Mi cuenta
    Mientras Dure la Guerra
    Nota media
    3,7
    256 notas
    ¿Tu opinión sobre Mientras Dure la Guerra ?

    17 Críticas del usuario

    5
    5 críticas
    4
    4 críticas
    3
    5 críticas
    2
    3 críticas
    1
    0 crítica
    0
    0 crítica
    Pep J
    Pep J

    Sigue sus publicaciones 1 usuario Lee sus críticas

    4,0
    Publicada el 8 de octubre de 2019
    M’ha agradat molt la darrera pel·lícula d’Amenábar ‘Mientras dure la guerra’. Una pel·lícula reflexiva, calmada, oportuna i necessària com ho demostra el fet que el passat 3 d’Octubre un grup de persones del partit – digues-li partit digues-li banda – ESPAÑA 2000, va irrompre en els cines LYS de València intentant boicotejar la projecció de la pel·lícula.

    M’ha agradat molt que la història es centre en dos personatges. El protagonista, Unamuno, un tipus complex, amb més arestes que un dodecaedre, ple de llums i de foscors, amb més preguntes que respostes, que de vegades l’encerta però que falla més que una escopeta de fira i que malgrat això és capaç de fer-se un cafè cada dia amb un intel·lectual roig i un pastor protestant. I el seu antagonista, el general Millán Astray, el gloriós mutilat, un militar pinxo, bocamoll, barroer, amb menys sensibilitat que un formatge de bola, amb un parell d’idees al cap i un munt de solucions per a ell, per a Espanya i per a tothom. Un home (o el que queda d’ell) que es mou com peix en l’aigua entre la força bruta, les amenaces i la intimidació.

    M’han agradat molt, moltíssim, les interpretacions dels dos actors principals els que donen vida als protagonistes. Eduard Fernández genial en el paper de Millán Astray i Karra Elejalde (en el que potser ha estat de moment el personatge de la seua vida) com Miguel de Unamuno.

    M’ha agradat molt com Amenábar presenta al ‘cabdill de totes les Espanyes’ un personatge abstret, bocabadat, d’eixos on el silenci més que una mostra d’intel·ligència és un senyal de no tindre res a dir, ultracatòlic i, persistentment, malvat. Com a mostra l’escena quan Franco li explica al seu germà, Nicolás, que no té cap presa en guanyar la guerra. Que té tot el temps del món per exterminar la dissidència. O la diferència. Una tesi que, entre mols d’altres historiadors, defenia Paul Preston al seu llibre ‘El holocausto español: Odio y exterminio en la Guerra Civil y después’.

    M’ha agradat l’escena quan ‘el generalíssim’ ordena retirar la bandera republicana i posa al seu lloc la bicolor i com, quan sona la marxa real, tota la gent que hi ha a la plaça comença a cantar-la cadascú amb una lletra diferent o acompanyant-la de la lletra universal ‘lo lo lo lo lo lo’. Una bonica metàfora d’un país que és una dispersió d’individus més que una unitat de destí.

    M’ha agradat que apareguin creus gamades a la pantalla recordant-nos (cosa que s’oblida sovint) que el règim franquista va rebre una inestimable ajuda, gens desinteressada, per part dels nazis, no només material sinó també ideològica, a la qual el règim va correspondre amb escreix fins ben entrada la dècada dels anys cinquanta del segle passat.

    M’ha agradat molt l’escena del paranimf a la Universitat de Salamanca, quan un Unamuno vell, atemorit, cansat, sense ganes de gresca no pot resistir-se a les barbaritats que diuen els conversos i creients franquistes i els diu poquet però bo. Encara m’agrada més quan el general Millan Astray vol parlar, vol replicar-li, però és incapaç de dir res perquè no té res a dir i l’únic que encerta a articular és una espècie de Viva España esquifit i rar que és – com no? – aplaudit enfervoridament per la concurrència. Una rèplica que – per cert – m’ha recordat la intervenció – digues-li intervenció digues-li brofegar – d’Ortega Smith a propòsit de les tretze roses.

