Nota películas
Mi SensaCine
    La Bella y la Bestia
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    La Bella y la Bestia

    Fantasía gélida

    por Paula Arantzazu Ruiz
    La bella y la bestia es probablemente uno de los cuentos de hadas europeos más populares, también de los que más versiones encontramos. Es difícil, asimismo, atribuir el origen de este relato a un autor en concreto (Straparola, Perrault, o Beaumont son algunos de los nombres que han hecho de este cuento un clásico), por lo que resulta lógico aceptar de buen grado las muchas libertades que se han tomado todos los cineastas que se han acercado al mito. De Jean Cocteau a Disney, todos son distintos y todos aportan riqueza artística al original. La última versión que nos llega de La bella y la bestia es europea, una coproducción franco-alemana con el apoyo de la cadena ARTE y con ambiciones de gran superproducción à la Hollywood: Léa Seydoux y Vincent Cassel como grandes estrellas del reparto, múltiples efectos digitales, amén de suma de acción y romance intenso en un trabajo relativamente fiel al texto original.


    Christophe Gans es el encargado de la dirección de este filme en el que intenta trasladar el imaginario terrorífico de El pacto de los lobos, su antepenúltimo trabajo -con el que guarda no pocas similitudes-, al cuento de hadas. Lo consigue gracias a la magia digital, pero, por el contrario, apenas imprime el carácter gótico y fantasmagórico que, por ejemplo, se respiraba en la versión de Jean Cocteau (1946). De hecho, La bella y la bestia de 2014 se revela como una fantasía camp, hipertrofiada de colores y de espíritu Disney. Pero a diferencia de la celebrada cinta de animación, aquí la joven protagonista no es una chica precisamente encantadora: Léa Seydoux pasará a la historia sin lugar a dudas como la Bella más masculina y antipática de cuantas ha dado el cine. Para un relato que trata de la transformación del amor y de la entrega total, se echa de menos más química entre Gans y sus actores, Seydoux y Cassel, y menos barroquismo CGI. Gans y su equipo parece que no han comprendido del todo la esencia del romanticismo, aunque a todas luces los amantes de las filigranas cursis y kitsch se sentirán colmados y enamorados de la propuesta.



    A favor: Su apuesta acentuando la violencia sexual en la subtrama de cómo el príncipe se convierte en Bestia.

    En contra: Léa Seydoux podría haberse esforzado algo más en su interpretación de Bella.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top