, en el lado opuesto de la habitación en la que está Anne y cierra la puerta de dicha sala. Eva, que necesita ver a su madre, sale del salón y cierra su puerta detrás de ella (es un acto de oposición a la voluntad de su padre y exige intimidad respecto de él). La cámara permanece todo el tiempo a la derecha de Georges, a la altura de su mirada a muy poca distancia, enfocándolo en primer plano, de lado y sentado. Al fondo está la puerta por donde acaba de salir Eva. Fuera de plano escuchamos los pasos de ésta sobre el parqué del apartamento, el intento infructuoso de abrir la puerta de la habitación de su madre y nuevamente sus pasos de regreso al salón donde irrumpe impetuosamente y donde le espera pacientemente su padre. Vuelve a cerrar la puerta y se reanuda la escena de diálogo entre ambos. El estatismo de la cámara de Haneke coincide con la quietud e intento de serenidad del anciano, en claro contraste con la visceralidad emotiva de la hija. A ello se añade el inquietante empleo del sonido fuera del plano. La combinación de todos los elementos, otorga una modélica carga dramática a la escena.

    La implacable cámara capta la creciente carencia de deseo de vivir en Anne (en consonancia con su proceso degenerativo) y la frustración, ira e impotencia de Georges en su inagotable y quimérica labor de que su esposa se alimente, hable o haga ejercicio (lo deja todo para atender cualquier deseo y necesidad de su esposa). Anne gime, grita que le duele, no habla, sino que balbucea alguna que otra palabra, desvariando paulatina e irreversiblemente.

    Poética, hipnótica, sutil, fascinante... son palabras que sin duda definen y caracterizan esta magnífica pieza de cámara, directa, sin concesiones ni asideros emocionales, que alcanza un difícil equilibrio al lograr sortear el recrearse innecesaria y excesivamente en la desgracia que describe. Si Woody Allen decía que hoy ya no hay genios en el cine, solo algunas buenas películas, habría que decirle que está equivocado, aunque probablemente para experimentar una experiencia cinematográfica parecida haya que retroceder hasta los tiempos en los que cineastas de la talla de Ingmar Bergman, Carl Dreyer, Luchino Visconti o Michelangelo Antonioni estrenaban sus propuestas. La palabra obra maestra, que tan a la ligera usamos, se creó para películas como esta.
    Javier C.
    Javier C.

    Sigue sus publicaciones 15 usuarios Lee sus 25 críticas

    5,0
    Publicada el 12 de enero de 2013
    Muy buenos días a todos.

    Os recomiendo de verdad "Amor" de Haneke. La vi anoche. Impresionante. De verdad. Lo que ha hecho va más allá de la obra maestra y no me gusta halagar gratuitamente ni ser grandilocuente, ni soy un snob ni un "flipao", en serio.

    Me dejó muy impactado. Si alguien quiere, he escrito un poco más en http://javicrespo.blogspot.com/2013/01/amor-haneke-vida-genio.html

    Pero, en serio, merece muchísimo la pena esa película.

    Buen sábado a todos.
    thepatientsergi
    thepatientsergi

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus críticas

    2,5
    Publicada el 6 de marzo de 2015
    Mes de dos hores d'aborriment absolut!!! Nomes l'he pogut acabar de veure mentre feia bici elíptica i en tres vegades. He esperat i esperat a veure si el Haneke de "la pianista" o "funny games" sortia per algun lloc. Es veritat que acaba sortint a la 1h57', pero collons!!!! Nomes dura 1 minut... A cagar a la via!!!
    Nicolas Cardona Escobar
    Nicolas Cardona Escobar

    Sigue sus publicaciones Lee sus 6 críticas

    4,0
    Publicada el 30 de julio de 2020
    Amour es una película estrenada en el año 2012, dirigida y escrita por Michael Haneke. Amour es una obra que representa una situación compleja no solo en lo que corresponde a la duración del mismo film, sino que corresponde a un tema ético y moral, la película sirve como una dialéctica, interpretada únicamente por el espectador y su subjetividad.