    Però per damunt de tot m’ha agradat el fet que aquesta pel·lícula no és una altra pel·lícula sobre la Guerra Civil sinó que és una espècie de manual d’instruccions sobre com funcionem les persones que habitem aquesta part del món. O si preferiu una espècie de mapa que ens explica d’on venim i cap a on anem; tot i que lamentablement fa l’efecte que no anem enlloc.
    Raúl C
    Raúl C

    Sigue sus publicaciones 22.423 usuarios Lee sus 452 críticas

    3,5
    Publicada el 20 de noviembre de 2021
    Mientras Dure la Guerra (2019).
    “Venceréis pero no convenceréis."
    Alejandro Amenábar nos trae su séptimo largometraje en el cual, aparte de hacer labores de producción y realización, se ocupa del guión y la música.
    La historia se centra en el verano del fatídico año "del Señor” de 1936, con el comienzo del genocidio franquista -mal llamado Guerra Civil Española- y donde asistimos, aparte de a dichos inicios, a los últimos meses de vida del célebre novelista y poeta Miguel de Unamuno.

    -“La guerra va a durar años..."
    -“Para limpiar esto hacen falta años."
    El director de "Los Otros” procura presentar la Historia de ese nefasto espacio de tiempo de la manera más objetiva posible, aunque en mi opinión le sale algo ‘suave', teniendo en cuenta las matanzas que, con ayuda del ejército nazi alemán y del fascista italiano, llevó a cabo el generalísimo en nuestra República para "limpiar de rojos" España.

    "Nuestro corazón es duro pero no somos de piedra."
    A la cabeza del reparto encontramos al veterano Karra Elejalde en la piel de un ingenuo y cambiante Unamuno, mientras enfrente disfrutaremos de la interpretación de Eduard Fernández, que deja al personaje de Paesa para meterse en el del asesino fundador de la Legión Millán Astray (el del “¡Viva la Muerte!”). Con actores de este calibre, y una dirección como la de nuestro internacional cineasta, no podía salir un mal producto, aunque probablemente no pasará por ser la mejor obra de Amenábar.

    “El valor no solo se demuestra en combate."
    La cinta fue rodada principalmente en Salamanca, donde el escritor fue rector hasta que el dictador lo destituyó.
    Digna de mención merece la interpretación y caracterización (como ocurre con Elejalde) del gallego Santi Prego en el papel del “Enano del Pardo”, Francisco Franco, quien con esa voz afeminada que tenía, esa cara poco agraciada y su aspecto 'border line' hace que podamos imaginar cómo llegó al poder acompañado de la suerte en cada paso que daba a pesar de ser un hombre monotesticular, gris, sanguinario, vacilante y cobarde (las decapitaciones que llevó a cabo en Marruecos antes del golpe militar no les hizo ser más valiente, sin duda).

    Raúl Cabral.
    Puntuación personal: 7
    Rafael C.
    Rafael C.

    Sigue sus publicaciones 14.074 usuarios Lee sus 206 críticas

    4,0
    Publicada el 4 de octubre de 2019
    En mi opinión creo que es una buena película en su conjunto. Se centra en Unamuno y en sus "contradicciones" pero da una visión general del comienzo de la guerra y en lo absurdo de la misma. Los actores estan bien y Karra genial. Recomendable verla y reflexionar un poco..
    José V.
    José V.

    Sigue sus publicaciones 2 usuarios Lee sus 12 críticas

    2,0
    Publicada el 11 de octubre de 2019
    La película tiene una producción audiovisual excelente. En un principio se presenta francamente bien, con un Miguel de Unamuno calcado a la realidad y una trama histórica sin duda muy aprovechable.
    Sin embargo, se podría haber hecho más. Es una historia cogida con pinzas, muy seleccionada y demasiado aislada. La burla exagerada al bando franquista y la falta de una perspectiva más general de todos los horrores que conlleva una guerra civil hacen que la trama pierda muchísima fuerza. Si a ello le sumas un final a bocajarro y sobrevenido conseguimos que se nos quede una sensación agridulce a la salida del cine.
    JOSE72
    JOSE72

