Mi SensaCine
    Tentación en Manhattan
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Tentación en Manhattan

    El club de la lucha

    por Manuel Yáñez
    Kate Reddy (Sarah Jessica Parker) es una "mujer desesperada". Quizás su campo de batalla no sea la América suburbial en la que transcurre la longeva serie de la ABC, pero su existencia es igual de atribuladamente idílica. La suya parece una misión imposible: brillar como supermamá, ser una eficiente y encantadora ejecutiva agresiva, y por último cumplir como la ingeniosa comentarista de la condición femenina moderna que protagoniza 'Tentación en Manhattan'. Esta comedia dramática con corazón de chick flick (películas para chicas) no oculta demasiado sus cartas. Su objetivo consiste en abducir a la Carrie Bradshaw de 'Sexo en Nueva York' (la propia Parker), plantarla en Boston, enchufarle un marido y dos hijos, y ponerla a trabajar en una firma de inversores. Parece la fantasía vengativa de aquellos que no podían soportar la frivolidad de 'Sexo...', pero en realidad a la nueva Carrie... perdón, a Kate Reddy no le va nada mal. De hecho, su vida no deja de ser un cuento de hadas, aunque destinado a otro público potencial: las madres trabajadoras de América y el mundo entero (que quizás también disfrutaban de "Sexo..." como fantasía evasiva).

    'Tentación en Manhattan' busca la complicidad del espectador por todos los medios. En diferentes momentos del filme, casi todos los personajes de la función terminan hablando a cámara, compartiendo sus confidencias con el espectador (una estrategia que perfeccionó el Woody Allen de 'Annie Hall' y que recientemente popularizó la serie 'The Office'). Por su parte, la narración es una montaña rusa entrecortada, disgresiva e histérica: tan saltarina como un capítulo de 'Los Simpson'. Y la reina del cotarro es, como no, Kate, cuya omnipresente voz en off nos guía por las ilusiones y frustraciones de una currante que adora a su familia. De hecho, la película nos acerca a la mente de la mujer contemporánea de una forma no demasiado diferente a la que tenía 'El club de la lucha' de aproximarnos a la alienación del hombre moderno; sólo que aquí la esquizofrenia se sustituye por una simple neurosis.

    En un momento de la película, Kate y su marido (al que da vida el siempre estupendo Greg Kinnear, el Jack Lemmon del siglo XXI) disfrutan de un pase televisivo de 'Luna Nueva' de Howard Hawks. La cita al clásico de la comedia screwball se agradece, aunque quizás hubiese sido más apropiado traer a colación alguna película de Frank Capra, el auténtico padre de los idílicos retratos de la América familiar y trabajadora. Aunque cabe advertir que, en este caso, la propaganda también acaba beneficiando a un invitado inesperado en una película como esta, en un momento como el actual: la banca. Representados por el galante, respetuoso y magnánimo Pierce Brosnan, los banqueros son redimidos de sus pecados; algo que este crítico no está seguro de poder perdonar (a la película).

    A fin de cuentas, no cabe olvidar que 'Tentación en Manhattan' es la adaptación del best seller 'La vida frenética de Kate', de la periodista y escritora Allison Pearson: cuatro millones de ejemplares vendidos. Aline Brosh McKenna se encarga de adaptar el libro a la gran pantalla, y los hace amontonando multitud de listas, inofensivas diatribas anti-machistas, insípidos gags telegrafiados y monólogos que parecen columnas de opinión. Es decir, que el guión podría publicarse por partes en la revista Vogue, Glamour o Woman y no desentonaría lo más mínimo. Algo lógico si tenemos en cuenta que la película es toda una oda a la "mujer multi-tarea".

    A favor: Que no se toma más tiempo del necesario en contar lo que quiere contar.

    En contra: Su negativa a atisbar la más mínima irreverencia o incorrección.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top