    Conocemos a George y Anne, una pareja de profesores de música residentes en París, su departamento acojedor y agradable esboza lo amena que es la relación entre estos seres, quienes viven su retiro con el más tranquilo agrado y apacible situación cotidiana, sin embargo como todo film debe conllevar una situación que descoloque al espectador -de lo contrario no tiene gran sentido- y es allí en ese desayuno cuando la vida de ambos cambió radicalmente; por un pequeño instante Anne se smuerge en una parálisis que la lleva a quedarse totalmente estática y con la mirada perdida.
    Después de algunos exámenes y de ser operada descubrimos que en realidad sufrió un derrame cerebral, lo cual le dejó la mitad derecha de su cuerpo paralizado. Es aquí donde inicia la reflexión del film.

    Podríamos interpretar las diferentes posibilidades como si se tratara de una rama de árbol, allí vemos que cada una de las situaciones podría tener un pequeño desvío, la primera posibilidad era dejaría a Geroge -quien ya está anciano y cansado- fuera del juego, sin embargo se arriesgó a cuidar a su esposa a pesar de las dificultades que esto acarrea.
    Una vez seguimos la línea temporal de george y el hecho de que no está dispuesto a dejar a su esposa deesprotegida tenemos entonces la psicología de Anne, una mujer que toda su vida gozó de una relación hermosa pero que amaba su libertad e independencia, una vez ésta se le fue arrebatada de manera indiscriminada empieza a forzarse a realizar actos que la llevan a su límite.
    Entonces lo que tenemos es un perfecto contraste, que a pesar de la dificultad de la relación el film nunca va a tener un toque realmente melancólico debido a que el escenario utilizado transmite mucha paz y calma, además de un detalle bastante ingenioso por parte de la fotografía y es el uso de planos largos para demostrar una acción -esto funciona debido a que las personas en el film son ancianos y sus movimientos ya limitados por la edad les obliga a moverse más despacio y casi que calcular cada uno de ellos-.

    Por ende:
    - George que a lo largo del film siempre se mostrará estoico y firme en su convicción, realmente dispuesto
    a enfrentar las diferentes situaciones todo por el amor que siente a su esposa -es interesante porque su psicología
    nunca se vió alterada de manera drástica, nisquiera teniendo en cuenta su decisión final.
    - Anna al ser el personaje que enfrenta la situación queda incapacitada -hablando en sus dos posibles interpretaciones-
    lo que la lleva a esbozar valentía al inicio de su enfermedad, pero al pasar del tiempo simplemente su
    debilidad, trizteza y limitaciones físicas aumentan, directamente proporcional lo hace su mente.

    Se utilizan diferenets personajes que "reflexionan" acerca de la posición del espectador, su hija y su alunmno no se encuentran preparados para encontrar a Anna en aquellas condiciones y debido a la conducta que ella adoptó -que fue la correcta en mi opinión- hace que haya un nivel de incomodidad -que de nuevo a veces se pierde por los diálogos y lo ameno del escenario-.
    Una vez Anna empieza su estapa casi en un estado vegetal es donde George -cuya mentalidad no sufre fracturas- decide mantener la promesa de su esposa.
    ¿La decisión que tomó fue la correcta? ¿lo que hizo es un acto que se considera bondadoso o atroz? son pequeñas preguntas que se responden en el momento en el que George empieza a ahogar a su esposa.

    El film atrapa en cierto modo al espectador que busca emociones en un grado reflexivas, de lo contrario solo resultara como una película cuyo fin era totalmente entendible y predescible.

    Pd: La paloma en el film es una pequeña reflexión de la situación de Anna, quien a pesar de simbolizarse con el ave fue atrapada cerrando puertas y demás.
    Carmen A
    Carmen A

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    0,5
    Publicada el 17 de enero de 2013
    Película de tesis nihilista,con personajes y filmación acartonada.Pésima.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top