    Sigue sus publicaciones 16.293 usuarios Lee sus 200 críticas

    3,5
    Publicada el 28 de marzo de 2020
    Camino a Zamora …. , en esas estamos tanto tiempo después. Tras ver la película de Amenábar no puedes por menos relacionar aquellos tiempos con estos, por mucho que evidentemente no hayamos llegado a esos extremos. Hacer que pienses, ese es el mayor mérito de esta película, igual que con “Ágora” relacionabas pasado y presente en forma de utilización de la Religión para someter al pueblo y hacerle derramar sangre, aquí son las banderas el punto en común. Yo que estoy acostumbrado a ir a ver todas las películas de superhéroes me encuentro que sin darme cuenta he vuelto a ver otra, de uno por lo menos, alguien que en tiempos difíciles supo ver en sus contradicciones la realidad de un país manipulado por “patriotas” de una u otra bandera que como hoy no son más que un grupo muy reducido de personas que por mala fe o incompetencia intentan arrastrarnos a un país de odio que no es real, o por lo menos no era real hasta hace cuatro días. Ciertamente durante toda la película te cuesta entender al personaje porque mentalmente tienes que situarlo de un bando u otro, ese personaje del que de pequeño apenas te enseñaban nada en clase, solo como parte de una manida pregunta de examen sobre quienes formaban la generación del 98 y poco más. Tiene que ser décadas después que una película nos muestre a un personaje tan desconocido como conocido es su solo nombre. Seguramente la realidad fue de otra forma pero no puedes evitar intuir que hay algo de verdad en esta función. Es con el abrazo de una hija a su padre cuando finalmente Amenábar y Elejalde te hacen emocionar de verdad y te hacen ver la grandeza de esta película y de un personaje que bien podría llevar mallas y salvarnos de los alienígenas… o de los herederos de aquellos fascistas y comunistas, de “patriotas” de una u otra bandera que tanto daño siguen queriendo hacer a nuestra convivencia aun cuando a diferencia de aquellos tiempos vivimos la época más privilegiada de toda nuestra historia, pero no, nos dicen que tenemos que seguir gritándonos camino a Zamora …
    Cinefiloman
    Cinefiloman

    Sigue sus publicaciones 780 usuarios Lee sus 91 críticas

    3,0
    Publicada el 18 de octubre de 2019
    La filmografía de Amenábar se mueve en dos campos, que en el cine son, si no opuestos, sí totalmente diferentes en el aspecto creativo sin por ello dejar de ser creativos los dos. Si un campo es el de la ficción y la complicidad del espectador, “Los otros” es un excelente ejemplo, el otro tiende a ser didáctico, testimonial y casi siempre arrastrando una tesis, curiosamente uno de sus títulos pero del otro campo, el de la invención y el suspense.
    Es en el primer campo en el que según mi opinión brilla más este director, donde suele desplegar un excelente dominio del tempo narrativo y conseguir una empatía evidente con el espectador.
    En “Mientras dure la guerra”, evidentemente un film del campo reflexivo, testimonial, no todo le sale bien a Amenábar y no porque no esté llena de aciertos, si no porque al ser una película basada en unos hechos y tener que ceñirse a lo testimonial, la historia queda limitada a lo que se narra. Igual que en un cantautor, cuando la intención coarta la invención.
    Como en todas las películas apegadas al acontecer, y “Mar adentro” es por ahora su más brillante ejecución, en ésta Amenábar es justo, equilibrado, se dedica a mostrar y que después el espectador saque sus conclusiones. Aún así esta película ha despertado controversia, a pesar de haber pasado más de ochenta años de los hechos y a pesar de que teóricamente deberían ser sucesos superados. Este es otro valor del arte, crear inquietud, hacer pensar, levantar ampollas, descubrir imposturas. Algo que en el campo del testimonio atrae a este director.
    La historia gira alrededor de Miguel de Unamuno, que en aquellos momentos era emblemático, y de los esfuerzos del bando rebelde por llevarlo a su terreno y captarlo para la causa fascista en busca de legitimidad intelectual. La figura de Franco es secundaria y con ello Amenábar muestra su intención didáctica y no partidista.
    Para las generaciones jóvenes seguramente la película traerá poca aclaración del “porqué” de la guerra y para las viejas tiene el sabor de eso que te llega a la boca desde el estómago y que no nutre.
    A destacar el estupendo papel de Karra Elejalde y Eduard Fernández que consigue de la mano de Amenábar salir de su encasillamiento y en el caso de Elejalde con buenas maneras. Tan dado al histrionismo, aquí está absolutamente contenido. Un gran trabajo.
    Y ahora, la pregunta. ¿Era necesaria esta película? Necesaria no, lo siguiente, que se dice ahora.
    El arte tiene que ser revulsivo y este film lo es. No triunfará o se verá fríamente en el extranjero, pero aquí levantará ampollas. Nadie quiere ver sus miserias reflejadas en ningún sitio. Menos en un espectáculo público.
    Sabor agridulce viéndola. En el guion mucha limitación, poca ambición y ninguna profundización. Ya le pas en “Aspasia”, parece más dotado para el testimonio personal que para el histórico.
    No sé por qué se llama “Mientras dure la guerra”. Creo que dada la situación hubiera sido mejor “Mientras siga la guerra”
    Una película más propia de un artesano que de un artista.
    De todas formas hay que ir a verla, habla de cómo empezó lo que todavía no ha acabado. Y eso que están todos los protagonistas muertos.
    Cinedonela
    Cinedonela

    Sigue sus publicaciones Lee sus 2 críticas

    4,0
    Publicada el 30 de septiembre de 2019
    Ayer, fui al cine, y en Vigo no suele haber mucha gente que valla al cine constantemente, pero ayer fue un día diferente, porque llegué al centro comercial, y había una cola inmensa, y me pregunté de que sería, pues era la cola del cine. Al final no tuve que esperar mucho. La mayoría de las personas fueron a ver la misma que yo, Mientras dure la guerra, la película de Alejandro Amenabar estrenada este viernes.
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    UNA SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    Una SENSACIÓN BASTANTE EXTRAÑA
    Cuándo ya estaba en la sala, vimos la película, y aunque muchos pensáis que por el tema es una película que no va a interesar a niñ@s, pues os equivocáis, porque en la sala había (sin contarme a mi) cinco niños con sus familias.
    Al acabar la película, salí del cine con una sensación bastante extraña, ya que al salir siempre tengo una nota ya asignada a la película, pero no fue así. Creo que es una película muy buena que hay que después de verla, meditarla, y después de meditarla, compartir tus opiniones y dudas con otra persona (que la haya visto).
    La película trata de un señor de avanzada edad llamado Miguel, Miguel de Unamuno, al que muchos ya habréis estudiado.
    El era una escritor muy prestigioso, el mejor de toda España, o uno de los mejores.
    Un día, Miguel y dos amigos suyos de diferentes pensamientos políticos, se dan cuenta de que desaparece la gente y piensan que los militares se los llevan porque han hecho algo malo.
    Uno de los amigos (Salvador), se da cuenta de que los tiroteos y demás que se pueden escuchar día tras día, no son por casualidad, y también se dan cuenta leyendo unos casos, de que a la gente que se han llevado, aún no ha vuelto no va a volver.
    Por otro lado, los generales de la legión creada por Millán-Astray (Eduard Fernández), deciden hacer una votación para elegir al general que lleve todo el cargo y que sea el "manda-más". Tras votar, sale uno elegido, el que luchó junto a Millán-Astray y no salió herido de la guerra, el que acaba de llegar de Marruecos, Francisco Franco (Santiago Prego), y todo esto seguirá igual, mientras dure la guerra.
    Para mi lo mejor de la película (aparte de la historia), es:
    Todas las actuaciones de los actores, pero resaltando una, resaltaría la de Patricia López Arnáiz que hace de la hija de Unamuno, María de Unamuno.
    Me parecieron muy buenas las bandas sonoras que aparte están compuestas por el director, Alejandro Amenabar. Resaltando una banda sonora, resaltaría una que me puso bastante en tensión, que es la del corazón latiendo.
    Y la última cosa que resaltaría es la dirección que se nota mucho en las metáforas y detalles muy buenos que es posible que no notes si la vas a ver.
    Maria A.
    Maria A.

    Sigue sus publicaciones Lee sus críticas

    5,0
    Publicada el 4 de octubre de 2019
    Una de las mejores películas de Alejandro Amenabar. Una visión lúcida de cómo se tramó la guerra civil, a través del personaje de Unamuno.
    Antonio Fdx
    Antonio Fdx

    Sigue sus publicaciones 30 usuarios Lee sus 152 críticas

    3,0
    Publicada el 24 de agosto de 2021
    Una cinta sobre Unamuno y no sobre la Guerra Civil.

    Reconozco que empecé a ver esta cinta con cierto escepticismo, una cinta en la que se hace una revisión histórica de la guerra civil, me parecía otro de los muchos alegatos de izquierdas que se han hecho a lo largo de la historia del cine de nuestro país, y este podría ser uno mas.

    Pero me quedo con el hecho de que mas que contar la guerra civil, con sus muchos errores históricos que los tiene, la película hace un análisis de un hombre que quiere creer que todos somos una misma cosa y que esa cosa España, somos todos.

    No conozco la figura de Unamuno, parece ser que tuvo muchas idas y venidas en su pensamiento político (de izquierdas a derecha), como le ocurrió a muchos de la generación del 98, pero se le retrata a un hombre atrapado en esa angustia vital que debe ser el encontrarse siendo una persona totalmente incomprendida y en el ocaso de su vida, viendo como la sociedad se descompone tanto de la desde la República como desde la dictadura.

    La fotografía es soberbia, las interpretaciones magistrales, sobretodo la de Karra Elejalde, magnifico en el papel principal, la ambientación tal vez poniéndole un pero a lo lenta que se hace la cinta en algunos momentos.

    Análisis político / histórico

    Para ser una cinta española, al menos pretende parecer equidistante con los dos bandos.

    Es algo que efectivamente no consigue.

    No sale un solo plano del bando republicano ni de las " paracuelladas que estos hicieron en los primeros meses de la guerra civil", pero tampoco se ceba con los "horrores" del bando sublevado.

    Por otro lado una de las historias secundarias de la película (repito de muy poco rigor histórico en lo referente a la Guerra) es que si refleja las tensiones entre generales del Bando sublevado que en muchos casos quedan caricaturizados lo que le quita aun mayor verosimilitud a la historia e incluso critica.

    Pero si intenta o al menos lo parece, ser una cinta que no se define por los dos bandos con un colosal discurso histórico que dio el personaje de la película Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca.

    Se agradece el esfuerzo conciliador, y aunque evidentemente, se mete mucho mas con el bando sublevado que con el bando republicano, al menos, sin conseguirlo, sí realiza un "esfuerzo" por intentar no tomar demasiado partido por lo típico el bando de la Izquierda.

    Comprendo que tal como está este país haya dejado cabreada a la derecha motivos tiene bastantes viendo la cinta.
    Comprende que haya cabreado a la izquierda cree tener en este tema una de sus fuentes de esa supremacía moral y que se diga aunque solo sea de refilón que ellos también mataron a gente debió quedarlos fríos.
    Amicuriosity
    Amicuriosity

    Sigue sus publicaciones Lee sus 11 críticas

    4,0
    Publicada el 11 de abril de 2020
    Amenábar tiene sensibilidad y humanidad y ha traído a la gran pantalla Mientras dure la guerra en el momento idóneo. Los que trabajamos en el sector audiovisual y creamos historias sabemos que el contexto social es muy importante a la hora de lanzar una película o una serie porque la ficción habla de la vida, de sentimientos y relaciones humanas.

    Hay historias que hay que desempolvar justamente ahora porque las posturas extremistas están creciendo. Este director además de humano es inteligente y sutil y lanza una reflexión a los espectadores. El protagonista Miguel de Unamuno, interpretado a la perfección por Karra Elejalde, nos recuerda que se puede dudar, cambiar de rumbo, dialogar, discutir e incluso cambiar de opinión. No pasa nada y no hay nada más incomodo que convivir con personas que no ceden y nunca reconocen sus errores. Pobres, no se han dado cuenta de que la única manera de ganar es perdiendo. Las relaciones implican renuncias, y menos mal, sino seríamos robots.

    La historia se sitúa en España, en el verano de 1936. En ese momento Miguel de Unamuno apoyó públicamente la sublevación militar. Franco consiguió sumar tropas al frente sublevado e inició una campaña con el objetivo de hacerse con el mando único de la guerra. Sin embargo, la deriva sangrienta y el encarcelamiento de sus dos amigos íntimos hicieron que el escritor se cuestionase su postura del principio.

    En definitiva, en esta película se empatiza con el protagonista porque antes que escritor es padre, abuelo, amigo y sobre todo, una persona libre de decir lo que piensa. No teme lo que le puedan hacer, pero sí le angustia la posibilidad de que dañen a su familia. http://www.atadosalabutaca.eu/index.php/2019/10/10/vencereis-pero-no-convencereis/
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top